EL DR. AGUSTÍN CUEVA TAMARIZ, por Jorge Hugo Rengel.

Por Jorge Hugo Rengel

El Universo 23 IV 1994.
El 23 de Abril de1979 murieron en un accidente de aviación el Dr. Agustín Cueva Tamariz, su esposa Dña Marieta Cueva Olea, sus hijos Agustín y Marcia Cueva y Cueva, su yerno Diego Moscoso Hermida, su nieto Diego Agustín Moscoso Cueva, y muchas personas oriundas de la provincia del Azuay. Cuenca vistió de luto y lloró a sus muertos.

En 1931 conocí la hermosa ciudad de Cuenca. Desde entonces he tenido el honor de mantener cordiales relaciones de amistad con sus más distinguidos intelectuales como los hermanos Carlos y Agustín Cueva Tamariz, Luis Moscoso Vega, Luis Monsalve Pozo, César Andrade y Cordero. G. Humberto Mata, Saúl T. Mora, Victor Lloret Mosquera, Alfonso Cuesta y Cuesta,  Ricardo Muñoz Chávez, Miguel Díaz Cueva, Antonio Lloret Bastidas y César Dávila Andrade. Muchos de ellos han mueto. Los otros siguen luchando y escribiendo.

En Julio de 1957 tuvo lugar en Quito el I Congreso de derecho Penal y Penitenciario, presidido por el Dr. Francisco J. Salgado, en ese entonces rector de la Universidad Central. Tuve el privilegio de integrar la Comisión de Criminología, formada, además, por los doctores Agustín Cueva Tamariz y Jorge Escudero. En el curso de nuestras labores tuve la oportunidad de admirar la altísima cuttura general y especial de estos sabios ecuatorianos en siquiatría forense y en criminología. Para mi fue muy provechosa la compañía de estos maestros porque con la mayor sencillez, me ayudaron a planificar el primer tomo de mi Criminología (La Concepción Sociológica del Delito), cuya primera edición apareció en 1961.

El Dr. Agustín Cueva Tamariz ha publicado las siguientes obras: Semblanzas biotipológicas, 1944; Introducción a la Psiquiatría Forense, 1949; Abismos Humanos, 1952; Evolución de la Psiquiatría en el Ecuador, 1965;  Hombres e Ideas, 1965; Darwin, el Gigante de la Evolución, 1960.  Además, en un volumen publicado por la Casa de la Cultura ecuatoriana, Núcleo de Cuenca, titulado Sigmun Freud (Homenaje), se incluye el estudio Sigmund Freud y su Obra, de Agustín Cueva Tamariz.

A mi modesto criterio, una de las obras más representativas del médico siquiatra y distinguido escritor Agustín Cueva Tamariz, es la titulada Abismos Humanos, sobre los siguientes temas: Semblanza Biotipológica de Alfonso Moreno Mora, Ensayo de Interpretación Psicopatológica de Medardo Angel Silva, Las ideas  Biológicas del Padre Solano, El Sentido Psicológico del Werther, de Goethe, La Psicología de Nietzsche y Psicología de Oscar Wilde.

Generalmente en el estilo de Agustín Cueva Tamariz se siente el vuelo majestuoso del águila que domina las alturas y abarca, con su visión fulgurante, los límites lejanos de los horizontes, distinguiendo en la versatilidad del paisaje y la luz, los matices de los colores que se suceden sigilósamente desde la claridad ambarina del alba hasta el escarlata del crepúsculo. Estilo que adquiere la solemnidad de la sinfonía cuando intenta interpretar los magistrales y enigmáticos murales que revisten los abismos inescrutables del sentimiento humano.

Agustín Cueva Tamariz fue como científico y escritor un gigante, como lo fueron en la España eterna los médicos y ensayistas Santiago Ramón y Cajal y Gregorio Marañón y Posadillo.

Sentí mucho su trágica  y prematura muerte. Para mi Agustín Cueva Tamariz fue más que un amigo. Lo consideré como un hermano mayor, que estuvo pronto a absolver mis consultas científicas y a alentar mis publicaciones sobre Criminología.

A los quince años de su infausta partida, deseo paz en su tumba desconocida, anclada en un sitio claro y apacible del paisaje andino, abierta al aire y al sol y al rumor eterno de la vida, custodiada por las estrellas luminosas y silentes…

Agustín Cueva Tamariz se destacó como el escritor “más perfecto y múltiple” de su generación, porque “supo del espacio infinito donde brillan las constelaciones, del bullir incesante de la biosfera y de los abismos insondables del alma humana…”.

 

 

ANEXO. CLC.

En un opúsculo de 36 páginas, editado en 1968 por la Casa de la Cultura del Azuay, apareció el ensayo de Agustín Cueva Tamariz titulado “Genio y Figura de Remigio Romero y Cordero”.

.

CUEVA TAMARIZ, Dr. Agustín

Por Efrén Avilés Pino.
Catedrático y escritor cuencano nacido el 18 de septiembre de 1903, hijo de don Agustín Cueva Muñoz y de doña Domitila Tamariz Larrea.

Sus primeros estudios los realizó en la Escuela San José de los Hermanos Cristianos y la secundaria en el Colegio Benigno Malo, donde se graduó de Bachiller en 1921. Seguidamente ingresó a la Universidad de Cuenca donde en 1928 obtuvo el título de Doctor en Medicina.

Fue profesor de Ciencias Naturales del Benigno Malo durante 10 años; en 1935 desempeñó la cátedra de Literatura en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Quito y en 1941 inició la enseñanza de Medicina Legal y Psiquiatría Forense en la Universidad de Cuenca.

En 1944, luego de haber publicado sus artículos en diferentes diarios y revistas del país, apareció su primera obra de gran importancia: «Semblanzas Biotipológicas», en la que se destacan sus profundos conocimientos psiquiátricos, y con la que inició una extensa producción de obras de carácter científico e investigativo.

Más tarde aparecieron «Programas de Medicina Legal y Psiquiatría Forense» (1945), «La Psicopatología de Nietzsche» (1950), «Ideas Biológicas del Padre Solano» (1954), «Homenaje a Sigmund Freud» (1956), «Darwin, el Gigante de la Evolución» (1960), «Hombres e Ideas» (1965), «Evolución de la Psiquiatría en el Ecuador» y «Medicina y Protomédicos de Cuenca» (1971), «Abismos Humanos», y otras.

Publicó además un estudio sobre Roberto Aguilar Arévalo y otro sobre Alfonso Moreno Mora y la Generación Decapitada, con el que obtuvo las «Insignias de la Universidad de Cuenca»; y también un importante ensayo: «Genio y Figura de Remigio Romero y Cordero».

Casi nunca ejerció la medicina, pues su verdadera vocación estuvo volcada a las aulas de los colegios y las universidades.

El Dr. Agustín Cueva Tamariz murió en un accidente de aviación cuando viajaba de Quito a Cuenca, el 23 de abril de 1979.

 

Autor: Efrén Avilés Pino

Miembro de la Academia Nacional de Historia del Ecuador

Consulte www.enciclopediadelecuador.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s