Quito y su fiesta anual del 6 de Diciembre.

ACERCA DE LAS FIESTAS HISPÁNICAS, ESPAÑOLÍSIMAS, ALIENADAS DEL VIEJO QUITO…Y OLÉ!

No hay identidad, ni conciencia de clase, ni memoria histórica.
Se celebran las fiestas de Quito, avalizando todo lo colonial.
Acriticidad absoluta.

Para ponderar las bellezas de Quito se siguen poniendo postales de sus iglesias, que fueron el bastión ideológico de la dominación colonial, primero, y terrateniente local después. Y en esto caen personajes que se las dan de avanzado pensamiento, dizque socialdemócratas… perdidos entre la niebla intelectual más lamentable, con sus cerebros llenos de telarañas “marianas”.

Agustín Cueva examinó este asunto en ENTRE LA IRA Y LA ESPERANZA, pero parece que en vano, porque se nota que en estos tiempos nadie lo lee ni se refiere a este libro clave (tiene ocho ediciones, no?) en la pugna con el pensamiento colonial-colonizado que evidentemente aún rigue, lo que pone de relieve que su pensamiento está tan vigente.

Agustín Cueva habló ahi de la situación del artista colonial, de las artes coloniales (que ahora tanto se ensalzan, pues parece que se pone de nuevo en boga el pensamiento de los clásicos curuchupas de inicios del siglo XX como don Jacinto Jijón, apologista del concertaje,uno de los más célebres intelectuales orgánicos de la extrema derecha de su tiempo), de los escritores coloniales…dice : “para que se produzca la primera manifestación intelectual mestizada en cierto sentido, habrá que esperar hasta las postrimerías de la época en cuestión. Solamente entonces surge una figura como Espejo…”…”Qué mas pruebas pueden pedirse, efectivamente, de la eficacia de la palabra colonial y del papel social del escritor? Poeta, su misión consistía en distraer; orador sagrado, tenía que atraer y contraer. En ambos casos, era una pieza de la maquinaria de colonización: servil, fiel, arribista, adulador, vacío, superficial, nos ha dejado una herencia que aún en nuestros días es difícil repudiar”.

“Si algo refleja el arte colonial del medio en que se produjo, no es otra cosa que una total alienación: técnica, cromática, de temas; todo nos remite a una situación existencial poblada de manos indias y mestizas produciendo dioses blancos con todos los detalles blancos exigidos por el blanco colonizador”.

“Si escribir era, en tiempos virreinales , un medio de ascender al nivel superior, esculpir o pintar apenas fueron maneras de escapar a la peor condición…Si el artista plástico era un artesano, y en situación colonial, el papel que la sociedad le asignaba no consistía en crear, ni siquiera en innovar. Su labor tenía que limitarse a ejecutar servilmente los pedidos y, como en la poesía, aunque por razones un tanto distintas, la inspiración estaba aqui también por demás. En los contratos se estipulaba hasta el último detalle: tamaño, disposición de elementos, colorido, matiz -a veces hasta se le señalaba la estampa de la cual debía copiar-, y los “tratados” de pintura eran verdaderos recetarios de la materia en cuestión. Las posibilidades del arte de entonces estaban, pues, rigurosamente codificadas, y la libertad del artista (como las otras libertades) no solo limitadas por los cuatro costados: simplemente era una noción desconocida en aquel momento cultural”.

“…durante la época preindependentista se pasa de la poesía al ensayo y al panfleto, que con Espejo alcanzan la cumbre cualitativa…Espejo no escribe ya, como los anteriores literatos, “ramilletes de varias flores poéticas”, ni “sonetos morales”, ni “poemas a una dama imaginaria”, o “a unos ojos hermosos”. Dice, y paladinamente: “Hablemos con el idioma de la escritura santa: vivimos en la más grosera ignorancia y la miseria más deplorable”.

“O sea que señala, descubre y desdora una realidad hasta entonces dorada por la literatura”, y cita a Isaac J. Barrera, que dijo: “El escritor, hasta los tiempos de Espejo, es un ornamento, forma parte de un cortejo oficial, escribe para consignar una alabanza y alcanzar una merced. Espejo independiza al escritor y desde ese momento es posible pensar en la emancipación política y administrativa”.

Continúa Agustín Cueva: “Espejo libra, pues, el primer combate contra la cultura colonial…nunca antes se había escrito en el Ecuador contra el grupo detentador del poder político…además, con él se inicia el largo proceso de secularización de la cultura…Espejo es el primer escritor ecuatoriano que va a la cárcel. Prácticamente muere en ella, Las clases gobernantes han apreciado siempre más la poesía lunar, mística o floral”, o drogar y emborrachar a la masa para que se entretenga de una manera inocua que no afecte los intereses de los detentadores del poder, ante los que siempre hay, postrados, un ejército de domésticos.

Nada ha cambiado respecto de la dominación ideológica colonial: ahi sigue vivita y coleando, vitoreada incluso, rescatada cada día de las sombras del pasado. Sigue siendo útil para una causa antagónica con la liberación cultural, social. Los corifeos luchan para mantenerla intacta y rediviva, perpetuándola sutilmente en medio de discusiones ridículas y ampulosas de en dónde es que empiezan el Norte y el Sur que se supone son las fronteras que separan a los pobres de siempre y a los ricos, que no siempre son antiguos sino a veces muy recientes, productos del juego de capitales que se mueven a menudo de manera tan conveniente en beneficio de los que sabemos. Pero esto no importa. Total, todo se refrenda con la buena borrachera idiotizante y pseudo- plebiscitaria del día 5.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s