POEMA PARA PISCIS: a mi hijo. Y OTROS POEMAS.

POEMA PARA PISCIS

por Carlos Lasso Cueva.

a mi hijo Carlos
nacido en La Habana el 16 III 1972:
en la Maternidad de Línea, en el Vedado.

Profecía de la noche desde el ombligo de los árboles
-detrás de ellos aguarda la belleza-
cadencia y violencia en la destrucción de los oscuros ritos
el mar navegando enfrente de los ojos
y un solo canto en la tierra.

La espada azul arrimada al resumen del remolino
los guerreros emiten su plegaria en el transcurso del agua
la vida es agua que se bebe bajo las estrellas.

Claridad en el soplo que baja de la luna
línea del destino señalando abismos y distancias
precipicios y trampas
rocas enormes para guarecerse en la estación de los rayos
con el beso estallando en el crepúsculo

Es una llama el mundo y la voz dice:
entonces el futuro ya no será un fantasma
que camine desnudo por una carretera nocturna.

 

 

ARS LONGA, VITA BREVIS

La casa…

una vez alguien te preguntó por ella

las casas son moradas transitorias

que casi no envejecen

 

era una niña subiendo por el día

a la región de los milagros

 

 

naufragó en un inmundo barco

se perdió  una noche de espanto

pudo haber navegado en días históricos

pero no estuvo escrito

 

la capturó la escoria submarina

algas putrefactas y anónimas

se precipitaron  como furias

monstruos horribles y sin lengua

se engulleron su posible nombre

 

y todo fue la nada

hundida en un mediocre mar abominable.

 

 

 

EL OBELISCO EN TINIEBLAS

frente al diámetro de la farsa

está el obelisco en tinieblas

detrás del muro están las flores

camelias geranios jazmines

bajo la ventana donde está asomada la belleza

 

nocturna distancia del perdón y el odio

dibujados en el pretil cerca de la puerta

 

en la puerta un símbolo

una figura envuelta en llamas

corre por el desierto

el sumo sacerdote

está sentado en una mecedora

leyendo a Poe

un mundo tenebroso

envuelto en  incomprensibles parábolas

 

alguien camina envolviendo la distancia

entre el olvido

y las penurias de la vida

entre las ráfagas de silencio

y la botella de vino oculta en la chimenea

 

 

antigua casa que habla

recorrida por fantasmas remotos

antecesores de la penumbra y la luz

 

se oye un diálogo en la sala

vetustos muebles reposan misteriosos

el frío siembra palabras telúricas

sobre la vieja alfombra

repaso de las tumbas mientras dura el día

las voces recorren mausoleos y herencias

hay mucha muerte bajo el aire

 

muchas puertas gastadas

ventanas que han sobrevivido malos tiempos

en un libro de la biblioteca

cuyo título nadie conoce

está descrito el círculo de luz

la clave rescatada de las cenizas

el secreto del laberinto

el agua que han de beber

los futuros miembros de la tribu

que nacerán en el invierno.

 

 


LA NOSTALGIA 

Una vez la nostalgia reclamó su hendidura

en el recodo piadoso de aquella tarde de Enero

resurgió como espuma

y trepó tierra adentro hacia los árboles 

 

Exploró el calendario que quedaba

la bitácora de jornadas grises

amaneceres existenciales

con su presencia dominando tus ojos

 

Caminó hacia el fondo

de los aconteceres

Interiores

 

Fue tocando con su gracia huesos

caricias

fosos inmundos

que eran restos de ansiedades y penas

que a veces lograron redimirse

 

Se plantó un instante entre las rendijas

por las que penetraba el viento

dando motivo a esos años desencadenados

en la penuria y el desaliento

 

Fue suave y lenta su llegada

continua cadencia de imágenes rescatadas

de la humildad y el orgullo

mezcla de piedad y silencio

 

Necesidad fue su advenimiento entre soles y noches

 

Ofrenda de las aves a la melodía del agua

 

Resurrección de pasos guardados en antiguos recorridos

por el vaivén de las hojas marchitas

 

Silencio y plegaria

metafísica del misterio

 

Hambre saciada a punta de besos

 

Recorrido entre la sangre salvaje

que daba color a la nieve en la lejanía

 

Y el verano que sonaba tímidamente entre susurros

botellas vacías de vino

con la belleza en cada amanecer protegiéndote

 

Un cuaderno viejo lleno de notas

era la prueba tangible de antiguos pecados

dolores encerrados en el triángulo

pródigos hechizos enigmáticos

construyendo moradas transitorias

por las que se precipitó la vida.

 

 

 

 

 

EL PREMIO Y EL PELIGRO.

 

Veo al mar hervir con sus  frías agujas

mármol lejano y plácido

desde esta ventana donde casa adentro

ocurrió de nuevo el milagro

del viento de Agosto compadecido del náufrago

 

Aquí estoy

encrucijada tierna

merecida y pródiga que devoro

sin angustia con pausa

porque el vino del verdadero amor es leve

no viene armado de cuchillos

 

Suave armadura del día retoñando

beso implacable que sobrevive derrochando dulzura

asi hay días que juntan su inocencia

frente a los arrecifes

a uno lo bañan de clemencia

y le limpian las llagas que abundan

 

Mar aborigen inmenso espía del paraíso

me miras con mil ojos

y sonríes en mi sangre que brinca

 

apruebas la ternura recibida en una noche pacífica

 

Purificación de huellas y mentiras

asesinato de las víboras en el contacto feliz de la noche

 

En mi larga  memoria tripulante

durante mil tinieblas  asesinas

aclamé tu misteriosa densidad

 

soñando con el tiempo feliz de la ternura

 

Destino lleno de trampas que pulverizaron el orgullo

necia perspectiva en el conflicto

solitario caballo en la montaña

abandonado de la brisa

persiguiendo el silencio

 

Y un beso es una flor que te estremece los huesos

quiebra la envidia

unifica el universo

 

Larga perversidad en el capullo

pero llegas tú el mar mi testigo

entre las olas ves impasible

mi júbilo

serenidad que brota

y acelera en cadencia la música

 

inefable concierto del espíritu

y del cuerpo que amaneció unido a la hermosura

 

Noble planeta hoy cuando amanece

luego de mil tristezas contenidas

 

existe un premio en el destino?

 

Hay algún consuelo en el relámpago?

 

Al amanecer la tribu admira el prodigio

viejos guerreros cansados respiran con alivio

 

Montón de soles pérfidos

vocablos exterminados

la alegría toma una forma equivalente a la luz

 

Muerte siempre acechante

amargos días desafiados

 

Hoy es un buen día

en el camino del guerrero tantas veces vencido

 

Me durará el sabor en la memoria

viernes de júbilo increíblemente pacífico

feliz

viernes de verano que endulzó mi tristeza para siempre

aunque acaso nunca más el mar

ni el amanecer

ni la deliciosa saliva de la hermosa

ni su cuerpo feliz

 

Solo el peligro.

 

 

 

 

LA MIRADA DE AGOSTO

 

Sigues la huella en la hondura pacífica

que te estremece en la risa de los lunes

 

Aceptas la tregua del tiempo y permaneces

atrapado en el beso

empapado en la fiebre

 

Encanto del verano en la mirada de Agosto

sensual explanada que te regala lo oscuro

maravilloso coro del sudor

cuando el amor te beneficia

 

Es la noche con su sonido marítimo

en el sorbo fecundo

diámetro concentrado en la caricia

vida dada a la magia

que bulle silenciosa en la cadencia del ritmo

 

Dulce guerrilla del viento afincada en la memoria

 

Reivindicación de secretos y palabras

largo proceso idílico

 

Aqui tu cordillera inefable

se moviliza aplacando la ira

escudo contra el miedo

 

Perfecto rescate del sueño

en la penumbra cómplice

 

Integridad  del tiempo

en el contacto

 

Explosión

ternura renaciente

balacera de amor en la cascada

todo el peligro evaporado

en la serena longitud del murmullo

 

Promesas que ratifican veredictos

protectoras certezas asomando

en la detenida calidez

 

destino que se da el lujo de cantar

en feliz pugna con las furias.

 

Después vendrá

la muerte y su presencia

pero ya no podrá contra el eco ni el recuerdo

 

nada podrá contra el relámpago.

 

Aquí es tu minuto de gloria mezclado en el perfume

marcado para siempre en el tacto de tus días.

 

 

 

 

 

 

 

 

EL PACTO DE TUS OJOS CON MIS DIAS

 

Catástrofe… y esto es un choque

entre el deseo y la palabra

 

La cuestión es arder en la ausencia

plantear ahí tu presencia

enumeración de recuerdos

colección de momentos felices

 

Perspectiva del mar enfrente de los besos

el verbo partir suena como herida

crónica  del reencuentro

 

Estallará la pena?

volverá el dolor a alojarse en la línea de la vida?

 

Será posible la serenidad solo escuchándote?

 

La vida se tensa y el paisaje se revuelca

 

Costará saber tu sonrisa lejana

a un hombre le estalla como muerte esa perspectiva

 

Ha cultivado la vida

besando cada poro de tu cuerpo

iluminando el tacto con tu voz en la noche

sintiendo tu luz en el silencio

 

Te vas dejando en orden el amanecer

hay un poeta que has construido

con la deliciosa risa de tu pecho

la música de tus ojos le ha devuelto

el aire al corazón

 

Es un guerrero que ha recorrido

calles tristes y amargas

embelesado con la presencia de la muerte

 

Pero tú lo encontraste en un amanecer

llamándote

despertaste a complacerlo

 

Fuiste la protección para su pecho frío

contigo estuvo a salvo

lo curaste cuando lo mordió una víbora

acudió a ti mientras dormías

en una noche de penurias

 

Lo recibiste de nuevo como huésped de tu alma

y ha permanecido convaleciente

 

Fuiste su alimento en la orfandad

 

El solitario se acercó a tu camino

-lo esperabas-

y fue un nuevo pacto de esperanza

 

Me enseñaste que el amor es pacífico

nunca fue tan absoluto

el tiempo en que lo hiciste renacer

 

Entre los años que estuvo divagando entre ruinas

sabía que serías su refugio

 

Quién más que tú: amiga

enterraste tu libertad en la mutua entrega de ternura

de nuevo hubo el combate de los cuerpos

empatía absoluta que reventó

cerca de la espuma y los arrecifes

 

Ceremonia compartida como sacramento

parábola creada en dúo

 

Te extrañaré como al aire

pendiente cada día de tus palabras

 

Consolidación de la soledad y la aventura

en la encrucijada de la vida

una pareja ha atravesado el abismo

 

Estaba escrito

el pacto de tus ojos con mis días

 

En la nueva bancarrota del remolino

te imagino saltando el vacío

para responder mis preguntas

 

Oyéndote  me llenaré de tu gracia

resistiré pensando en ti la soledad

sabiendo que a cada instante

estarás saliendo del mar para venir a verme

 

Oiré tus palabras como consignas

que aprenderán mis ojos

 

Y te estaré mirando en cada nube

en cada estrella que divise en la noche

necesito tu canto en mi soledad

en mi humanidad que va a quedar desguarnecida

pero tienes la clave del poeta

ese es el premio del verano

 

Lejos de mi estarás tocando mi pecho

haciéndome vivir

resucitándome con tu memoria

y la promesa del regreso

cuando el sol vuelva a llenar mi vida.

Anuncios

Un comentario en “POEMA PARA PISCIS: a mi hijo. Y OTROS POEMAS.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s