sobre Alfaro…

Sobre Alfaro y el liberalismo plutocrático.
por Carlos Lasso Cueva.

5 de Junio. aniversario de la revolución liberal. un día como hoy, en 1895, la crema y nata de la alta burguesía comercial guayaquileña, proclamó el liberalismo. todos los grandes cacao locales firmaron ese famoso manifiesto. fue una revolución política, no social. los aristócratas guayaquileños comprometidos en masa con ese cambio político -no social- impulsaron esa gesta burguesa muy limitada, pues ni la reforma agraria se consiguió. aqui tengo la lista de los “sangre azul” firmantes…J.T.Noboa, Pedro J Boloña, Ignacio Robles Santistevan, Luis F. Carbo, José María Urbina, Alejandro Noboa, Vicente Sotomayor y Luna, J.E.Avilés, Carlos Gómez Rendón, R. Benites Ycaza, Francisco Robles, Pedro Pablo Gómez, Francisco P. Roca, J.D.Elizalde, F.E.Ferruzola, Antonio Pimentel, Luis A. Dillon, P. Carbo,Jorge Maqrcos, A.Ycaza Carbo, Emilio Estrada, Luis Amador, Daniel T. Trujillo, Octavio S.Roca, Juan F.Aguirre, con grandes burgueses de la época como Lizardo García. Todos eran miembros del Club de la Unión de Guayaquil. luego de la firma de los nobles, aparece la del populacho entusiasmado, contagiado de ese fervor, utilizado para ese cambio que solo se limitó a imponer el laicismo y a hacer el ferrocarril.

fue una transformación jurídico política, no social. algo parecido remotamente a lo que pasa ahora…años después, Alfaro ordenaba disparar a matar a una manifestación universitaria, en Quito, encabezada por Belisario Quevedo. Hubo media docena de muertos, ente ellos Ramón Lasso Aguirre.
En su ensayo histórico LA NOVELA ECUATORIANA (Clásicos Ariel pag. 74) Angel F. Rojas dice: Plaza Gutiérrez pudo realizar considerable labor en el camino de las aspiraciones ideológicas del liberalismo, por medio de leyes como las del matrimonio civil, Ley del divorcio, de Cultos y de Beneficencia.
En su libro MIS PRIMEROS 90 AÑOS, el Dr. Andrés F. Córdova (pág 66) dice: “Recuerdo que en la primera administración del general Leonidas Plaza Gutiérrez, el ministro de Gobierno, que le acompañó en todo el programa de reformas trascendentales, fue el doctor Gonzalo Córdova, durante cuyo Ministerio de Justicia se dictó la Ley de Manos Muertas que incautó todos los bienes a los religiosos, para fundar con su fruto la Beneficencia Pública, como se llamó entones a la Asistencia Social y otras leyes de reformas radicales, que demuestran la fe ideológica de esos hombres y esos tiempos”.
El libro TESTIGO DEL SIGLO, editado por diario EL COMERCIO por su centenario, trae un excelente capítulo de más de 70 páginas, escrito en equipo, narrando objetivamente esa época. diciendo cosas que no aparecen en los libros escolares de historia. Cita a Benjamín Carrión (pag 53) quien dice: “El gobierno de Alfaro fue un gobierno fuerte, con frecuentes e innegables resbalones hacia la tiranía. Para llegar al establecimiento del liberalismo, tuvo que suprimir muchas libertades esenciales. Se encarceló, se desterró, se clausuraron periódicos, se abalearon multitudes…En 1911, ralmente el alfarismo había terminado su ciclo. Estaba sobreviviendo con las últimas fuerzas disponibles”. Agotado ese ciclo supuestamente heróico de la “revolución”, empezó su degeneración y apareció el reinado de la plutocracia. Alfaro nunca llegó al poder mediante elecciones. El mejor libro sobre este tema es el de Enrique Ayala Mora: HISTORIA DE LA REVOLUCION LIBERAL. ahi aparecen extractos de discursos de Plaza Gutiérrez contra LA PUTA DE BABILONIA. Apenas llegado al poder, Alfaro escribió al Papa rogándole por la canonización de Mariana de Jesús. Cuando los conservadores fueron derrotados en la batalla final, la del “Gatazo”, los nobles de Quito, aterrorizados, fueron a donde monseñor Federico González Suárez, gran estratega de la derecha. Le preguntaron, al borde de la histeria: “Monseñor, y ahora qué hacemos”. Displicentemente González Suárez les contestó: “HAGANSE LIBERALES”. Eso hicieron. Cuando Alfaro llegó a Quito, empezaron a banquetearlo ferozmente. la tesis de la reforma agraria desapareció.

Me permito puntualizar:no fue en el gobierno de Plaza que se fraguó la muerte de Alfaro: Plaza no era presidente cuando Alfaro murió. en lo personal, pienso que su asesinato fue consecuencia de la mortandad en tres batallas que costó el levantamiento absurdo de Montero, hombre de muy pocas luces, con quien Alfaro cometió la torpeza de venir a involucrarse, luego de haber sido derrocado por un levantamiento popular poco antes.

Alfaro era un hombre enérgico, apto para la lucha guerrillera, que se encariñó con el Poder. Representaba los intereses de la burguesía comercial y por eso se negó a hacer la reforma agraria. Ni el concertaje siquiera fue abolido. la revolución liberal tuvo un carácter político pero no social. no tocó la estructuta económico social. se limitó a imponer el laicismo y a construir el ferrocarril. se ha hecho un mito de Alfaro. no hay una ruptura epistemológica entre él y Plaza que representaban con diferente estilo los mismos intereses. la burguesía comercial llevaba en su seno sus límites. de su proceso emergió la plutocracia que llegó a su climax con Plaza.

El alfarismo no fue una corriente ideológica distinta al placismo como se ha querido ver. la primera administración de Plaza fue más radical que la primera de Alfaro. impuso las conquistas políticas liberales en el contexto jurídico: divorcio, registro civil, matrimonio civil y ley de manos muertas, cuando tuvo de ministro de gobierno a Córdova. Plaza era clerófobo. Ayala Mora cita discursos suyos en su HISTORIA DE LA REVOLUCION LIBERAL. en su libro MIS PRIMEROS 90 AÑOS el Dr. Andrés Córdova habla de este hecho. luego el propio desarrollo del capitalismo comercial creó las condiciones para que los liberales alfaristas o placistas se identificaran con la plutocracia y a esto se le llama injustamente “período de la muerte del alfarismo”, concepto con el que estoy en desacuerdo. Alfaro trajo a los salesianos y a otras comunidades religiosas y le pidió al Papa la canonización de Mariana de Jesús en su primer gobierno. en el segundo ordenó disparar al pueblo cuando hubo la marcha de estudiantes universitarios en la plaza grande. es decir ese fue en general el liberalismo.

el concertaje recién fue abolido en 1917, cuando el Dr. V M Peñaherrera presentó de nuevo el proyecto al respecto del Dr. Agustín Cueva Sánz, que no fue aprobado en la legislatura anterior. no divido al liberalismo enpersonalidades buenas y malas. fue una corriente histórica representada por estos personajes y dió lo que dialécticamente tenía que dar. se quiere mistificar y sublimar las cosas dando a entender que hubo un Alfaro que trascendía al limitado liberalismo, un Alfaro cercano al marxismo, socialista…eso es querer que la noche sea día. absurdo.

la revolución liberal es un mito oligárquico. no se hizo la reforma agraria. con ella tomó el poder la burguesía comercial costeña, los grandes cacaoteros, que fueron los firmantes de la proclama del 5 de Junio. todos eran miembros del Club de la Unión. de ahi salieron la mayor parte de los ministros de Alfaro y Plaza. impulsada por la masonería, se limitó a establecer el laicismo. su único legado fue el ferrocarril. no hubo cambio de estructuras y el viejo Estado oligárquico permaneció intacto. ni el concertaje fue abolido, hasta 1916, cuando un conservador, Victor Manuel Peñaherrera, presentó en el congreso el proyecto respectivo redactado por Agustín Cueva Sánz, liberal no alfarista, que el congreso anterior no aprobó.

Alfaro ordenó dar bala a una manifestación de estudiantes de la Universidad Central, encabezada por Belisario Quevedo, en su segundo gobierno. Fue derrocado por un multitudinario levantamiento popular en Quito y se asiló en la embajada chilena. salió del país y a los pocos meses regresó para ponerse al frente del desventurado levantamiento de Montero contra el orden constitucional liberal. en tres batallas hubo como dos mil muertos, sin ton ni son. la gente culpó de esta sangría a Alfaro, que se convirtió en el hombre más odiado del país. El jamás superó la mentalidad de las balaceras y no entendió lo que era administrar una República supuestamente burguesa (que en realidad era semifeudal, y siguió asi aún después de esa limitadísima revolución que no tuvo ningún carácter social). Las conquistas jurídicas del liberalismo como el divorcio y el matrimonio civil se establecieron en el primer gobierno de Plaza, que era clerófobo. Hay que leer la “historia de la revolución liberal”, de Ayala Mora, el ensayo “La novela ecuatoriana” de Angel F. Rojas, “La historia nacional de la codicia” de Medina Castro, los análisis de Alejandro Moreano, Agustín Cueva, Patricio Ycaza, “mis primeros noventa años” de Andrés F. Córdova, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s