1 DE ENERO 2015: ATERRIZAJE.

TIEMPO DE ATERRIZAJE.
por Carlos Lasso Cueva.

las cosas vuelven a la normalidad. la multitud descansa del alienado trajín a la que el sistema la somete en Diciembre. Pasó la parafernalia de las compras, saludos a veces medio hipocritones, comilonas forzadas, tragos producto de una consigna mundial de rigurosa aplicación para estas fechas, porque sin darnos cuenta estamos programados…son cosas que la gente se ha acostumbrado a hacer. Aceleración fenomenal del mercantilismo en medio de algo asi como un paro mental.
Vendrán otras temporadas menores como el día del amor (como si existiera, a grandes rasgos, el amor en este mundo: seguramente los palestinos arrinconados por el expansivo Estado sionista deben ser expertos en el temita), dia de la madre, día del padre, día de la mujer…la multitud responde al compás que le tocan. El amor se expresa con regalos, con dinero (de no no vale), y hay que seguir en esa función en un sistema regido por la dictadura global del valor de cambio.Ya debe haberse hecho experiencia genética todo esto. La superestructura internacional prepara su poderoso aparato para alentar a la gente a integrarse en esa multitud obediente. Condicionamiento social de masas se llama. Fenómeno sociológico, comercial, cultural de la sociedad capitalista. Nadie puede apartarse de este proceso mundial al que la multitud está sometida.
En el fondo, queda como remembranza alguna reunión agradable que pudo celebrarse en cualquier día del año, nacida espontaneamente. Pero se fuerza a la multitud a obedecer a la maquinaria del consumo, del “amor” en un mundo dividido…En el fondo todo esto es una gran charada alienante de la que se benefician algunas multinacionales. Fiestas del sistema para embelesar a la gente… y en el paisito (igual que en todas partes del “mundo libre”), donde la multitud mayoritaria subproletaria carece de la mínima identidad cultural, se termina la fiesta brutal del consumo. Mes en el que las tarjetas de crédito puestas al día quedan despanzurradas. Se inicia en Enero la temporada de empezar a pagar los platos rotos, cancelar a plazos las deudas que han quedado.
Quizás, como de costumbre, este año habrán algunos estremecimientos. La crisis ecológica, los transgénicos que avanzan a paso de vencedores, la posible crisis del dólar (que nos haría leña), el precio del petróleo que no se elevará pronto, la crisis económica…todo ha quedado oscurecido por “las festividades”.
En Enero, con el inicio del nuevo año que todos sueñan con que sea dichoso (aunque en realidad la vida sigue con su desigual temblequeo, sus noches oscuras y sus días en tinieblas: nacerán millones de niños en la pobreza, millones de parejas iniciarán trámites para su divorcio, los casi 200 mil abortos clandestinos anuales se mantendrán estables para beneplácito de los “defensores de la vida” en la miseria, la burocracia nacional que halló su jauja seguirá comprando casitas “humildemente revolucionarias” de 200 mil dólares para arriba, los indios que apoyaron a Lucio (y se alocaron por cargos públicos que el dictócrata no les dió, luego de utilizarlos para ganar la presidencia…cosa que ya se hizo moda) en el apuro de perder su sede, las mineras planificando sus ganancias a costillas del habitat de una serie de parroquias, pueblos y cantones cuyas vertientes de aguas, ríos, arroyos, se llenarán de plomo, mercurio, arsénico y otras sustancias vitamínicas, increiblemente amorosas…
En un rincón del mundo hay un pequeño país medio desapercibido, lleno de gente que durante todo el año anhela mejores días que no llegan, que no llegarán nunca mientras se mantenga el actual orden económico planetario al que está sometido como un diminuto engranaje. Casi nadie se da cuenta de la secreta planificación -plenamente mercantil e inhumana- de oscuros organismos como el FMI, el Banco Mundial, el club Bilderberg.
Pero pasó ya esta fiesta que el sistema piadoso mantiene vigente para sus fieles seguidores. Ahora aparece el tiempo de aterrizaje: pagar deudas, continuar con el modus vivendi real para muchos no tan agradable, y a esperar nuevas festividades hermosas en las que nunca faltan mensajes y discursos increiblemente solidarios sobre lo bella que es la vida

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s