Falleció Gabriel García Márquez.

De la obra de García Márquez (6 III 1928-17 IV 2014):”de concisión y dramatismo alucinantes,crea un vasto mundo imaginativo, donde se entrecruzan espectros familiares y sombras de imprecisa realidad con los hechos cotidianos”: Enciclopedia Lexis 22) la que más evoco es El coronel no tiene quien le escriba (“Parábola de soledad y del mundo rural en descomposición: Diccionario Oxford dde literatura española e hispanoamericana). Claro, recuerdo el laberinto genealógico de Cien años de soledad (“muestra la soledad, el atraso y la decadencia de un pueblo y de sus apáticos habitantes…los hechos están vistos desde la perspectiva de un niño, pero son transcritos por un adulto nostálgico y sutil”: Diccionario Oxford…). El se pasó un tiempo explicando como construyó esa novela sobre la que Agustín Cueva escribió un interesante ensayo de desmenuzamiento sociológico, que se publicó primero en la revista “La bufanda del sol” y luego se incluyó en su libro “Literatura y conciencia histórica: se titula: “La espiral del subdesarrollo en las estructuras simbólicas de “El Coronel no tiene quien le escriba” y “Cien años de soledad”. Ya dijo alguien que a los pueblos y a la historia se las conoce mejor por las novelas que por cualquier otra cosa. Vargas Llosa y Oscar Collazos escribieron largos ensayos analizando su obra.

Recuerdo sus comienzos en Prensa latina y sus años, entonces, en La Habana, que parecía ser una luz que lamentablemente empezó a apagarse muy pronto, cuando se entendió que se convertía en un Estado basado en la represión, de tipo estalinista, levantando ahi su capitalismo de Estado.

Recuerdo esas amistades entre grandes figuras del boom, y el puñetazo de Vargas Llosa. Nosotros nos pusimos a leer durante años para ponernos al día con la producción novelística latinoamericana. No había como tener vacíos en ese conocimiento pues los amigos y camaradas no perdonaban que un libro de Miguel Angel Asturias o de Cortázar, Mariano Azuela, Arguedas, Rómulo Gallegos o Jorge Amado se haya quedado sin ser leído. Confieso que Manuel Scorza se me pasó por alto. Alcancé a leer en esos años ese monumental “Yo, el supremo”, de Roa Bastos.

Escribí en mi blog un art. sobre “Memorias de mis putas tristes” y me olvidé del tema, del asunto. pero cada vez que veía circular por ahi su nombre, se me venía siempre a la cabeza su cuento “el ahogado más hermoso del mundo”.
Fisicamente, ya envejecido, empezó a parecerse a Daniel Santos, el inquieto anacobero, que instaló un bar en Guayaquil, en el puente 5 de Junio. El si estuvo varias veces en Ecuador, incluso estuvo preso en el cuartel “Modelo”. Pero no se si me falla la memoria o García Márquez jamás vino a este pais, al menos desde que ya fue célebre. No hubo jamás aqui en el paisito algún congreso cultural, literario, ni un evento importante de la desaparecida casa de la cultura, que hubiera posibilitado que nos honre con una visita. Es que como aqui hay un nivel cultural tan alto, una vida cultural tan dinámica (y no hablo de estos años recientes, sino de las últimas décadas): a finales de los 70 hubo unos síntomas en ese sentido. en los 80 nació la revista Cultura, a cargo del banco Central, que concentró cierta atención. Se realizaron algunos encuentros internacionales de cine en Guayaquil, y círculo de Lectores organizó dos o tres encuentros internacionales de escritores que vinieron, participaron en un par de coloquios, y se fueron. Una vida cultural muy profundamente de a perro en el paisito. Este tipo de eventos desapareció. Quedaron en el puerto principal los salones de Julio y de octubre, dedicados a la plástica, llenos de obritas y cuadritos que preferí mejor dejar de ir a ver.

Vargas Llosa si vino a dictar un seminario, creo, en Cuenca. Milagro en Macondo.
García Márquez retrató la doliente realidad casi antigua de este medio. Su obra se refiere a esa etapa dura que ya pasó. a una edad que a estas alturas ya se antoja medio …remota? (será posible que asi sea? tal vez, en ciertos aspectos, pero dentro de ella hay una perspectiva de realidad de un proceso maldito que sigue pudriendo el presente que vivimos). fue una época rica en talentos a nivel continental, que marcaron hitos y se convirtieron en referentes de nuestra identidad. sacudieron el polvo de las alfombras añejas de nuestro subdesarrollo, del que no se iba a poder salir nunca, como estuvo profetizado en las escrituras y como se ha ido comprobando con el paso de las décadas que trajeron cierto progreso material muy localizado, el mismo que llegó unido al postmodernismo, al neoliberalismo, al gorilismo que reinó una o dos décadas en estas tierras de experimentos. Luego han aparecido cosas nuevas y raras, como el fascismo postneoliberal, que en lustros o décadas serán tratados magistralmente en la literatura por creadores que en este momento deben estar cursando a duras penas los primeros años de la escuela primaria.

Dicharachero, jacandaroso y tropical hasta el tuétano, García Márquez deja una obra histórica que se refiere a la soledad, la pobreza, el abandono. La dureza de la vida en este inmenso Macondo cuyas estructuras e historia se explayó exponiéndolas y descifrándolas este escritor nacido en un pueblito bananero que era cuasi propiedad de una empresa gringa: Aracataca. Tuvo que desprenderse del estilo narrativo tradicional para enfrentar esta colosal tarea, y se apegó a los lineamientos de algo que se llamó “realismo mágico”: era necesario apelar a este recurso para poder aprehender y reflejar la historia compleja, cuasi inverosímil, amarga y triste de este mundo “ancho y ajeno”. Fue un fenómeno literario producido por la realidad histórica de esta región desamparada. Si Vargas Llosa, el otro Nobel de estas tierras, es un extraordinario profesional de las letras, profesor en tantas universidades europeas, muy vinculado a la academia, clásico en el sentido neto del término, acicalado en la extraordinaria escritura y en la vida real, exponiendo situaciones muy focalizadas del devenir de su país (o incluso una experiencia de la historia brasileña en “La guerra del fin del mundo”, o la historia del dictador dominicano Trujillo en “la Fiesta del Chivo”: ambas magníficas obras narradas de manera muy específicamente focalizada) García Márquez, con su apariencia folclórica y medio desaliñada, es el otro extremo: un genio que produjo obras magistrales que fueron -son- el reflejo en grande de la realidad latinoamericana. No fue un escritor optimista sino rigurosamente fatalista, como debía de ser, ya que fue parido por su hondo drama al que reflejó y representó sin contemplaciones en su obra literaria. En su obra literaria cumbre de su época gloriosa. Después produjo libros que no llegan a tener ni la mitad del valor de sus dos obras maestras, pero que, asi y todo, llevan su marca, su sello, y son como el anecdotario secundario, el recuento existencial-antropológico de una serie de aspectos que integran la cosmovisión conmovedora de un continente o de una enorme región de este continente, que, como él sabiamente lo dijo en sus tiempos iluminados, está compuesta por “pueblos condenados a cien años de soledad que no tendrán una segunda oportunidad sobre la tierra”. Este gran espectro fue asumido en su narrativa desbordante y portentosa. Esa es la realidad concreta del capitalismo periférico, eternamente semi-capitalista, dominado por transnacionales y monopolios, en el que el sujeto histórico -el proletariado- desgraciadamente brilla por su ausencia, y en el que la sustancia masiva de la población es un enorme, grotesco, masivo, atrasado, contundente y descoyuntado semiproletariado, base y raiz del populismo que nos aplasta, que no tiene futuro en este mundo, y que obstaculiza que el resto lo tengamos. A esto se refirió, en términos literarios, Gabriel García Márquez.

http://www.eltiempo.com/Multimedia/infografia/macondodeluto/

http://www.elcomercio.com.ec/oscar_collazos/GGM_0_1127287368.html

http://www.abc.es/cultura/libros/20140417/abci-gabriel-garcia-marquez-reportero-201404172202.html

http://www.lanacion.com.ar/1683653-el-escritor-que-nos-hizo-conocer-el-hielo

http://www.elcolombiano.com/BancoConocimiento/G/gabo_y_el_infierno_de_la_congresista_cabal/gabo_y_el_infierno_de_la_congresista_cabal.asp

http://www.eltiempo.com/opinion/columnistas/saludhernandezmora/el-otro-gabo-salu_13854479-4

http://www.las2orillas.co/por-que-garcia-marquez-tuvo-que-asilarse-en-mexico/

https://redaccion.lamula.pe/2014/04/19/a-quien-no-le-gusta-cien-anos-de-soledad-a-fernando-vallejo/jorgefrisancho/?fb_action_ids=10152325072666826&fb_action_types=og.likes

http://www.elcomercio.com.ec/cultura/Casa-Museo-Garcia-Marquez-Aracataca-Colombia-Literatura_0_1124887606.html

http://www.semana.com/opinion/articulo/antonio-caballero-los-funerales-de-la-mama-grande/384850-3

http://www.elcomercio.com.ec/franck_viloria/vida-Garcia_0_1126087471.html ENVIO DE “CIEN AÑOS DE SOLEDAD” A LA IMPRENTA CON LAS JUSTAS.

http://www.elcomercio.com.ec/alfredo_negrete/coronel-Aureliano_0_1126087458.html

http://www.elcomercio.com.ec/cultura/Gabriel_Garcia_Marquez-gastronomia-literatura-gourmet-Latinoamerica-Europa_0_1096090579.html

del diario El Telégafo de Guayaquil.

Dos encuentros de ‘Gabo’ en París
El Nobel de Literatura que marcó pauta en el periodismo
El día que Vargas Llosa le dio un puñetazo a García Márquez
Gabriel García Márquez a través de sus frases
Gobierno colombiano esperará decisión de familia de Gabo sobre homenajes
Las míticas frases de ‘Cien años de soledad’

García Márquez en el Youtube

http://vozciudadanachile.cl/video-el-dia-que-garcia-marquez-relato-la-muerte-de-salvador-allende/#

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s