Reflexiones sobre la derrota de Hilary Clinton. 9 XI 2016

Por Carlos Lasso Cueva.

El triunfo de Trump me recuerda el de Abdalá Bucaram en el 96
Febres Cordero dijo que solo las prostitutas, los drogadictos y los borrachos votaron por Bucaram.
Una derrota de la gente fina del Club de la Unión y de su candidato.
Carlos Julio -que siempre fue medio impredecible y hacia lo que le daba la gana, al margen de la ideologia porque no era hombre ideológico- apoyó a Abdalá y entró de ministro juez de la Corte Suprema con los votos del PRE.
“La Fuerza de los Pobres” empezó poniendo a tres banqueros al frente de la Junta Monetaria
no estaba preprado para gobernar
empezó a hacer disparate y medio
se dedicó al canto
aplicó medidas neoliberales
alzó el precio de todo, incluyendo el del cilindro de gas
(hay que leer ANTIHISTORIA ECUATORIANA, DE RENÉ BÁEZ, PRONTO EN VERSIÓN DIGITAL)
y ese fue el detonante que hizo explosionar a su gobierno festivo de seis meses
apareció en TV haciéndose cortar el bigote
pero parecía inconcebible que un hombre suburbano pudiera derrotar al poderoso partido Social Cristiano
y las palabras imprudentes, nada tacticas, de Febres Cordero favorecieron a la campaña del PRE
y ocurrió lo imprevisto
ganó el loco que ama
seis meses después le declaraban loco en el congreso y adiós.
hasta el día de hoy.

Claro, por Trump han votado los blancos pobres, las víctimas del manejo económico de las corporaciones, los que se han cansado de tanta guerra, los latinos documentados en buena parte, hasta una porción de negros -porque Obama gobernó con los monopolios empresariales de los blancos ricos-, y Clint Eastwood. Ha derrotado a la bancocracia, la plutocracia, a la gente de las altas finanzas y de las grandes corporaciones, siendo miembro de esa élite. Todo el gran aparataje del sistema estuvo con “la niña bien Clinton”, que, como dijo Jill Stein, “ha estado demasiado ocupada haciendo matar musulmanes en otras partes”.

La gente ha derrotado a la candidata del statu quo valiéndose de un multimillonario excéntrico que pertenece a ese mismo oprobioso círculo. La concurrencia ha sido grande. Han creido que por ahi podría haber un “cambio”. Y también ha influido el miedo a que haya más guerras. Familias proletarias que no quieren que sus hijos partan a otras sangrientas invasiones -para defender intereses que son los del gran capital y de tantas empresas gigantescas especializadas que lucran de ellas- que también les cobran un precio en vidas de sus seres queridos. Como que las masas han dicho: “basta de seguir ese camino: te odiamos, guerrerista Clinton”.

A falta de una revolución socialista -que luce remota en la perspectiva del calendario- gente descontenta con el statu quo rutilante del capitalismo norteamericano, en vista de su ausencia de conciencia de clase, bajo nivel de preparación política, carencia de dirección revolucionaria, oscurantismo ideológico, dictadura acérrima del conservadorismo en una época definida como radicalmente contrarevolucionaria, ha pretendido que votar por Trump era en cierto modo irse contra el sistema. Este trump para las masas atrasadas de allá viene a ser como un sucedáneo de la revolución social, que por su mismo atraso no pueden plantear. Incluso Hollywwod, y la gran maquinaria de las empresas de cine controladas por los judíos han hecho de manera sistemática lo suyo para exaltar el modelo de vida del país imperialista por excelencia, “policía del sistema en el mundo”. Han formado con éxito una mentalidad condicionada, domesticada, llena de taras ideológicas y fobias, sembrando un atraso cultural y conceptual extendido a todo “el mundo libre”. La postura de la defensa del modo de vida del capital se impuso y aplastó a generaciones a las que se erradicó toda posible dosis de lucidez y capacidad de análisis y de crítica. El retorcido producto de esa capacidad de análisis envilecida y enferma es el triunfo de Trump.

La incontinente expresividad verbal desfachatada y ordinaria de un bufón disidente de la alta cúpula -pero no del sistema-, manejada con una calculada inescrupulosidad demagógica – difundida retumbántemente por un montón de medios que se prestaron a participar en este circo -porque para eso están ahi, ese es el papel que cumplen- , les ha hecho creer que “el cambio” nebuloso, impreciso, esotérico, que necesitan… sin haber llegado a racionalizarlo teórica y políticamente, lo encarna este aprendiz de Bob Hope que hace evocar a Cantinflas.

Es una ilusión que se ha hecho gente que permanece atrapada por la ideología de un sistema que de alguna manera empiezan a rechazar, y que comienza a llegar a su límite y a descomponerse. La situación de la subjetividad presente en ese país ha producido este desenlace. Es aún una subjetividad apagada que instintivamente empieza a manifestarse y a buscar su rumbo. El blanco de su rechazo ha sido la “niña bien” del establishment, Hílary, y lo que en el imaginario tan limitado de esta masa ella representa.

Lo que se puede suponer es que este voto que de alguna manera cuestiona al establisment tradicional es un síntoma de que la gente piensa que el modelo político necesita unos ajustes que no coinciden con los intereses de la gran maquinaria económico-financiera que es dueña de los medios de producción y de las grandes, fabulosas fortunas de ese país. Quiere decir que hay una contradicción concreta -no sistematizada en absoluto que se ha ido formando dentro de USA.

Quizás este voto a favor de Trump es más que el apoyo a un candidato sin merecimientos, pero con una bocota grandota y una abultada billetera, que logró llamar la atención y utilizó el curso de esas aguas en su beneficio, aprovechándose de esta coyuntura de claro descontento de las masas: es quizás la búsqueda de apertura de un camino social que innegablemente se ha incubado en las profundidades de ese país. Esta creo que es la tendencia oculta y casi subterránea que resalta en los resultados de estas elecciones. Es lo que yo percibo.

Trump, sin duda, creerá que este triunfo es totalmente suyo, y será, por supuesto, incapaz de comprender la dialéctica subjetiva aún muda pero ya concreta de este movimiento que lo eleva a la cumbre del poder. Creo que esto demuestra que algo empieza a ocurrir en Estados Unidos, no debido a Trum -en absoluto-, pero creo que es un fenómeno que seguramente no permanecerá estático. Es un producto de las circunstancias que se viven en esa sociedad.

Esa corriente oscura, imprecisa, pero evidentemente masiva, seguirá su curso histórico, trayendo un paulatino incremento del descontento social, de la incipiente crítica popular que por largo tiempo ha permanecido manipulada y ensombrecida, distorsionada y engañada, que posiblemente en la nueva coyuntura paulatinamente se empezará a hacer sentir. Presumo que se ven signos de que en las profundidad de ese enorme país algo nuevo y diferente, inédito, empieza a querer caminar.

La serie de novedades que hubo en esta campaña (los discursos de Sanders y los apenas oidos planteamientos de Jill Stein) me parece que presagian que algunos tornillos de esa gran maquinaria estatal voluminosa y dominante empiezan a zafarse, a aflojarse. Muy a pesar de trump, obviamente, que es un millonario atorrante y mediocre sin capacidad alguna de racionalizar todos estos elementos.

Yo me he quedado con la certeza de que algo crece ahi adentro de la sociedad de ese país.El voto por Trump solo fue la manera ingenua y alienada (todavía) que ese algo encontró para manifestarse en esta coyuntura. Quizás las lágrimas de los partidarios de Hilary Clinton fueron no tanto por su derrota, sino porque acaso percibieron que con ella se pone fin a una época política. Pero el sistema continuará intacto, pese a todo, mucho tiempo todavía, no se preocupen. Son solo cosas formales del mismo las que reciben un simple golpe, por el momento.

Lo que se puede empezar a tener claro es que el verdadero enemigo del gran imperio capitalista yanqui no está en el exterior. Entre sus enormes contradicciones internas que se irán haciendo más visibles -Trump desempeñará en estos años un “brillante” papel en este sentido, agudizándolas con toda la torpeza que le sea posible-. irá, al parecer, formándose y construyéndose -la historia, como todos conocen, transita lentamente- su recusación revolucionaria. Es la parábola del viejo topo de la historia, que tiene una larga data que solo conocen los iniciados en los ritos de la oposición al sistema.

ANEXO:

Me acuerdo de las elecciones en USA del 68
a las 9 pm habló en ecuavisa Alberto Borges, que apoyaba al demócrata Hubert Humprey
dijo -usando un mapa- que faltaban de contabilizar los Estados industrializados del Norte, que eran reducto demócrata por excelencia
pero ganó Richard Nixon.
me dicen que la correlación de fuerzas en esos Estados ha cambiado.
muchas industrias grandes se han ido a funcionar en el tercer mundo, dejando a miles de obreros sin trabajo.
Trump recibe el voto de esta gente. Está contra los TLC.
creo que es una de las claves de la alta votación puntera que tiene hasta el momento
además está contra la industria bélica
quiere sacar a USA de la OTAN
No pelear con Rusia
eliminar las costosas bases militares en el exterior
(la guerra de Irak y las anexas han sido muy costosas y han desangrado a la economía yanqui y él viene a ser una consecuencia opuesta a eso)
que cada país viva como pueda
y dedicarse a fortalecer la cuestión interna-económica de su país,
ha criticado a las industrias que se han ido al extranjero
ha hecho la campaña casi con solo su dinero
está contra la abrumadora inmigración ilegal que tiene cabreada a mucha gente en gringolandia. Hay latinos que han votado por él.
Hilary, frente a él, viene a ser la candidata de la CIA y el Pentágono, intimamente vinculada a la enorme industria bélica, ansiosa de nuevas guerras para vender su producción armamentista.
Ella es mujer del Club Bilderberg, del que Trump hasta ahora ha estado ausente. Hay una disidencia mínima, en este sentido, entre lo que plantea estratégicamente el “orden mundial”, y la oposición de Trump a los TLC.

El partido Demócrata parece que ha degenerado y ya no es lo que aparentaba -al menos- ser. Sanders fue representante de la nueva tendencia que crece dentro de él, pero se terminó sometiendo al sistema al que tanto denunció, y apoyó a la Clinton.
Clinton significa guerra, sangre, intervencionismo y muerte.
parece que la gente está cansada de eso: hay muchas familias gringas que han perdido o han visto regresar mutilados a sus hijos: el trauma de Vietnam reventando en el 2016. USA tuvo cientos de miles de bajas en la guerra en Indochina -guerra cruel y estúpida- , que no sirvió para nada. Vietnam ganó. Según wikipedia el número de bajas yanquis en Irak fue de 4485…muertes inútiles, de una intervención ilegal, planeada con argumentos falsos (que Irak tenia armas químicas que jamás se encontraron), que produjeron en esa región una crisis sin nombre, consecuencia de una visión imperialista brutal, grotesca. la gente como que ya no quiere saber nada de eso. Rechazan que las industrias armamentistas dirijan la política exterior de ese país.

No sé qué tan duro llegue a ser Trump con los inmigrantes ilegales: quizás iguale a Obama, que es el que ha roto el récord de deportaciones de indocumentados (algo que está de moda: el glorioso gobierno de su excelencia declaró solemnemente la ciudadania universal, hizo venir a cubanos ilusionados y luego friamente los deportó)

Sobre este último punto…-me digo- hay que entender -no justificar- la postura de los ciudadanos de Norteamérica: los inmigrantes ilegales que llegan son en su mayoría pertenecientes al subproletariado marginal latinoamericano. La más grande masa social de estos países, a los que los Estados locales no pueden absorver, debido a la muy débil industrialización, al abandono sistemático de la agricultura…(los datos locales del desempleo son completamente falsos, falaces, no se diga los del subempleo: todos esos datos son una mentira). son gente nada fina, muy influenciada por la visión del lumpen, con hábitos que ya sabemos cuáles son… es entendible que los gringos no se sientan felices con esa gente que se ha ido tomando el país. Gente de raza diferente, mestizos de enorme ancestro indio, negro, o mezclados., de escazo nivel cultural, que ponen música a muy alto volumen, se emborrachan a la criolla….no se han de ver como un bonito espectáculo por allá. El “racismo” no es un fenómeno que solo prospera en USA. La “gente bien” de la periferia ve de la misma manera a esta masa que es una de las víctimas más visibles del sistema. Recuerdo cuando a la vista de Urdesa nacía, a punta de invasiones subproletarias, Mapasingue. Y esa gente se sentía hostigada muy “cristianamente” de ver “esas casuchas” que dañaban el paisaje.
Finalmente, podemos estar seguros de una cosa: habrá una reformulación de algunas cosas del Estado capitalista gringo, nada más. Trump se rodeará de los millonarios de su grupo para gobernar. Eso es todo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s