LIBRO DE VOLODIA TEITELBOIM: “EL AMANECER DEL CAPITALISMO: LA CONQUISTA DE AMÉRICA.

“AMANECER DEL CAPITALISMO: LA CONQUISTA DE AMÉRICA”, de Volodia Teitelboim.

Por Carlos Lasso Cueva.

 

Crei que era un estudio de la historia del desarrollo capitalista latinoamericano, en la línea de Gunder Frank, Rodolfo Puigrós o Ruy Mauro Marini
Pero no. Al contrario: es una exploración del desarrollo del capitalismo comercial europeo en la época de la conquista
en este sentido, se parece al capítulo sobre la acumulación originaria en El Capital, de Carlos Marx.
Nos revela los factores históricos, socioeconómicos, que dieron luz al renacimiento europeo. Explica los niveles de desarrollo mercantil (burgos artesanales) que se fueron gestando en contradicción con los feudos, tendiendo a crear la base de Estados nacionales unificados, en lo que Alemania, debido a la derrota de las revueltas campesinas, se atrasó demasiado, lo mismo que España, que vivió su peor época con la Casa de Austria, carente de visión estratégica e incapaz de gobernar con algún sentido de futuro. La derrota de los Comuneros españoles apuntaló el feudalismo y castró ahi las posibilidades del incipiente capitalismo comercial que se imponía en Europa, cosa en que las ciudades italianas fueron las más adelantadas. El dominio de Carlos V fue desastroso para las posibilidades de progreso español.
Se enfrasca hasta el detalle en la historia de los principales banqueros de esa época, representantes del nuevo tiempo en que lo señorial y caballeresco retrocedía socialmente. Las Coronas europeas empezaron haciendo alianzas con la incipiente burguesía para dominar y disciplinar a los resabiados nobles.
Explica el origen comercial de las Cruzadas, fenómeno del que se desprendió un cambio de costumbres entre la aristocracia europea. Fueron un medio de atenuar contradicciones sociales que crecían, lanzando en masa a posibles contradictores a una lucha supuestamente de rescate de los lugares sagrados de los católicos.
Esta obra tiene un sentido similar a LOS BIENES TERRENALES DEL HOMBRE, de Leo Huberman, libro fundamental en el que se encuentra una minuciosa explicación de la crisis del feudalismo agonizante aplastado lentamente por el progreso de la clase de los comerciantes, artesanos, que fueron concentrándose en las pequeñas urbes, lejos de los feudos, en un contexto en el que las transacciones mercantiles se transformaron, creando otro estilo de vida, con nuevos protagonistas plebeyos ennoblecidos por la posesión de pequeños capitales. La economía natural antigua de los antiguos feudos se fue viendo alterada por la expansión de las fuerzas productivas que iban creando las bases de un nuevo modo de producción en un lento proceso que duró siglos, hasta que la burguesía adquirió la suficiente fuerza material y política para asumir por completo el control del Estado, derribando sangrientamente a la nobleza con la revolución francesa de 1789.
El atrasado modo de producción feudal fue siendo derribado por el apogeo mercantil y el nacimiento de una nueva clase social explotada que reemplazó a la de los campesinos siervos de la gleba: el proletariado urbano. El sistema de trueque antes vigente fue siendo reemplazado con nuevas formas de valorar el costo de los productos y este proceso económico al crecer fue hundiendo a la antigua economía concentrada en las propiedades de los señores. La nueva forma de comerciar, de hacer negocios, era resultado del crecimiento de los talleres en torno a los cuales aparecieron pequeños pueblos transformados luego en ciudades en las que el sistema feudal no encajaba en absoluto. El comercio entre burgos se expandió y se forjaba la acumulación originaria del capitalismo. Fue una época de desarrollo técnico, científico, filosófico, cultural, lleno de avances, conquistas y descubrimientos: fue cuando Marco Polo regresó de China y Colón consiguió financiamiento para su viaje, del que se originaría una política de saqueo y despojo, con grandes cantidades de oro y plata que fluían a una España que fue incapaz de aprovechar esos recursos que eran trasladados mediante el comercio a economías más adelantadas industrialmente.
La burguesía aparece con mentalidad diferente, imponiendo el valor de cambio. Y llega el florecimiento burgués del renacimiento, época de esplendor de la ciencia y el arte, en una Italia que fue la pionera en este contexto. Todo crece, progresa, la sociedad se urbaniza y el mercantilismo se expande por todo el globo terráqueo. Apareció el comercio de esclavos mientras los principados y ducados se extinguían. Y se llegó al final a la aparición de las modernas fábricas. Asi, con la pólvora, la brújula, vino la consolidación burguesa con la implantación del reino del dinero, nuevo valor supremo que sometió bajo su dominio al mundo entero.
A nosotros nos tocó lo peor de este proceso, al ser colonizados por España. Los alemanes y flamencos consideraban en aquel tiempo a los españoles “nuestros indios”. España fue un país de desarrollo pasmado frente a los otros de Europa. Un país en el que el latifundio, la clerigalla y los obsoletos antivalores feudales sobrevivieron torpemente. Las décadas de dictadura franquista ratificaron esa profunda tragedia española, que llegó al siglo XX como país subdesarrollado. En ese pasmado desarrollo español empieza la triste historia latinoamericana y por ende la de nuestro paisito, cuando, como colonias, fuimos integrados a la primera división internacional del trabajo, que mutiló nuestras posibilidades de empezar a industrializarnos: quedamos para siempre convertidos en productores de materias primas y consumidores de productos manufacturados. Asi fue como se organizó en su nacimiento la nueva sociedad capitalista.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s