Aurora Dupin (George Sand) y una de sus obras.

UNA NOVELA DE GEORGE SAND.

por Carlos Lasso Cueva.

Como al desgaire, medio para consolarme de que concluí El Péndulo de Foucault, para distraerme un poco, digamos que al disimulo, me puse a leer una novela de George Sand, que estaba guardada. La compré hace un año en una barata de la librería Cervantes. Acabo de concluir su lectura.

EL MARQUÉS DE VILLAMAR es una obra que atrapa. Metódicamente construída, llena de esos diálogos cuasi teatrales de la literatura de esa época, influenciada por el naturalismo. Es una pintura realista de la aristocracia y al mismo tiempo de la muy desfavorecida situación de la gente pobre urbana y de los campesinos de todos esos poblados rurales abandonados. Destaca la injusticia social de su época de modo muy directo. Obra que me sorprendió por su radical crítica a los curas, a la iglesia católica, que, como siempre, gozaba de opulencia y prosperidad en medio de la miseria de los campesinos pobres. Ella destaca estos fenómenos con ácidos comentarios. Pensar que hay escritores de este tiempo que se ensimisman en su subjetividad y se evaden de los conflictos sociales! Seguramente sus obras no serán leídas después de un siglo, como los de George Sand: su verdadero nombre era Baronesa Aurora Dupin. Su actitud liberal, cercana a las corrientes socialistas que empezaban a brotar en esa época, le costó perder algunos de los privilegios de su título nobiliario.

Pensamiento laico, es un alegato antinobiliario. Libro imbuido de romanticismo. Destaca la importancia de los “matrimonios por amor”, frente a los de conveniencia y cálculo que estaban de moda en la nobleza. El personaje principal es un historiador aficionado que escribe tomos condenando a la aristocracia y se casa con Carolina de Saint Geneix, jovencita, hija de un caballero arruinado. Una maravillosa muchacha sin fortuna a la que su cuñada, la duquesa de Aleria, la trataba de “hermana”.

Me interesaba la autora desde que leí en la revista Diners N° 99 un artículo sobre las vacaciones amargas que ella y Chopin pasaron en Mallorca. Les trataron de lo peor y ella se vengó luego escribiendo sobre esa negra experiencia. Ahora en ese lugar utilizan sus figuras para atraer turistas.

Talentosa, muy culta y comprometida con las buenas causas de la humanidad, fue una escritora muy prolífica, dicen que escribió más de cien libros. Entre ellos: Indiana, El compañero de Francia, Consuelo, los maestros soñadores, historia de mi vida, el pantano del diablo, Valentina, Lelia, Jacques, Simón, André, impresiones y recuerdos, entre otros. Su letra revela un gran autocontrol emocional, una serenidad plena, un gran aplomo. Esta mujer era muy dueña de si misma.

Mujer de izquierda, que se comprometió con la revolución de 1848 en París, fue de criterio muy independiente. Emancipada. Tuvo su avanzado criterio propio en ese tiempo. Solía vestirse como hombre y fumaba. Vivió como quiso, como le dió la gana, y fue amante de Musset, al que acompañó a unas vacaciones en Venecia. Dicen que era enamoradiza. Amiga de Victor Hugo, Flaubert, Julio Verne, Liszt, Delacroix, Balzac, reconocida social e intelectualmente por ellos. Un personaje esta mujer, llena de autonomía. Manifestó: “Estaré del lado de las víctimas y en contra de los verdugos hasta mis últimos momentos”.

Anuncios

Un comentario en “Aurora Dupin (George Sand) y una de sus obras.

  1. George Sand, el nombre de combate de esta avsanzada mujer, de inteligencia y sensibilidad extraordinaria, fue el de una supeadelantada para esa epoca muy petaca y mezquina para todo lo que desbordaba el stablishment, los canones de una nobleza que pujaba por sobrevir despues de la Revolucion Francesa y la Comuna de Paris que pujaba (un poco mas que ahora) sin los paraisos dorados de los exilios modernos, exilios internos y externos, los y las que se atrevieron a salir de los closets donde a oscuras debian desvertir su realidad camuflada, o su condena de por vida en el caso de las mujeres a la sumision, a la servicia domestica, al machismo rampante y dominante, a la homofobia, al dominio medioeval de la iglesia catolica.

    Si esto ahora nos asombra con las mujeres que orgullosamente nos acompanian en la vida, la politica, la intelectualidad, el manejo y direccion del estado, el respeto a su dignidad y sus derechos, ufff pienso que pasaria si esos cavernicolas que gobernaban a la culta Francia, despertaran y vieran a las mujeres de hoy en dia? Irian a confesarse y aconsejarse con los curas, escribirian columnas y columnas en nuestros “modernos y civilizados” medios de comunicacion colectiva. Y pensar que pese a todos los avaances aun nos falta completar l la libertad y bienestar de la humanidad, sin pobreza, sin explotadores, sin dominadores, sin guerras y sin invasores. Pero sigamos adlenate, que el ejemplo de Geroge Sand y de tantas mujeres valiosa como Manuelita Saenz, Dolores de Veintimilla, las Madres de la Plaza de Mayo, y tantas otras nos sigan despertando a nuestra condicion humana y tolerante. Graciuas Poeta por recordarnos a esta hermosa Mujer en tu rincon que es el rincon de todos.
    Leeonardo Paredes Martinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s