La luna se ha puesto: de John Steinbeck

LA LUNA SE HA PUESTO, de John Steinbeck.
por Carlos Lasso Cueva.
Se publicó en Meridiano el 10 II 2015

Steinbeeck sabía decir las cosas. Nacido en Salinas, de California, en 1902, falleció en New York en 1968. Es fluido, liviano, simple, descomplicado, profundo, con obras llenas de moralejas. Sus personajes son gente humilde, medio desclasada, a veces marginal, de la clase media: profesores, costureras, médicos, policías, que no tienen la carga de reflexiva nostalgia de los personajes de Hemingway.
En realidad, por su origen obrero, este autor llevó a la literatura –igual que Gorky- a personajes de la periferia, de la base social de la sociedad burguesa. Su obra maestra fue “LAS UVAS DE LA IRA” (que “constituye una ácida denuncia de la explotación de los trabajadores del campo y posee la perfección de una tragedia griega: su narrativa posterior, de gran intensidad lírica, asume la defensa de los desheredados y enaltece la figura del hombre sencillo y natural, en contraste con la deshumanización del poder y el dinero”: Club Bruguera). Esta novela que fue un éxito de ventas le ocasionó fuertes críticas, pues no estaban acostumbrados por allá a esta clase de enfoques y le llovieron acusaciones de ser un agitador comunista. Fue llevada al cine, con Henry Fonda de protagonista.
Con esa obra ganó el premio Pulitzer en 1939. En 1962 recibió el Nobel. El autor se ganó la vida como Hemingway, siendo corresponsal de guerra, en Inglaterra y el Mediterráneo. Fue un ícono de la izquierda mundial que alababa sus obras de crítica y denuncia social impregnadas de profundo romanticismo y poesía. En sus años de la primera madurez viajó mucho por Europa, nutriéndose. Fue un escritor realista por antonomasia que llegó a ser una de las cumbres de la gran literatura norteamericana. Plasmó los aspectos sociales de su amada California en indelebles frescos literarios. Influyó en los novelistas ecuatorianos y latinoamericanos de esa época.
Esta obra trata de un pueblo invadido al que los conquistadores le imponen totalitarias medidas de control y censura. Es un pueblo situado en Europa, frente a Inglaterra. Podría ser Francia, España o Bélgica. Los invasores procuran ejercer sobre el pueblo de mineros de carbón un control completo pero se producen sabotajes, varios asesinatos y luego se sistematiza sordamente la rebelión. En el interior de esa conquista hay para los conquistadores mucha soledad. Los conquistados comparten el infortunio y están unidos. Los conquistadores empiezan a enamorarse de las mujeres del pueblo conquistado pero estas los rechazan. Tunder le dice a Molly: “Es Ud. tan hermosa como la risa y me siento tan solo que la soledad me pone enfermo. Me siento solo rodeado de silencio y de odio. No podemos conversar un momento? Ella le concede una cita. Le promete acostarse con él si le regala un par de salchichas. Cuando él regresa ella le clava unas tijeras y lo mata. Luego escapa a las montañas y de seguro de ahí a Inglaterra.
El pueblo está invadido, pero no conquistado. Luego viene la ayuda exterior. Aviones amigos arrojan en pequeños paracaídas barras de chocolate y de dinamita. Con eso se inicia el acabose de los conquistadores que pierden, en un pueblo tan pequeño, el control psicológico de la situación, y la iniciativa pasa a los conquistados a pesar de que llegan a condenar a muerte a su aliado, al intendente del pueblo. Este, en su sitio de reclusión, recibe la visita de sus amigos y vecinos y recuerda una obra de teatro en la que participó hace décadas. Es un monólogo sobre la muerte de Sócrates en la que este profetiza como será el futuro nefasto de sus acusadores y detractores. Hay un párrafo perfecto en ese rincón. En una democracia hay muchas cabezas. Todos tienen opción de llegar a convertirse en líderes. En un régimen totalitario, en cambio, basta con eliminar a un reducido grupo de personas que integran la cúpula para lograr que ese orden termine y se de paso a una nueva situación.
La obra encanta y convence. Accesible al lector, con una cadencia fiable que lo conduce por las peripecias de la trama. Deja una enseñanza sencilla y profunda. Ninguno de los libros de Steinbeck defrauda.
El autor estudió en la Universidad de Stanford, de California pero no llegó a graduarse. Antes de ser una celebridad literaria se ganó la vida en empleos humildes: fue bracero, estibador, recolector de fruta. Esto formó su espíritu y su mente, esa experiencia lo enriqueció vivencialmente y luego trasladó todo a sus obras. En ellas reflejó la vida de la gente humilde de su país. Se puede decir que fue el novelista norteamericano más social de su época. La problemática social es el fondo de prácticamente toda su vasta obra.
Su vida, como la de Miller, no fue fácil en aquellos días. Otros títulos suyos son EN LUCHA INCIERTA, HOMBRES Y RATONES (que según Wikipedia es una narración sobre la vida de la clase trabajadora norteamericana en los años de la gran depresión), EL ÓMNIBUS PERDIDO, AL ESTE DEL EDEN (novela monumental de casi 600 páginas, que pinta el escenario evolutivo de USA hasta la primera guerra mundial. Fue llevada con éxito al cine por Elia Kazan. James Dean alcanzó el estrellato encarnando al joven protagonista confuso e incomprendido, que prefiguró la militancia juvenil en los años 60. Steinbeck hizo el guión de esta película y también el de VIVA ZAPATA, protagonizada por Marlon Brando. El director fue el mismo Kazan), LAS PRADERAS DEL CIELO, DULCE JUEVES, EL PONEY ROJO, TORTILLA FLAT –sobre la vida y calamidades de los emigrantes mexicanos llegados a California: relato corto lleno de chispa y simpatía, tierno, sentimental, absolutamente identificado con las actividades de sus desamparados personajes, que viven el día a día con absoluta resignación no exenta de sueños en medio de la tragedia de su extrema pobreza…es gente que no tiene nada sino el horizonte, el sol, la noche, las estrellas y las calles de su pequeño pueblo donde todos se conocen-, LA PERLA, una bella historia –novela corta- de humildes pescadores llenos de sueños y esperanzas, ubicados en su contexto antropológico pleno de autenticidad incontaminada (las tres últimas obras circularon hace 3 décadas en Ecuador en la edición de Club Bruguera).
Nuestro autor se casó varias veces: con Carol Hening en 1930, con la artista Gwyndolyn Conger en 1943, divorciándose de ella el 48 para casarse con Elaine Anderson Scott en 1950. Hombre sin duda soñador, inadaptado en la vida burguesa alienada de nuestros días, buscador de la utopía, dejó una investigación sobre “LOS HECHOS DEL REY ARTURO Y SUS NOBLES CABALLEROS”. En el blog literario EL PODER DE LA PALABRA se dice, de nuestro autor: “convirtió la dignidad de los pobres y los oprimidos en el tema central de su obra. Sus personajes, atrapados en un mundo injusto, siguen siendo seres humanos agradables y heroicos, a pesar de su derrota”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s