La conciencia política destruida.

por Carlos Lasso Cueva.

en el factor conciencia política hemos retrocedido un siglo. la beligrancia combatiente, el compromiso militante de los años 60 desapareció. vinieron tiempos duros de arremetida del capitalismo a nivel mundial. funcionó la trilateral con USA, Inglaterra y Japón. la era Reagan impulsó el neoliberalismo en el mundo y se derrumbó el bloque estalinista. Muchos se quedaron desmoralizados y perdidos. advino un “cada cual gánese la vida como pueda”. aparecieron las fundaciones y con ellas sobrevivieron muchos intelectuales que fueron contestatarios, se hicieron funcionales al sistema y la criticidad desapareció.

Perdida la visión de futuro y la estrategia, todo fue un subordinarse al día a día del funcionamiento del sistema. Nació el coyunturalismo vitalicio y la lucha ideológica desapareció. La izquierdosidad se dedicó a perseguir cuotas de poder dentro del Estado, troncha. Todo se hizo táctica momentánea. Hasta llegaron a apoyar a la extrema derecha del banquero basándose en citas manoseadas de Lenin, en el colmo de la degeneración ideológico-política y el cinismo. La visión de futuro desapareció. La izquierda degeneró por completo y retrocedió a presentar distintas versiones socialdemócratas, mezcla de tesis reformistas de la segunda y la tercera internacionales. Entonces ahora se ve un confusionismo ideológico admirable. Una juventud que alimenta su visión del mundo no como lo hicimos nosotros, leyendo a los clásicos del pensamiento crítico, no: ahora oyen los alienados las noticias de la CNN o lo que dice cualquier otro noticiero de TV y dan todo lo que dice por cierto.

Gente que ayer fue militante se convirtió afectadamente en cortesana. Los intelectuales se hicieron dóciles servidores de los gobiernos de turno. Cada cual buscando cómo llenar la olla como se pueda. La meta era ser presidentes de la casa de la cultura y ganar el Premio Espejo.. Integrarse en el sistema.

Los resultados son una pavorosa crisis de la conciencia de clase, de la identidad histórica que no existe, y un apogeo de la derecha.

La década correista fue fatal en este sentido. Se apropió demagógicamente de los estribillos de la izquierda, a la que persiguió y despedazó facilmente debido a su total inconsistencia, a su consagración oportunista, a su renuncia a la educación ideológica.Todo el mundo disputándose franjas y zonas de poder dentro del Estado. Angurria en vez de ideología.

El correismo fue un fenómeno nefasto que apoyó el nuevo auge de la derecha, a la que le preparó el camino eliminando a las llamadas organizaciones sociales que han sido otro desastre. Las centrales sindicales dedicadas de por vida a la lucha economicista, que no fortalece la conciencia política.; consagradas apenas a negociar el precio de la venta del trabajo. Nada más. No queda nada. Los referentes ideológicos ahora son los medios de comunicación que forman parte de la superestructura del sistema. Una generación domesticada y acrítica dedicada al fútbol y al rock es todo lo que hay ahora: desoriemtada, entregada a un nihilismo hedonista, asimilada por el posmodernismo, el feminismo y versiones cómodas y acríticas del anarquismo: se ponen una camiseta negra con la letra A y creen que con eso ya han hecho bastante.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s