Regis Debray, sus novelas, y un algo de la literatura local…

SOBRE REGIS DEBRAY, SUS NOVELAS, Y UN ALGO DE LA LITERATURA LOCAL QUE SE ALEJÓ DEl COMPROMISO SOCIAL PROCLAMADO ENTONCES.

Por Carlos Lasso Cueva.

Un querido amigo -pariente lejano- me envía un viejo documental de Regis Debray, de la época en que estuvo preso en Bolivia, antes de que el general Torres le indultara. Le comenté:

Recuerdo las cosas de esa época.
Ruando llegué a Cuba encontré documentos de Debray publicados por la revista CASA.
Debray escribió el peor libro de la historia, ese REVOLUCION EN LA REVOLUCION. un adefesio, un disparate en la tendencia foquista absurda y aventurerista de Fidel y el Che. Recuerdo los avinagrados comentarios de Manuel Agustín Aguirre sobre esa obrita.
Luego acá encontré dos novelas de Debray, LA NIEVE QUEMA y EL INDESEABLE. Creo que no han de ser grandes novelas pero me gustaron porque no he encontrado otras asi, que aprehenden el guerrillerismo de los años 60 desde su interior….la militancia medio torpe, ingenua y fanaticoide de esa época con una dosis de fidelidad, rescatando el sentir de aquel tiempo.

El Alejo Moreano -pese a su pasado maoista- intentó reconstuir en los 90 esa cosa foquista en su única novela, pero como que no le salió tan bien que se diga la cosa. No creo que haya sido un acierto que le diera ese sesgo a su novela (EL DEVASTADO JARDIN DEL PARAISO). En la etapa en que se quiso poner de moda la lucha de masas a él le dió por ponerse a hablar del fracasado foquismo de los años sesenta, en finales de los 80. Son desenfoques desafortunados, errores de apreciación cometidos a lo largo del camino.

Sentimentalmente para mi (las citadas obras de Debray) son dos grandes novelas (testimonios bastante aproximados a lo que ocurría en esa década: no conozco más obras que hayan incursionado en esta temática, excepto la de Mario Vargas Llosa, que en LAS TRAVESURAS DE LA NIÑA MALA cuenta la preparación de la guerrilla peruana de Luis de la Puente, y quizás, del mismo Vargas Llosa, su HISTORIA DE MAYTA, que vino a ser algo como su venganza y desquite frente a una izquierda que lo increpó tenazmente por haberse convertido en un liberal ortodoxo) que poca gente las ha leido.

Me quedo con el Debray novelista, y con el autor de ese interesantisimo libro TIEMPO Y POLITICA, lleno de mordaz lucidez. Luego él agarró su portante y terminó de asesor de Mitterand. Ese fue el signo de la época, medio descrito en el libro TIEMPOS CONSERVADORES, compilado por Agustín Cueva. Tiempos de renuncia a los ideales y de aceptación conformista del orden constituido del sistema…temporada de integral socialdemocratización, de El ADIOS A LAS ARMAS de una parte voluminosa de esa generación que se llegó a sentir sin convicciones, sin fortaleza para la lucha y la crítica, y se pasó al otro lado disimuladamente, con sutileza. Se convirtieron en los campeones del oficialismo burocrático.

Juan Andrade publicó su breve novela ANÉCDOTAS DE VUELTA Y MEDIA inmersa en el espíritu militante de aquel tiempo. Creo que logró reeditarla. Una obra muy sencilla, nada pomposa, pero coherente con el tiempo vivido. El gallinero se atolondró y le acusaron de fidelidad al realismo socialista del que había que alejarse a toda carrera para hacer una literatura muy distinta, con cada cual mirándose el ombligo preferiblemente y contando sus rutinarias frustraciones personales clase-medieras.tan llenas de abulia. Se me hace que el ministro Pérez Torres fue uno de los campeones con medalla de oro en estas olimpiadas. Hasta ganó ni sé cuantos premios internacionales. Fue la clase de literatura que se puso de moda. Después llegaron varios camiones cargados de pesimismo y de hastío de vivir sin horizontes ni metas, retratando estériles individualidades frustradas (obviamente por el sistema). Alguien dijo una vez que a la infinidad de novelas escritas en estas décadas habría preferido no leerlas. Sin duda deben haber excepciones.

La mayoría de los literatos y novelistas locales de la izquierda del capital lo que hicieron fue evadir esas cosas de la militancia y se dedicaron a una literatura ajena por completo a ese asunto. Paisito monótono, rutinario, y sin grandes sucesos y conmociones sociales, produciendo una literatura acorde. Algunos pasaron a ser cortesanos elegantes y fatuos muy adaptados al sistema, dueños, eso si, de un ego supercalifragicalisticoespiralidoso, aunque no alcanzaron a escribir cosas mejores que las que se produjeron mucho antes, como EL COJO NAVARRETE, EL EXODO DE YANGANA, JUYUNGO, A LA COSTA, LAS CRUCES SOBRE EL AGUA, EL CHULLA ROMERO Y FLORES (y esto tiene una explicación dialéctica que creo está en otra nota de este blog)… Varios fueron fervorosos apologistas del correismo, amantes incondicionales de los aparatos del Estado, pseudo teóricos implícitos cuasi-oficiales de la “revolución ministerial”…gente de cocteles en las embajadas…pasaron a ser la antítesis del tema que nos ocupa.
——————————————————————

ANEXO:

NUESTRA NOVELÍSTICA.

Esta generación no logró escribir mejores novelas que la anterior. ni superó a las novelas clásicas. el análisis dice que de una sociedad estancada no pueden salir grandes novelas “porque no hay nada que contar”.

Con la revolución liberal nacieron EL COJO NAVARRETE, A LA COSTA de Martínez. luego vino la revolución juliana, la guerra de los 4 dias, la insurrección violenta contra Arroyo, y eso enriqueció a la literatura. sin mencionar a la masacre del 15 XI de 1922, de la que salió una novela grandota. LAS CRUCES SOBRE EL AGUA. los célebres escritores de aquel entonces tuvieron esa robusta fuente nutricia.
es la realidad histórica la que engendra la gran obra literaria. Una novela grande no puede hacerse a la fuerza, solo a punta de inspiración o la gran voluntad de nadie. Por eso hay tanta aplastante mediocridad en la novelistica del último medio siglo, y un corto número de novelas bien hechas, interesantes, pero no trascendentales.

Un grueso de novelas mediocres de estas décadas fueron hechas para quedar bien, para intentar hacerse un nombre, a contra-corriente, y el resultado es tristón, infeliz. Alguien comentó que de la enorme cantidad de novelas de estas décadas, a la mayoría no hubiera querido escribirlas, y, a algunas, habría preferido no leerlas, pues no aportan nada. Se quedaron en pobres ejercicios literarios de tercer orden.

En el último medio siglo todo ha sido mediocridad y monotonia, a nivel social y político, y de ahi no puede salir ni a la fuerza una gran novela.

Quizás la década presidida por el emperador romano Rafael I pueda inspirar algunas novelas interesantes en los próximos años, acaso en la línea de la novela esperpento tipo Valle Inclán. Los dictadores han inspirado novelas como LA FIESTA DEL CHIVO, YO EL SUPREMO, EL SEÑOR PRESIDENTE, EL TIRANO BANDERAS… CLC.

——————————-

El poeta Cristian López Talavera comenta: “El postmodernismo ha hecho que los creadores en Ecuador se silencien. Novelas vacías de un contenido político, queriendo “universalizarse” no dicen nada… es triste la panorámica de la novela en Ecuador”.

Dice el poeta Cristian López Talavera: “Hay un grupito de escritores en Guayaquil, que son “el mejor secreto en Guadalajara” que son una pobreza de contenido, pero, ellos se creen la divina papaya en medio de su mediocridad. Ahora es el premio, quedar bien con el gobierno de turno, estar presente en las ferias, un ejemplo es Edgar Allan García”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s