LA CARTA DE JOSE HERNANDEZ A ALBERTO ACOSTA

Del blog «Sentido común» (segunda carta a Alberto Acosta) de José Hernández

Por: Carlos Lasso Cueva.

Se publicó en Meridiano eñ 28 IV 2015.

Una nota crítica sobre Alberto Acosta que hay que leer. Acosta ha jugado un papel deprimente y desorientado en la política de estos años.

Un hombre decente, de bien, incapaz de pensar con claridad. Un hombre brillante, sin talento político, que nos metió en honduras.

Él y toda la izquierdosidad (las «gloriosas e infalibles super vanguardias revolucionarias» que antes apoyaron al dictócrata…porque toda esta gente se viene luciendo desde hace rato) avalaron esto que pasa, entusiastas y fervorosos estuvieron TODOS ellos, con Acosta a la cabeza, liderando esta sublime constitución y bregando por su aprobación. Esta gran gallada SOCIALDEMÓCRATA se hizo ilusiones raras, extrañas, y el tiro les salió por la culata. Lo que fue Osvaldo Hurtado para Jamil Mahuad, es Alberto Acosta para Su Excelencia. Acosta no llega a ser el Trotsky de la revolución ciudadana, que podría decirse que tiene a su Stalin, eso sí. Es una especie de Kerensky del neocapitalismo posmoderno, de matiz democristiano.

Asombra la lucidez de un periodista evidentemente de derecha que con sus argumentos nada revolucionarios despedaza toda la exposición de un hombre que definitivamente carece de visión política. Acosta debería estar pidiendo perdón (él, su orquesta y coros: MPD, Pachakutic, etc.) por haber metido las cuatro patas, por haberse equivocado tan gravemente, por haber recomendado un camino tan errado.

En defensa del Poder (que llegó ahí gracias a Alberto Acosta, su orquesta y coros) se puede exhibir la obra pública. Pero el razonamiento lógico sería que es normal que habiendo habido tantos fondos se realice esa obra. Hidroeléctricas, carreteras, represas… en el tema de la educación superior el señor gobierno tuvo enormes aciertos como el de eliminar a las Universidades de garaje. Ha reorganizado a la U pública -que estaba desprestigiada al máximo, con una crisis académica que jamás nadie menciona para nada, a la que nadie se refiere ni por accidente- de una manera nada revolucionaria… pero, ¿qué se esperaba? ¿Una Universidad marxista en un país capitalista de la periferia del mundo desarrollado? El caso es que estas huestes de Acosta continúan mirando la historia con la nuca, defendiendo el nefasto libre ingreso nada cualitativo, masificador y mediocrizante y el populismo de esa falsa y hueca proclama de «Adelante Universidad… para el pueblo»… el «pueblo» ahí eran las trincas que se adueñaron de ella para convertir grandes fragmentos de la misma en exclusivo botín politiquero.

Se nos montó un Estado fascista y musoliniano y Alberto Acosta y toda esta gente, que fueron los padrinos de la fiesta en cuestión, no tienen la objetividad política mínima para formular una autocrítica, para decirle a la gente: «perdónennos, nos equivocamos. Nuestra es la culpa. Fuimos torpes e ingenuos…estropeamos todo».

Díganme si Alberto Acosta y compañía admiten que ellos crearon en Montecristi este engendro del quinto poder, que inventaron o aceptaron incluir en la Constitución fabulosa este Consejo de Control Social. ¿Se hacen los locos? ¿Se lavan las manos? ¿Aquí lo puse y no lo encuentro?… ¿Yo no fui fue teté?

Deprimente es la pobreza política que reina en Macondo, región que, como se sabe, está condenada a cien años de soledad y por lo tanto, por la maldición de los dioses, no tendrá una segunda oportunidad sobre la tierra, como dijo Gabo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s