JUAN MANUEL LASSO: ADMIRADOR DE ALEMANIA, NO NAZI.

en el libro EL ECUADOR Y LA ALEMANIA NAZI, de Francisco Núñez del Arco Proaño, se lo menciona, al parecer, a mi abuelo Juan Manuel Lasso Ascásubi como germanófilo.
se presentan muchas pruebas de que con la Alemania nazi habían excelentes relaciones comerciales, y que vino un préstamo grande, creo que de 30 millones de dólares, robados a los judíos.
se habla del papel de Federico Páez, de la condecoración a Tobar Donoso…
Que Velasco Ibarra visitó el colegio alemán en ese entonces y los alumnos lo recibieron con el saludo nazi.
recuerdo que ni el mariscal Rommel, al que los nazis le obligaron a suicidarse, sabía de los hornos crematorios.
gran parte de la población alemana desconocía el asesinato de judíos. eso se manejó en secreto por las SS y la Gestapo. la guerra empezó el 39. todo el mundo simpatizaba con la Alemania de Beethoven, Goethe, Hegel, Schiller, Bertold Brecht, Thomas Mann, del propio Marx. y lo sigue haciendo.
mi abuelo fue cónsul en Berlín mucho tiempo atrás y quería traer inversionistas alemanes al país, pero las condiciones de esa época no lo favorecieron.
él fue socialista, ortodoxo, leal al partido al que le financió muchas actividades, pues entre los ilustres padres fundadores del mismo era el único que tenía plata, y no la escatimó de manera alguna.
eso está reconocido en las condolencias que emitieron por su fallecimiento, en 1949, una serie de escuelas fiscales, sindicatos, asociaciones de trabajadores, cooperativas de varias provincias…comités provinciales del Partido Socialista, que le agradecían el apoyo material y concreto que les había brindado.
Ahi hay pésames muy elocuentes incluso del Partido Comunista. Su secretario general, Ricardo Paredes, escribió un artículo sobre mi abuelo, cuando ocurrió su fallecimiento. En él dice: “Por su gran corazón y por su obra de precursor, los socialistas marxistas le rendimos nuestro homenaje póstumo”. Yo reproduje este artículo el viernes 25 de Octubre de 1996, cuando trabajé como editor cultural del diario Meridiano.
todo eso está publicado en su LIBRO FUNEBRE.
Financió los primeros periódicos socialistas que hubo en el país: HUMANIDAD y ANTORCHA, como lo afirman en sus obras Osvaldo Hurtado, Salvador Lara…
Jaime Durán Barba lo menciona en su ensayo “El Movimiento Obrero ecuatoriano” (aparecido en el primer tomo del Libro del Sesquientenario) como gestor de la revolución juliana de 1925 que eliminó a la plutocracia. Dice ahi: “El golpe estuvo impulsado por jóvenes intelectuales que formaban parte del socialismo naciente, y por políticos de profunda inquetud social, que saliendo de los partidos tradicionales estaban dispuestos a encontrar un nuevo camino para la patria, como el coronel Juan Manuel Lasso”.
fue el único militar de alta graduación de ese entonces que repudió la masacre del 15 XI de 1922, como lo confirmó Patricio Ycaza en un artículo en el diario HOY que obra en mi poder.
en el periódico OPCION hace poco apareció un homenaje oficial reconociéndole esta conducta socialista leal, coherente, permanente.
al principio, en los primeros años del poder nazi, se desconocía lo que estaba sucediendo dentro de Alemania, y los planes bélicos sanguinarios que se estaban montando.
A Alemania se le veía como un constructivo contacto diplomático y comercial. No habían con este país malos recuerdos ni nada parecido, cosa que no se puede decir de Gran Bretaña, que ya había estado explotando y beneficiándose de los recursos naturales de América latina. Alemania tenía una imagen de progreso sano. El modelo de alcantarillado que implementó el gobierno de Isidro Ayora Cueva en Guayaquil fue el mismo de Berlín, en donde él se especializó como ginecólogo.
Incluso Stalin pactó con Hitler, que, manejando la táctica populista, a su partido le llamó NACIONAL-SOCIALISTA.

Incluso Stalin pactó con Hitler, que, manejando la táctica populista, a su partido le llamó NACIONAL-SOCIALISTA.
hasta el primer ministro británico, Chamberlain, viajó a Alemania a tratar de llegar a un acuerdo pacífico, a raiz de la crisis de los sudetes con Checoslovaquia, y en el acuerdo de Munich aceptó las demandas de ese momento, de Hitler, en 1938.
A su regreso a Inglaterra llegó hablando ingenuamente de “la paz de nuestro tiempo” y fue recibido con aclamaciones por los ingleses. poco después, cuando la invasión nazi a Polonia, a él mismo le tocó declarar la guerra a Alemania.
las cosas deben ser vistas objetivamente, dentro de su respectivo contexto. si mi abuelo hubiera sido pro-nazi habría sido expulsado del Partido Socialista sencillamente. Y resulta que en los hechos fue todo lo contrario: asistió como delegado al congreso del mismo en 1946. falleció con las botas puestas, con sus tesis intactas, en 1949.
Mi abuelo fue tan antiderechista y tan anticuruchupa, tan inmaculadamente fiel a su línea política y a su partido, que hasta a su primo hermano, Neftalí Bonifaz Ascásubi, le combatió en la Guerra de los cuatro días.
No se va a venir a desfigurar su imagen de camarada y compañero a estas alturas..

Anuncios

Un comentario en “JUAN MANUEL LASSO: ADMIRADOR DE ALEMANIA, NO NAZI.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s