ANTOLOGIA: 10 POETAS ECUATORIANOS.

1.-SONRISAS IDIOTAS EN UN DESCAMPADO

JUAN ANDRADE HEYMANN.

Todavía hay algo
y no algo, sino mucho que decir
y que hacer para atenazar el látigo
entrelazado en brisnas de sangre
que aletea, salvaje, abrazador,
sobre eso que parece encallecido
pero que en verdad siente
y está vivo, indómito,
y sólo doblegado,
que es esencia, calor,
ímpetu, chisporroteo, reverberación,
mucho más grande y animoso,
mucho más fuerte, duro, tempestuoso,
indeclinable,
que todo lo soñado.

Ardor, pasión, fricción interna,
de quien puede restallar
la misma palabra,dulce o amarga,
que se le quedó escondida
o le fue raptada,
y que reclama, se encabrita
y muchas veces se dispara
incontrolable,
porque
allá en lo profundo del surco donde nace,
sabe que es nueva otra vez
y tiene peso, color, forma,
consistencia, frescor, aliento propio,
y no se deja reducir
sino que lucha,
se levanta
y asesta el golpe a lo pasado.

2.-El arte de recaer

EDWIN ULLOA.

En los extremos de la batalla diaria,
atisbo de locura que filtra el sol…
descubrí los despojos de su memoria
caminando en sentido contrario
a mi manera de sentirla
cuando escuchábamos
cómo nos iba madurando
el rencor.

Después llegó el momento de seguir
con el peregrinaje hacia ningún lugar,
presintiendo coletazos
dibujados en las sombras proyectadas
por las ramas de las veraneras
azotadas por el viento,
mientras
empezaba el juego de adivinar
cuál sería el último trueno.

Cuando pudo me sacudió
de la cabeza a los pies
y pateó nuestros recuerdos
contra las cercas de las casas
dónde termina la calle Bálsamos,
antes de escapar entre los vehículos aparcados,
perseguida por los perros del vecindario
y expuesta a la burla
mientras alguien tocaba a sus espaldas
una vieja melodía
desde al solar en el que habitan los cuerdos
para distraerla
de su manía con la que se tortura,
enumerando nuestros imaginados vacíos
a la hora de conciliar deudas
y restaurar el halo de su cuerpo.

Por eso respiraba agitada,
tratando de sonreír
mientras arreglaba el pelo alborotado,
pero volvió a gritar otra vez,
violando lugares prohibidos
en los recodos de mi billetera,
para luego abrir la caja donde maduraban
unos cuantos rayos de luna
repitiendo que soy hombre malo
bueno para el placer de los sentidos
en el penetrante calor que suele derretirnos
mientras la soledad suele irse poblando
de ruidos extraños.

Y empezó a desconfiar de la cordura,
a convencer a otras conciencias
de la inconveniencia de mi existencia.
Por todo esto,
y por lo que prefiero desvanecer en las madrugadas,
decidí caminar de puntillas
por el parterre que divide la calle
para que nadie hable de nosotros,
ahora que no se puede amar libremente
a una mujer divorciada
cuidadosa de los detalles
esculpidos en su mente
por un cerebro dominante
capaz de disecar las palabras
y mostrarlas como verdades reveladas.

3.- SARA BEATRIZ VANEGAS COVENA.

POEMA
te hamacas a media tarde sobre mi mirada amante
me sonríes
y hay un río de miel entre tus labios ávidos
convoco las campanas los tréboles los
mares
y voy hacia ti cantando
pero la tarde hace un paréntesis maldito
y me lanza de bruces a la realidad:
este solo poema.

4.- ESTEBAN DEL CAMPO.

TELÚRICA.

Cardos del cielo,
hoz y pasto decapitado,
suave viento de aves
aleteando elástico
junto a la fuente.

Hierba fresca,
como mujer recién nacida,
insectos tejiendo
la sonrisa del agua,
labios de la tierra
en largo beso al musgo.

Mis ojos,
embrujados gitanos,
brillando como guitarras
de fina luz,
lentejuelas caidas
en el caleidoscopio.

CAVERNA.

Oculto caldero de plata,
diabólico ritual de adelantadas exequias,
ratas de medianoche como testigos,
abrumadoras patas de zancudo
en el cráneo de la bestia inteligente,
cinturón de malignos prodigios
que tejen la negra guillotina,
sucias armaduras de siglos infernales
en la catacumba del brujo,
pulidos cuencos de calavera en que se beben
las espesas sopas de la muerte,
el viscoso y maloliente plasma
de las descarnadas huestes subterráneas.

PLAYA

Mientras mi erecto poema
cae desnudo en el agua,
todas las rimas y piruetas
de tu sexo
parecen abandonados caracoles
en la arena.

Inmensa naranja,
la luna corona la palmera,
mientras del libro de la vida
se deshojan nuevas rimas
sobre tu piel.

5.- RAÚL ARIAS.

VAGAMENTE.

Vagamente religioso
patina entre las flores
se precipita entre brillantes hojas
atraviesa iris arcos paraguas
moviliza cuerdas tensadas
especta circos mínimos
abejea en taza de té y néctar
aplaude al sol con sus orejas
abanica el viento con sus pies
llueve palabrs con sus vecinos
conjuga oraciones sin raciones
resbala y cae en la celular terrestre
pregunta a la luna sus deslices
balancea en un limón entre los astros.

COLIBRI MUSICA

Música de manzanas
se reparte en los oídos,
Colibrí músicandina
vuela de oreja a ceja.
La arparaguaya
escalera
de cristal y marmolina
corre guaraní,
se mete en el abuelo que dormita,
en el gato que despereza
noches de plata y silencio.
Chasquis refrescan carreteras
en curvas de mil años.
Flautas, charangos, tambores,
levantan pies que bailan
entre polvo de esteras.

6.- SANTIAGO GRIJALVA

A veces se me da por pensar

Recordar las acuarelas monocromáticas de tu cuerpo
la contraluz sobre las mesas sucias del último otoño.

Se me da por pensar en nuestra historia
ver morir un viernes en las alas cortantes de la luz
sentir el vuelo prolongado de la luciérnaga
escondida en los cristales opalinos de las sombras.

Recuerdo haberte dicho que no esperes en la ventana
que allá afuera la gente podría confundirme con poeta
y propondrían un pago justo por mis huesos
recuerdo haber dicho que no limpies las aceras,
que dejes mis botas en la puerta
para tener donde volver cuando haya muerto.

Acuérdate de aquello que dejaste
cuando la luz nos obligó al exilio
cuando los ríos eran amenazas tendidas sobre las piedras.

7.- ELSY SANTILLÁN.

LAS IMPOLUTAS SOMBRAS.

Envuelven la existencia.
Me aparto, escapo.

Llegaron sorpresivas
sin permiso.
Instalaron en mi tiempo
su cuartel y su pertrecho.

Sombras amargas en amargos días,
amargos días de otros amargos tiempos.

El campo cultivado estuvo destinado
a ser desierto;
y el ojo de la luna
a ser escollo
en la inconmensurable noche.

8.- LAURA CALVACHE SALTOS. (AMBATO).

ORO DE VIDA LARGA

A mis abuelos.

En mi vida anterior
el tiempo se alargaba
en un remanso de río azul-adormilado
un prado verde límpido
un cielo de nubes
como coles hambrientas.

Las cenizas del viento
eran ráfagas del volcán
Tungurahua
y la montaña
como un altar del día
acaparaba el sol
con su pantalla grande.

Bebí el tiempo en gotas
como la lluvia
que gira entre las hojas de una planta
de maíz,
castillo de hermosa sementera
cuajada de mazorcas,
hundí mis pies en la ciénaga
del ocaso
plantío de corolas
suspiro de guijarros.

Vida que dobla el tiempo
entre las suaves sombras de la noche.

Oro de vida larga
como bejuco al monte
que sueña entre rumberas
piedras que lame el río
de miel, peces
sol y hastío.

En mi vida anterior
el tiempo se mecía
entre jazmín y rosa
entre mazorcas mansas

entre saucos dorados
entre la alegría
límpida y flores
sin quebranto.

9.- JUAN ROMERO VINUEZA.

Palabra prima

I.

la palabra me ha acompañado en el silencio que tanto he despreciado / ha sido imposible mirar atrás sin notar las huellas que he intentado borrar / el ojo del pasado no es más que un niño muerto / no es más que sangre negra y un millón de estrellas sin ser descubiertas aún

II.

la luz puede golpearse contra el cielo y perderse en un mar de oscuridad / la nulidad del nido en que guardo mis estrellas solo lo puede descifrar un infante con los ojos podridos / la vista solo nubla la realidad / Edipo no solamente fue incestuoso / era necesario que fuese un hombre auto-cegado

III.

detrás de cada palabra hay un niño que renunció a querer ser niño / detrás de ese niño está una guerra de proyectiles invisibles / aquellos proyectiles también se llaman palabras.

[Epitafio de un poema]

el vacío
es el suicidio
de una hoja de papel

el olvido
se pasea por la puerta
de la gloria

colecciona retazos
de tiempo
y los esconde

el poema
siempre desespera
en su intento

es el hilo invisible
que cae
al infinito
para morir
en un sollozo

su verdadera vida
está en las líneas
que no muestra

10.- MARCO VINICIO MANOTOA BENAVIDES

99 watts de luces
cada noche
África desaparece
y de la sangre
emerge
Hiroshima y Nagasaki
como demiurgo del sexo
aborto de Nietzsche
cordillera de preguntas
Company S.A.
Red Company y Cola Co. Red Diet.
política para ahorcados y pubis de sueños
sonido oculto en el ojo del discurso:
el cadáver de agua
es
la estirpe del colapso
[habitación para el sol muy dentro del pecho: un hombre entrecortado exilia al ángel de sus pesares, interroga a la madre, busca persuadirla, farfullar sobre el destino, meta-lenguaje y símbolo]

Zig-zag para la ruina:
no es suficiente el asfalto del camino
entre un zapato y otro
la gravedad
el tiempo
los shocks eléctricos
desde lejos
la sílaba de hambre desnuda
corrompiendo el cráneo
asida al cuello
como una corbata de papel
o
la voz de carbón como un fragmento volátil
[nosotros: la fotografía abandonada en la mesa, el nido del orgasmo perpendicular, el arcoíris portátil
se funde en la sonrisa de huelga de una fábrica]

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s