El Sirviente, de Joseph Losey.

EL SIRVIENTE, de Joseph Losey.
Por Carlos Lasso Cueva
Se publicó en Meridiano el 7 de Abril del 2015.

Este film de Joseph Losey, con Dirk Bogarde y Sarah Miles, fue hecho en 1963, cuando ya era considerado uno de los más serios realizadores. Con esta obra inició su cooperación con el dramaturgo y premio Nobel Harold Pinter, autor de este guión y de los de sus otras películas (El mensajero del amor, El accidente y La mujer maldita). Es una película fuerte, que sacude. Filmada casi íntegramente dentro de una mansión, el ritmo y la transformación de la relación entre amo y criado de pronto nos lleva a un complicado universo social y psicológico donde la situación se transforma, obligando al espectador a sacar conclusiones.

Esta es una de las críticas:”Un intrigante y manipulador mayordomo consigue, gradualmente, dominar la vida del señor al que sirve, aprovechándose de sus debilidades sexuales. Un tenso y adulto drama psicológico que obtuvo excelentes críticas”. (FILMAFFINITY).

En el cine foro de la CCE exhibieron su película, magistral (con Alan Bates y Julie Christie) EL MENSAJERO DEL AMOR, con estos comentarios, tomados de la enciclopedia de Roman Gubern:

“Losey aportó al cine británico su implacable capacidad de análisis tanto de las relaciones humanas como de las de clase…recurriendo a personajes y ambientes de la alta burguesía como en EVA o EL SIRVIENTE, con un asunto muy característico de su filmografía, cual es la dialéctica de las relaciones entre amo y siervo, tema recurrente en su producción y expuesto aquí con glacial elegancia… El universo y la sensibilidad de Losey ofrecen una coherencia ética y estética hacia el estudio de las servidumbres humanas, llevadas, en ocasiones, al límite de la exasperación y de la desviación patológica. Es decir, el gran tema que subyace en su obra es el de la dialéctica de la libertad y de la interdependencia humanas”.

Losey trabajó con Bertold Brecht y su obra siempre aludió directamente a la temática social, por lo que se convirtió en un director “conflictivo”, que estuvo en la lista negra del Maccartismo en USA, “por haber tomado parte en un seminario de estudios marxistas”. Perseguido, debió firmar varias películas con pseudónimo. Directo, escueto y preciso, elaboró un mapa de crítica social aguda, rigurosa, única en el cine occidental.

Gubern dice que su filmografía “avanzó por el sendero de una sofisticada perversión, con impresionantes recreaciones de universos morales descompuestos, a los que Elizabeth Taylor prestó una eficaz colaboración en La mujer maldita y Ceremonia secreta. Losey gusta hurgar en los elegantes y suntuosos abismos de corrupción y perversidad. A partir de 1954 lo encontramos establecido en Inglaterra, donde no tarda en convertirse en una de las figuras más importantes de la producción europea. En LA CLAVE DEL ENIGMA (con Hardy Kruger y Stanley Baker), Losey integra un conflicto de clases en un banal suceso policíaco”.

EL SIRVIENTE describe un proceso de descomposición moral en el que terminan virándose los roles de dominador y dominado. Losey aludía siempre en sus películas al fondo de la estructura social. Se refirió siempre al comportamiento humano dentro de ella. Talvez su obra más directa en este sentido fue El mensajero, historia de una aristócrata prometida a un lord que se enamora de un leñador. Toda la cosmovisión social de la Inglaterra del siglo XIX es puesta a prueba y cuestionada en esta cinta.

Es cine serio, culto, “de autor”, de lo mejor del siglo XX. Una mirada psicológica y social sobre la vida en las altas esferas de la burguesía, sobre la que queda sentada una sutil pero directa recusación. No se parece, pero en algo nos recuerda a LOS MALDITOS, de Visconti. La mentalidad fílmica fue similar en ambas películas. Sus directores fueron marxistas. Visconti provenía de la antigua aristocracia italiana. Poseía el título de duque de Modrone. Fue único y excepcional en la filmografía europea y mundial, como Losey. El llevó al cine EL GATOPARDO, de Lampedusa (ver en Abril 2013, en mi blog). Losey dirigió a Richard Burton en 1972, en El asesinato de Trotsky. Antes, en 1966 filmó Modest Blaise, una parodia ridiculizante sobre las películas de agentes secretos, tan de moda en aquel tiempo.

Anuncios

Un comentario en “El Sirviente, de Joseph Losey.

  1. Es saludable este bano de cultura cinematografica que nos ayuda a conocer en toda su dimension la esencia humana, tan venida a menos, de cine no conozco nada , pero aqui se aprende, el verdadero cine que ya pocas ocaciones llega por nuestyros lares felicitaciones.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s