EL AMERICANO IMPASIBLE, DE GRAHAM GREENE.

El americano impasible, de Graham Greene
Se publicó en diario Meridiano el 3 II 2015.

Por: Carlos Lasso Cueva

Muy superior a NUESTRO HOMBRE EN LA HABANA. El tema es más serio, la narración más densa y vigorosa, los diálogos más fuertes. No se trata de una novelita frívola sino de una reflexión antropológica sobre el tema de la paz y la guerra, con los seres humanos en medio. Los seres humanos que con los móviles reales de sus actos muchas veces llegan a ser criminales en determinadas encrucijadas que ha vivido el mundo de nuestro tiempo. En el fondo se trata de una cruda encrucijada ética.

El personaje central, Fauler, es un periodista inglés destacado en Vietnam del Sur en la época de la guerra con Francia. Antes de la batalla de Dien Bien Phu. Se enamora de una nativa al mismo tiempo que su amigo Pyle, funcionario económico de la embajada yanqui, quien es un sujeto lleno de ideas fijas acerca de la democracia. Este forma un núcleo de terroristas de derecha que se dedican a poner bombas encubiertas en material plástico en lugares céntricos con el fin de responsabilizar a los comunistas. Pero mueren inocentes, lo que da a Fauler un motivo justo para delatarlo y entregarlo a un grupo de vietnamitas que lo asesinan una noche cuando acudía a comer con él, en el Vieux Moulín.

Fauler está separado de Elena, su esposa inglesa. Es un individuo que ha sufrido muchos avatares amorosos y cree encontrar en Fuong el descanso que su espíritu acribillado necesita. Le promete matrimonio pero recibe una carta de su esposa en la que le comunica que no le dará el divorcio para que le haga daño a otra mujer. Fuong, entonces, lo abandona y se va a vivir con Pyle, que la lleva a los USA.

Pyle no es tan mala persona. Una noche que salieron a pasear por las afueras de la ciudad hasta le salvó la vida a Fawler. Luego este le quitó la muchacha, suscitadora de ilusiones: una chica simple, sencilla, dispuesta a entregarse al que quisiera tomarla por esposa… cualquiera de los dos.

Fawler es un solitario que no tiene prácticamente a nadie en el mundo. La soledad le duele y le carcome. Por eso su único consuelo es la pipa de opio que termina quitándole toda apetencia sexual. Fuong se la preparaba cada noche.

Se entera de las actividades de Pyle y mira morir a una criatura como consecuencia de una explosión terrorista. Parecería que sus móviles no son otros que los de impedir que mueran más inocentes. Y tal vez haya sido así. Pero deshaciéndose de Pyle podría recuperar a la muchacha a la que ama, que es la última oportunidad de reconciliarse sentimentalmente con la vida.

Así pues, mientras espera a Pyle en el sitio convenido, conversa con Granger, un reportero yanqui que sufre porque tiene un hijo enfermo de poliomielitis. Después el inspector de policía va a interrogarlo. Cuando el inspector se va sin recibir ninguna información concreta sobre si Fawler conversó o no con Pyle el día en que éste murió, Fuong está por llegar. La muerte del diplomático dedicado al terrorismo asesino en nombre de la democracia permite a Fawler tener de nuevo a Fuong. Entonces llega un telegrama de Elena, su esposa, avisándole de que le concede el divorcio. Se lo muestra a Fuong, que sonríe. Es un final feliz. Era lo que ella quería. Lo que él necesitaba. Fuong dice: «soy la nueva señora Fawler» y se va corriendo a contárselo a su hermana.

Es una buena novela. Fuerte, bien estructurada. El americano impasible era un tipo cínico, fanático e inescrupuloso. Un asesino frío pero de buenas maneras. Un indeseable absoluto.

Grenee fue un escritor católico muy proficuo, cuya vida tuvo cierto halo de misterio. Dejó más de veinte obras. Se dice que no le dieron el premio Nobel por su credo religioso. Fue considerado un católico de izquierda, cercano al marxismo. Su primera novela fue «Historia de una cobardía», pero su prestigio literario mundial se asentó en «El poder y la gloria». Una de sus obras, «Camino sin ley», expuso la problemática mexicana, complicada por el tema petrolero. La película de Peter Glenville, «Los comediantes», con Liz Taylor, Peter Ustinov y Richard Burton, sobre el oscuro drama de la dictadura de Duvalier en Haití, se basó en un guión de Greene. El amor de su vida fue Yvonne Cloetta, con quien se instaló en Antibes (Costa azul francesa) desde 1966. Nació en 1904, murió en 1991. Según la enciclopedia Britannica, todas sus obras tuvieron un fondo religioso católico, y algunas de sus obras se inspiraron en la problemática del tercer mundo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s