La violencia política en estos lares.

LA VIOLENCIA POLITICA EN ESTOS LARES.

por Carlos Lasso Cueva.

Siempre ha habido violencia política en el paisito. Toda la vida. En el siglo XIX corrió la sangre libremente. Ahi están los 69 que fueron fusilados por Rocafuerte, loa asesinados en el gobierno de Flores (el grupo “El Quiteño Libre”, más los mil muertos en la batalla de Miñarica), los 49 fusilados por mi tío Gabrielito. La represión a los liberales fue dura a finales del siglo XIX (la novela “Pacho Villamar”, de Roberto Andrade, habla de eso): en el gobierno de Caamaño fue fusilado en Cuenca Vargas Torres; igual suerte corrió en ese gobierno Nicolás Infante. Caamaño no solo era corrupto sino también sanguinario.

En el gobierno de Juan José Flores, la soldadesca venezolana que le acompañaba, cual verdadero ejército de ocupación, entraba en pueblos y aldeas a saquear, violar mujeres, robar, asesinar. La sanguinaria violencia de Otamendi -el “lebrel” de Flores- fue una leyenda entonces.

Rocafuerte, antes miembro de “El Quiteño libre” y enemigo de Flores, pactó con él y llegó al poder luego de la batalla de Miñarica en la que hubo alrededor de mil cadáveres.

El 6 de Marzo de 1845 en las calles de Guayaquil se enfrentó la tropa liderada por el General Elizalde contra la del gobernador floreano Wright: hubo más de cien muertos. Asi se inició el proceso para derrocar a Flores, que duró varios meses hasta que se rindió en la hacienda “Elvira”. Eso fue toda una campaña nacional, iniciada por el ilustre Elizalde en Guayaquil.

El gobierno de Alfaro ordenó disparar contra una manifestación de estudiantes encabezada por Belisario Quevedo: entonces murió de un balazo Ramón Lasso Guerrero. Benjamín Carrión comentó sobre la violencia que utilizó Alfaro desde el poder.

En la revolución liberal se derrramó sangre. Bastante. Miles murieron en combates, asonadas y demás cosas. El último regreso de Alfaro al Ecuador -luego de haber sido derrocado por una enorme manifestación popular en Quito-, para iniciar la nueva guerra civil, costó 3 mil muertos en los combates de Huigra, Naranjito y Yaguachi. Las viudas y huérfanos culpaban de esas muertes a la ambición de Alfaro.

La caída de Arroyo del Río fue violenta, a punta de bala: el mejor libro sobre esto es el de Felipe Ogaz: “Todo el poder a Velasco”. El combate en Guayaquil para tomar el cuartel de carabineros duró horas hasta que le tiraron bombas molotov al edificio de madera. Los carabineros escapaban del incendio saltando de las ventanas a la calle, y en el aire eran balaceados.

Al que fue intendente de policía de Arroyo en Guayaquil, Carbo Paredes, que habia huido a Riobamba con su ayudante… les reconocieron y les mataron en la calle, luego les incineraron.

Aparte de esto, están las masacres del 15 de Noviembre de 1922, del 2 y 3 de Junio de 1959 en Guayaquil, la del 29 de Mayo en la Casona Universitaria de Guayaquil, la de los trabajadores de Aztra en 1977, o 1976. La masacre del 29 de Mayo obedeció a la estrechez de miras del gobierno de Velasco Ibarra y del mando militar de ese tiempo, sediento de sangre de civiles. Hubiera bastado con tener rodeada la Casona 24 horas para que los pocos que estaban en ese momento ahi se rindieran por hambre. Los paracaidistas entraron nerviosos, disparando al cuerpo, porque se les había dicho que los estudiantes estaban muy bien armados: era una absoluta mentira, la inteligencia militar estaba muy mal informada. No se encontró una sola arma.

En la Guerra de los 4 Días, en Quito, para derrocar a Neftalí Bonifaz Ascásubi, se dice que murieron 1500 personas. Bonifaz había dicho: “la sangre correrá hasta los tobillos”, y asi fue. Mi abuelo el coronel Juan Manuel Lasso Ascásubi, disciplinado socialista, estuvo combatiendo a los curuchupas de su primo hermano Neftalí en las calles de Quito. Se dice que la oligarquía de Guayaquil le declaró la guerra a Bonifaz cuando este aseveró que construiría un puerto en Esmeraldas.

Antaño habían batallas campales a puñete limpio en las calles, como cuando los curuchupas interpelaron al ministro de educación Carlos Cueva Tamariz, que era socialista, en el gobierno de Galo Plaza Lasso. Afuera del congreso, durante la interpelación, luchaban brutalmente curuchupas contra liberales y socialistas.

Yo presencié una puñetiza siendo niño en la calle Bolívar, a la orilla Oeste del parque San Sebastián, de Loja. Se encontraron un grupo de curuchupas y arnistas (gente de la extrema derecha) con gente de URJE y de la FEUE. Casi fue un cuarto de hora de lucha cuerpo a cuerpo, ayudados algunos de palos. Vi chalacas voladoras, guaracazos brutales, dientes que volaban. Los unos eran más gruesos y maduros, los otros más jóvenes y ágiles. Pero los trompones mutuos supongo que se sentían con alguna claridad. La juventud ganó esa batalla. Los de URJE y la FEUE se quedaron dueños del lugar. Los curuchupas, maltrechos y despostillados, se retiraron.

En Guayaquil entre los años 50 y 60 del pasado siglo hubo algunos encontrones violentos entre gente del Partido Comunista y del CFP. También entre la gente de izquierda con las tropas de ARNE. A veces había bala.

Antes, en las campañas electorales, cuando el candidato presidencial entraba a la ciudad, habían contra-manifestaciones violentas. Una cantidad apreciable de piedras volaba por los aires buscando aterrizar en alguna cabeza enemiga. Siempre habían decenas de contusos en los hospitales públicos luego de esos combates.

En los primeros años de la década de los 70 del pasado siglo, en la Universidad de Guayaquil el grupo Atala impuso la violencia y el terror, apoyado por el entonces gobernador militar del Guayas, Renán Olmedo, de la marina. Conocí el caso de un estudiante capturado por los Atalas: con colillas encendidas de cigarrillos le grabaron en una nalga las siglas de su grupo (FLE).

En los congresos de la FEUE en las décadas de los 60 y 70 no era raro que ocurrieran balaceras. En 1974 hubo una balacera en la Vieja Casona: murieron dos Atalas y fue el acabose de ese grupo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s