Sobre una nueva Constituyente.

de mi facebook.

Por Carlos Lasso Cueva.

El que más ha acertado en esta temporada sobre el tema de las consultas sobre no reelección etc, ha sido el Enrique Ayala Mora. Afirma que se debe convocar a una nueva constituyente. Lo principal es desarmar el andamiaje jurídico constitucional cocinado en Montecristi por el muy ingenuote Alberto Acosta, que obnubiló de entusiasmo a quienes votaron aprobando esa maravilla. Yo anulé mi voto.

Ahora bien, en el caso de que se tramite y apruebe esa convocatoria (que es harto improbable, ya se sabe cuál es la postura del aparataje jurídico constitucional actualmente), dada la correlación de fuerzas aún imperante a nivel político, podría darse el caso de que el ejecutivo (que controla tantos medios de comunicación y un arsenal propagandístico sin anales) gane esa consulta.

Pero creo que la dirección correcta, en términos democrático-burgueses, es la precisada por Enrique. Esto es tan asi que el propio Guillermo Lasso ya plegó a esa tesis de Ayala Mora, que es un perfecto socialdemócrata.

Hay que ver como se desarrollan las cosas. El ejecutivo, mal que bien, sufre un comprensible desgaste. Ya perdió las últimas elecciones. Su bastión, la capital, pasó a una dirigencia opuesta. La criticidad a su manejo del país aumenta día a día. El fuego, en esta temporada, creo que se va a concentrar en ese punto, con el que mucha gente va a estar paulatinamente de acuerdo. Es la tendencia que a la postre saldrá, tarde o temprano, airosa.

Hay que ver qué tal resulta la marcha de trabajadores el jueves 19 de este mes. Si es multitudinaria, será un indicativo favorable para marchar por ese terreno. La oposición popular -no burguesa y oligárquica- habrá anotado un punto. Pero sería apenas un comienzo, no el desenlace de nada. Me temo que históricamente eso quedará diluido. Tengo la corazonada de que este gobierno no dejará el poder por maniobras o situaciones políticas que de un modo u otro sabrá manejarlas. Lo único que puede darle una voltereta radical en el futuro es una crisis económica severa, que afecte duramente a la clase media y sectores anexos. Sin una situación de cuasi desastre económico, su popularidad seguirá siendo alta. Si sobreviene una crisis de divisas y de liquidez financiera amarga y profunda, su índice de popularidad bajaría drásticamente y sus días estarían contados. Del factor económico depende todo. “La política no es más que la expresión concentrada de la economía”.

Lo normal ha sido, a lo largo de la historia, que el pueblo llena las calles y luego los políticos de siempre son los que se alzan con el santo y la limosna para que todo siga igual. Eso sucedió en la “revolucionsita o revolucionsucha” (palabras del Alejo Moreano) del 28 de Mayo del 44. Por una mala dirección política que permanece intacta, el pueblo de Guayaquil que estaba en posesión de las armas entregadas por el capitán Girón, mansamente debió entregarlas, por sugerencia directa nada menos que del Partido Comunista. Nela Martínez estaba en el palacio de Carondelet cuando luego de toda esa convulsionada asonada vió entrar al mismo, juntos, a Velasco Ibarra con Camilo Ponce Enríquez. Dijo: “comprendí que todo se había perdido”.

El caso es que me temo que, suponiendo que se apruebe (hipotéticamente) la consulta para una nueva Constituyente, eso tampoco resolverá nada de fondo (excepto abolir la actual constitución maravillosa aprobada por las masas y sus infalibles vanguardias revolucionarias de a perro). Se creará una nueva que ya no tendrá un ropaje fascista, y volverán los de siempre al poder. Y todo seguirá igual en términos de estructura social.

No ha habido ni hay una izquierda ideológica que exponga estrategias de largo alcance. Que explique y esclarezca cómo son las cosas verídicamente dentro de la sociedad capitalista. La que hay es electorera, tronchera y oportunista, que solo busca colocarse y no ve más allá de la coyuntura: de su anti neo liberalismo no pasa. Debido a estos factores, seguirá rigiendo la tesis del gatopardo: cambiar todo (supuestamente) para que todo siga igual. Y con la nueva constitución que ahora todos imaginamos y reclamamos, como decía el poeta Javier Heraud: “la sal seguirá siendo sal y el azúcar amarga en cada pueblo”. Es como un perfecto círculo vicioso.

De lo que estoy seguro es que el futuro gobierno que aparezca en el horizonte de Macondo será de la derecha dura. Quizás hubo oportunidad de que los actuales detentadores del poder hicieran realmente alguna transformación social medio trascendente (más allá de las carreteras, los puentes, las escuelas del milenio…) pero su visión político ideológica no se los permitió. Se dedicaron a blindar y fortalecer juridica y politicamente el aparato estatal para gobernar autoritariamente, aboliendo fiscalizaciones, reprimiendo, despedazando a los grupos que le llevaron al poder, y permitiendo que las multinacionales telefónicas Claro y Movistar se queden en el país luego de que se les venció el contrato, lo que fue la medida más antinacionalista del mundo. Crearon un aparato inédito de control absoluto de la sociedad civil.

En la historia política del paisito, lo único permanente ha sido la frustración. Fervor combatiente de un día de marchas heróicas, y total conformismo posterior, aprovechado manipuladoramente por ya sabemos quienes. Aqui sigue faltando un proyecto, un programa popular propio. Todo se subordina siempre al tema elecciones y a la respectiva tajada que han de sacar los profesionales y permanentes figuretis de la política que esperan su turno de medrar. Ellos serán los beneficiarios de las jornadas que se avecinan.

Anuncios

3 comentarios en “Sobre una nueva Constituyente.

  1. Nela Martinez se tomo el Palacio de Carondelet con mujeres valientes como Luisa Gomez de la Torre y otras, los estudiantes y los obreros de vanguardia, durante 5 dias dirigio el gobierno, dispuso la libertad de los presos politicos, recibio la rendicion de numerosos jefes de destamentos militares y policiales, mientras los “lideres” de la oposicion habian estado a buen resguardo bajo o en los catres para evitar ser detenidos, y eran en su totalidad “hombres bien varones” que mientras las calles, dependencias de gobierno,y algunas instalaciones militares y policiales de Guayaquil, Riobamba y Quito fueron asaltadas por las masas populares, dirigidas por mujeres como Ana Moreno en Guayaquil, Dolores Cacuango en Cayambe, Nela Martinez, Luisa Gomez, Virginia Larenas y otras junto a estudiantes universitarios y obreras y obreros…Algun momento tenemos que reivindicar la verdadera historia de este pais, cuando se invisibilizaron a mujereres de la talla de Manuela Saenz, Rosa Zarate y otras numerosas como las mencionadas. La verdad es que la historia no la hacemos solo nosotros los machos, sino un porcentaje equiparable de mujeres, como la vida y la maternidad, la economia, la politica, la educacion, la ciencia y tantas otras manifestaciones del talento humano. Como un diminuto homenaje a celebrar el 8 de marzo que se viene.
    Quito eran

  2. Cuáles son tus fuentes para decir todo eso, Leonardo?
    Sobredimensionar el papel de algunas destacadas mujeres en esa experiencia que terminó en rotundo fracaso creo que es salirse del punto.
    Primera vez que leo que tales respetabilísimas mujeres dirigieron o asaltaron ellas solas las guarniciones militares en Quito, Riobamba y Guayaquil. No sé de dónde sacas ese dato. Ni sé qué tendrá que ver Manuela Sáenz con la tesis de Enrique Ayala de convocar a una nueva Constituyente. Nunca he sabido que Nela Martínez -mujer de mucho mérito- “dirigió durante cinco días el gobierno y recibió la rendición de numerosos jefes de destacamentos militares”. Qué jefes militares fueron esos? Qué destacamentos militares se rindieron? Si mal no recuerdo, el enemigo en esa coyuntura no fueron los militares que en varios casos ayudaron en la lucha contra los carabineros, que eran policías civiles. En Guayaquil, el jefe militar, Girón, dió armas al pueblo, y cumplida la jornada, el Partido Comunista solicitó que las devuelvan
    El tema del artículo es el planteamiento que hace Enrique Ayala y te pones a hablar de otra cosa que no tiene nada que ver en el asunto.
    El mejor documento que se ha publicado hasta ahora sobre la cuestión de Mayo del 44 es el libro de Ogaz, “Todo el poder a Velasco”, al que veo que no te refieres en absoluto.

  3. Estimado señor Lasso, concuerdo con su criterio, respecto de la inutilidad de nuestra constitución, inútil desde la visión de la operatividad, es inaplicable en nuestro medio, ya lo dijimos en su oportunidad, que la doctrina del Neoconstitucionalismo, en la cual está inspirada, y que de paso fue en cuento que les echaron los “asesores” extranjeros a nuestros profanos de las ciencias jurídicas que conformaron esa famosa asamblea en Montecristi, a más de llevarse los dólares- por supuesto- les pintaron el país de las maravillas con la Teoría jurídica de Ferrajolli, y ahí tenemos los resultados. Un canto lírico, cargado de derechos que son violados a cada paso, por este gobierno. constitución aceptada por los ecuatorianos, irrespetada por el gobierno. Requeríamos otro tipo de personas para hacer realidad la constitución del 2008, cómo lograrlo, -nacer de nuevo- cosa harto imposible. Ojalá se pueda estructurar otra constituyente, para corregir entuertos, pero allí si debemos ser selectivos y no tropezar en la misma piedra, ya no bachilleres, cantantes, politiqueros, futbolistas, payasos, etc. etc. sino más bien gente con el mínimo de sensatez, sentido común y gran conciencia social de verdad. de lo contrario seguiremos eligiendo el camino del mesianismo y de los Calígulas contemporáneos, rodeado de solípedos adulones e inútiles…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s