Sobre García Moreno. Novela “Expiación”, de Juan Ortiz García y la obra de Roberto Andrade.

NOTAS SOBRE EL LIBRO “SEIS DE AGOSTO” DE ROBERTO ANDRADE: está en el google: “seis de agosto, o sea muerte de García Moreno”

en su libro SEIS DE AGOSTO (está en el google: SEIS DE AGOSTO, O SEA, MUERTE DE GARCIA MORENO) Roberto Andrade narra el tiranicidio de Gabriel García Moreno.
los conspiradores eran guambras sin experiencia, idealistas, inofensivos, que jamás hubieran podido matarlo.
a última hora fue Polanco el que tuvo la idea de invitar y avisar a Rayo, que era un buen vecino de Quito, que no había dado qué decir, y era un tipo entrenado. curtido. vivía al Este de la iglesia de Santo Domingo. se había opuesto a los negocios de los jesuitas en el oriente y estos hicieron que se lo destituya.
No es cierto que García Moreno fue un buen tiempo amante de Mercedes Carpio. Solo se la comió una o dos veces, eso fue todo. y lo supo. era reciente eso. Ella estaba embarazada de un hijo que salió igualito al déspota, todo el mundo en el Quito de esa época lo vió. A Camilo Ponce se lo mostraron y exclamó: “Qué horror!”. Pedro José Arteta lo vió, hacia 1957, anciano, indigente, en un asilo del sur de Quito, y constató que era idéntico. sobre esto no hay discusión.
Rayo se asomó con un pequeño machete y atacó: “llegó tu día, tirano”. Andrade y Moncayo sujetaron al edecán Pallares que lanzaba gritos. Pallares le dice a Andrade: “qué hace usted, Andrade, por Dios!”. El le contesta: “liberar a la patria, don Manuel” (eran amigos).
García Moreno esquivaba los machetazos y corría de un lado a otro. llegó a la puerta del Palacio y Andrade se le interpuso y le golpeó en el pecho. Luego le disparó un tiro de su diminuto revólver en el rostro, lo había sacado al fío a última hora en el almacén de unos franceses amigos de su padre. era marca Dugard.
el tirano sanguinario corría y gritaba pidiendo ayuda, lanzando insultos. la gente se amontonó a ver.
un negro agarró a Rayo, que tuvo que herirlo para zafarse. y huyó.
García Moreno sangraba del rostro.
Los conjurados gritaban: “por Ayarza, por las víctimas de Jambelí, las de Tulcán, las de Guaspud, por Borja, por Maldonado, por Mendoza, por Viola, por Rosa Ascásubi”….y cae del pretil, de espaldas, pero da una cabriola ágil en el aire y cae de frente, boca abajo, con la cabeza hacia el Palacio de Carondelet.
Juan Montalvo había escrito: “ha de dar dos piruetas en el aire y se ha de desvanecer dejando un fuerte olor a azufre”.
Bajan todos tras de él. García Moreno intentaba levantarse con los codos. Rayo se le monta encima y termina de matarlo.
se oye el ruido de la cabeza de García Moreno contra el suelo. y ahi se quedó muerto, bien muerto. es mentira que sobrevivió media hora y que en la catedral alcanzó a decir “dios no muere y perdono a mis enemigos”. Eso lo inventaron los curas para santificarlo. ahi estiró la pata. No hubo más. Lanzaron vivas cuando todo concluyó, delante del público.
Rayo se quedó sentado en el suelo, tranquilo, a su lado, pues el trato con el Comandante Sánchez (hombre del general Salazar, dicen que hijo suyo) era que muerto el tirano, se levantaba el batallón vecino a proclamar la revolución. Pero un cabo negro asoma y le dispara un balazo de fusil y mata a Rayo.
los conjurados ven que sale el ejército desde la calle Espejo con evidentes malas intenciones. se sorprenden. un señor Gangotena le hacía señas a Andrade para que se fuera.
los conjurados no fueron cinco, sino muchos. en su libro SEIS DE AGOSTO menciona a algunos.
mientras esperaban que saliera de su casa, en la plaza de santo Domingo, esta estaba llena de enemigos de García Moreno que querían tomar parte en el tiranicidio.
hubo reuniones en casa de Moncayo a la que acudieron entusiasmados grupos de varones que por seguridad no fueron admitidos. en las calles todo el mundo comentaba que había que matarlo. Hasta un sobrino guayaquileño del feroz asesino de hombres estaba en su contra.
García Moreno ese día se demoró mucho, horas, en salir de su casa y por eso la plaza se fue quedando vacía.
Es mentira que de la casa de sus suegros, frente a la iglesia de La Compañía, fue a oir misa y a comulgar en la catedral. eso es falso. fue directo al Palacio con tres acompañantes. Rayo no se inmutó por eso y atacó. minutos antes Moncayo había entrado a una pequeña cafetería que quedaba en la casa de los Gangotena.
Como García Moreno se demoraba mucho en salir ese dia de su casa, Moncayo y Cornejo se metieron al colegio de monjas a ver tomar exámenes a las alumnas.
Andrade entró a la casa de Francisco Andrade Marín, y de la ventana ve pasar a García Moreno y lo sigue, solo. se encontró con Juan Elías Borja, y regresó aprisa a buscar a Moncayo y a Cornejo. El tirano entró a casa de sus suegros y le esperaron. Caminaban siguiéndolo directo al Palacio y Andrade ve a Rayo encendiendo un cigarrillo. Observa la mirada que le dirige a García Moreno. y siguen…
luego Andrade y Moncayo caminaron hacia el norte, en el camino saludaron con José Félix de Valdivieso.
Andrade era el más guambra de todos. siempre había dicho: “tenemos que matarlo a la luz del día”.
entre la gente que sabía de esta conspiración y estaba de acuerdo, Andrade cita a los coroneles Rafael Barriga, Antonio Mata, Luis Fernando Ortega, y Joaquín Gómez de la Torre, Pedro José Arteta, Agustín Yerovi, los Cevallos Salvador, los Muñoz Ruilova, los Bueno…
Moncayo vivía por la Plaza del Teatro.
Andrade arrendaba en la casa del cura Enríquez, al norte. era de Imbabura él.
el principal enlace del grupo con el comandante Sánchez, que les jugó sucio y les engañó y traicionó, de acuerdo al juego planificado por el general Salazar, fue Juanita Terrazas, que estaba convencida de la causa. era hermana de un cura.
Andrade dice: “cada uno ocupará su lugar en la historia, porque la historia no se equivoca. Yo escribo para las futuras generaciones…”.

28 IX 2013.

ya voy en la página 225 de la excelente novela EXPIACION, de Juan Ortiz García. un estudio literario y psicológico profundo y brillante sobre el tío Gabrielito (García Moreno) y su época. Dice que desde la época del aberrante y siniestro Juan José Flores hasta Urbina, Robles…el país estaba militarizado. Mandaban los uniformados. Con el tío Gabrielito eso cambió. Pasaron a mandar los curitas. Se le entregó la educación a la curia. Para ser ciudadano había que ser católico. El tío Gabrielito se había ganado el favor de los ensotanados desde que protestó por la expulsión de los jesuitas en el gobierno de Urbina. Llegaron varias órdenes religiosas. Por eso era “su hombre”. Consagró el país al corazón de Jesús. Lo adoraban tanto que a su cadáver lo vistieron con uniforme militar y lo sentaron en una silla para que reciba honores militares. Los libros de Montalvo estaban prohibidos…pero circulaban. Con Faustino Rayo dizque salía en batida, las noches, a visitar los sitios donde los curitas libidinosos violaban el juramento de castidad, y les caían a latigazos. Era tan casto, el tío Gabrielito, amante de mujeres casadas como la Klinger y la Mercedes Carpio, entre otras. La novela es agradable de leer, se deja leer con facilidad…primer requisito de un buen libro. Hay que leerla y divulgarla. La recomiendo.

encuentro esto en la novela EXPIACION, de Juan Ortiz García…páginas 220 y 221…la historia del tío Gabrielito.

“Cultivar la amistad con don Roberto Ascásubi, mal pienso y que Dios me perdone, formaba parte de su plan para llegar a la cumbre, pues por un lado se vinculaba a la gente dueña del poder político, y por otro, podía poner la pica en Flandes si lograba conquistar -con perseverancia y astucia pero sobre todo, con los ojos cerrados- a su hermana, doña Rosita, que aunque no muy agraciada y ya entrada en años, era una Ascásubi. El presidente tenía las cosas muy claras, sabía como conseguirlas, no perdía de vista el lugar dónde quería llegar y hacia allá se encaminaba con prisa y sin descanso, porque tenía una energía infinita y una voluntad inquebrantable. Tras cortísimo noviazgo, se casó con doña Rosita Ascásubi. Ella tenía cerca de cuarenta años cuando él tenía veinticinco…el Presidente se casó para arreglar sus problemas, para entrar en el codiciado paraíso del poder. De ser un pobretón abogado de provincia pasaría a ser el cuñado del vicepresidente de la República, porque don Manuel, el mayor de los Ascásubi, fue vicepresidente durante el régimen de Roca, y después fue presidente encargado, al terminar ese gobierno..Había ascendido al pináculo de la sociedad quiteña vía casorio como lo hizo Flores, como lo hizo Sucre…de la pequeña habitación en que vivía muerto de frío, mal arropado y con hambre, pasó a habitar en una amplia casa señorial, con varios salones, patios y despensas, varias habitaciones y galerías, muebles, tapices y adornos europeos, con varios criados y toda la parafernalia de una de las familias más ricas de Quito, y sobre todo, sin tener que preocuparse por lograr su sustento”.

Aqui está un link con la entrevista al autor de esta novela (Juan Ortiz García) que merece que la difundamos. Es un magnífico fresco literario que desnuda el entorno de García Moreno,  su infancia triste, pobre y solitaria, su adolescencia humillada, su afán de sobresalir sabiéndose inteligente, su oportunista matrimonio con Rosa Ascásubi y Matheu para salir de la miseria y encumbrarse social y económicamente, su crueldad, atolondramiento, inpulsividad, su personalidad fanática llena de energía, su doble discurso moralista y religioso, su afán por impulsar la unidad del país,  sus aportes al progreso como la Politécnica Nacional, la Escuela de Bellas Artes, el Observatorio Astronómico, su idea visionaria de construir el ferrocarril Guayaquil-Quito, su insanía, su afán sanguinario de torturar y matar a sus adversarios: narra prolijamente el infierno increible que vivió Juan Borja Lizarzaburo, el fusilamiento de Maldonado (pido perdón porque la orden de fusilarlo a este último fue emitida por mi tatarabuelo Manuel de Ascásubi y Matheu), Viola, de los insurrectos de Jambelí: 12 en la isla Puná más otros 13 en Punta de Piedra, a los que se suma la del argentino Santiago Viola, en Guayaquil…su temeridad y carencia de escrúpulos que le llevaron a pactar con el presidente Peruano Castilla, a cuyo barco él mismo orientó por la ría para que sus soldados desembarquen en Mapasingue, sus contactos y pedidos al gobierno francés para que el país se convirtiera e un protectorado de Francia, sus adulterios…si bien hasta aquí, pese a la poco difundida obra gigante de Benjamín Carrión (“El santo del patíbulo”) este personaje ha permanecido casi en el misterio, esta obra aclara y disipa dudas sobre la vida del teócrata fusilador, del déspota ilustrado, del beato asesino y libidinoso, del ambicioso con evidentes visos de estadista burgués-clerical que se impuso tres lustros como mandamás de esta República. La personalidad de los que estuvieron entremezclados en esa época es dibujada documentada y brillantemente: el hipócrita General Salazar (el “padre Salazar” de la derrota en los encuentros garcianos con las tropas colombianas, de la auto-humillación en Manabí cuando fue capturado por el joven Eloy Alfaro), Mercedes Carpio,  el comandante Sánchez, Juanita Terrazas, la historia del granadino Faustino Rayo, y los conspiradores Astorga, Moncayo, Polanco, los Borja, Roberto Andrade…

http://www.cncultura.gob.ec/index.php/radar-cultural/la-voz-de-la-cultura/317-juan-ortiz-evoca-a-gabriel-garcia-moreno-en-su-novela

http://www.elcomercio.com/cultura/personaje-Gabriel_Garcia_Moreno-historia_0_837516262.html

3 X 2013. de mi Facebook.

concluí la lectura de la novela EXPIACIÓN, de Juan Ortiz García. sobre la vida y muerte de Gabriel García Moreno. construída tecnicamente con una estructura muy lógica que lo interna al lector, por medio de sus tres voces narrativas, en el contexto de la conspiración clandestina que se iba dando para poner fin al dominio autocrático y clerical de un tipo atrabiliario, despótico, fanático y cruel, que es una mezcla de luces y sombras. Déspota ilustrado que creó la Politécnica, el observatorio astronómico, y el Panóptico. encarnizado fusilador de sus enemigos políticos, trabajó en la tesis de construir el ferrocarril Guayaquil Quito, que no se pudo realizar por falta de fondos. administrador eficiente que hizo una buena labor en el trabajo por remediar el desastre que dejó en la provincia de Imbabura el terremoto. ambicioso descomunal e inescrupuloso que llegó al poder conspirando, pactando con el presidente peruano Castilla, a cuyo barco él mismo dirigió por el río Guayas para que las tropas peruanas desembarcaran en Mapasingue. francófilo acérrimo que quería convertir al país en Protectorado francés. llegó por segunda vez a la presidencia derrocando al gobierno de Espinosa, temeroso de perder la elección presidencial ante el guayaquileño Francisco Javier Aguirre, concuñado del general José María Urbina, o ante el otro candidato, liberal, Pedro Carbo. católico rezador y devoto que vivía cometiendo adulterio y tratando de moralizar al clero libertino. sádico que se encarnizó con Juan Borja Lizarzaburo, cuyos hijos Luis Felipe y Juan Elías formaron parte de la conspiración de muchos jóvenes de esa época. No fueron solo Polanco, Astorga, Cornejo, Moncayo y Andrade los únicos que querían liberar al país de la tiranía garciana. habían muchas células secretas que trabajaban cuidándose de la pesquisa, de la que formaban parte una red de chivatos y beatas. La novela “Pacho Villamar”, de Roberto Andrade, se refiere a la represión contra los liberales en tiempos posteriores. Hacia 1869 se develó otra tentativa antidictatorial: la de Casares, Cárdenas, Cevallos y Luis Felipe Borja. El hijo del asesinado general Maldonado integró otra conspiración con Juan Elías Borja. En la conspiración definitiva, Luis Felipe Borja casi estuvo ausente del todo debido a que era estrechamente vigilado por la pesquisa del general Salazar. Si participó su hermano Juan Elías. A Luis Felipe, García Moreno había pedido que se le espíe rigurosamente, porque “tras su estampa de venerable se esconde una anaconda”.
tipo enérgico, vivaz, furibundo, con mirada penetrante y dominadora. lleno de frustraciones incubadas en la pobreza, la dureza de su madre y el fracaso económico de su padre. defendiendo su oportunidad en la vida se casó con una Ascásubi, mujer de la crema social quiteña, rica, hermana del presidente Manuel Ascásubi, en un desesperado gesto trepador e incómodo, pues él tenía apenas 25 años y ella casi 40. pero asi escapó de la pobreza y ascendió en la escala social del país,empezando a ser poderoso.
dispuesto a hacer lo que sea para llegar al poder y conservarlo. dominó con mano de hierro la vida política del país tres lustros. sus enemigos eran los liberales, los masones. desmilitarizó al país para darles el poder a los curas. trajo órdenes religiosas, consagró el país al corazón de Jesús. cuando España asediaba al Perú, se declaró neutral.
el autor profundiza en la línea biográfica de Benjamín Carrión, quien subrayó el papel siniestro desempeñado por el general Francisco Salazar, ministro de García Moreno, encargado del espionaje y la seguridad interna, que ambicionaba la presidencia, para lo cual García Moreno era un peligroso y temible estorbo. por medio del comandante Sánchez infiltró a la célula de los jóvenes soñadores que buscaban la democracia, proscrita absolutamente por el régimen garciano. Se confirma que Salazar manejó la conspiración paso a paso, pensando ser el beneficiado directo del asesinato. alentó la muerte del hombre al que temía y odiaba, y al que simulaba servir obsecuentemente.
la obra abarca toda la biografía del Santo del patíbulo. penetra inteligentemente en la psicología de los personajes involucrados en ese capítulo de nuestra historia. detalla cosas de la misma minuciosamente. el amorío con la esposa -bella- de Faustino Rayo es descrito paso a paso. resalta con lujo de detalles la intriga dirigida por el general Salazar . tarde se dieron cuenta los que sobrevivieron a la persecución, al asesinato y el fusilamiento de la traición del comandante Sánchez, que le hablaba a su contacto (Polanco) del apoyo militar a la perpetración del tiranicidio, para luego de consumado el hecho salir a perseguirles implacablemente. Moncayo escapó yéndose a tiempo al Norte, a la hacienda de su familia política. Antes, con Roberto Andrade, estuvieron escondidos dos meses en una cavidad secreta en la casa de la familia Gortaire. Andrade salió de Quito disfrazado de beata, y llegó a Ipiales, donde inició su largo y penoso exilio que finalizó con la revolución liberal. Fue longevo y se dedicó a escribir documentos históricos, justificando, como dijo Carrión, “la hazaña de su vida”. Anciano, fue profesor del colegio guayaquileño Vicente Rocafuerte, del que en su primer gobierno Velasco Ibarra lo canceló.
García Moreno perteneció a mi familia, pues bajo la sombra y el poder socioeconómico y político de los Ascásubi llegó a la cumbre. sin vincularse a ellos jamás hubiera llegado a ser nada. me cuenta mi distinguido amigo Marcelo Rubio Castro, que acaba de salir un libro con la biografía del hijo de García Moreno con Mariana del Alcázar Ascásubi: Gabriel García del Alcázar, que vivió décadas, en su hacienda, con una campesina que debe haber sido hermosa. No se caso nunca y fue un hombre tímido, criado con miedo a los enemigos políticos de su padre. La casa donde vivió el gran déspota estuvo ubicada en la Rocafuerte y Guayaquil, en la plaza de Santo Domingo, en la que funcionó por décadas el ministerio de educación. Una cosa curiosa es que el hijo de García Moreno resultó pariente muy cercano de los descendientes de Juan Borja Lizarzaburo, contra el que su padre se ensaño brutalmente, y al que asesinó. Por eso es que Rodrigo Borja heredó la carabina del hombre que mató a su tatarabuelo. El autor de esta obra vital, testimonial y profunda proviene de esta familia. la biografía de Juan Borja Lizarzaburo está en el gogle.
los ejecutores del tiranicidio del 6 de Agosto de 1875, Abelardo Moncayo Jijón y Roberto Andrade Rodríguez son mis parientes de sangre a los que reivindicó con orgullo. El primero era hijo de una Jijón Andrade, de mi rama genealógica, y se casó con la hermana de Roberto. su hijo Abelardo Moncayo Andrade desempeñó altas funciones en el gobierno de mi tío Isidro Ayora Cueva.
La familia Andrade estuvo señalada por la derecha quiteña debido a la acción de estos dos personajes. vivió momentos duros, de ostracismo social, en la pacata sociedad ya desaparecida. pero siguió produciendo gente de talento, como Raúl Andrade, el escritor, y su hermano Jaime, ambos ganadores del Premio “Espejo”. Carlos Andrade Marín fue alcalde de Quito y su padre, Francisco Andrade Marín, fue presidente del congreso, de la Corte Suprema, y Presidente Encargado. él creó la hasta ahora llamada “Plaza Marín” cuando fue alcalde de Quito.
Novela de profundo testimonio histórico, ajusta cuentas y aporta mucho al esclarecimiento de esa etapa política.
Los bisoños soñadores, lectores de los panfletos de Montalvo que circulaban secretamente, jóvenes en edad universitaria, hubieran sido incapaces de cometer realmente ese tiranicidio. este se realizó por la conjura del general Salazar, que hizo que se le informara oportunamente a Faustino Rayo del amorío del presidente, su amigo, con su deseable esposa que se casó años después con un médico. fue la ferocidad del marido herido en su orgullo masculino lo que hizo llegar a su fin la hegemonía garciana en la vida política del país. Rayo, enterado de la conspiración por agentes de Salazar, asomó en el momento preciso, con su machete. y, sabedor del pacto secreto de los conspiradores con el general Salazar, se quedó tranquilo en el lugar de los hechos, donde un cabo del ejército le descerrajó un tiro de fusil que lo mató de inmediato. enseguida apareció la represión, para liquidar a los que sabían quién movió en secreto los hilos de esta conjura.
El principal enemigo político permanente de García Moreno fue el general Urbina y sus simpatizantes.
Muerto García Moreno, tomó el poder Javier León, que luego murió loco. el verdadero poder en ese interinazgo fue el de Salazar, que años después falleció de fiebre amarilla, en Guayaquil: “gordo, calvo, cachetón, ojos grandes como de ternero, mirada turbia de buey libidinoso”. Luego tomó el poder Manuel de Ascásubi, que fue remplazado por javier Eguiguren, a quien sucedió Rafael Pólit, por pocos días. se realizaron elecciones y ascendió a la presidencia Borrero, que fue derrocado por Veintimilla, de tendencia liberal, nieto de José Javier Ascásubi y Matheu, que no reconoció a su madre, tenida en una Arteta. Fue adoptada por la familia Villacís, que le dió este apellido. A éste la familia Ascásubi le reconoció y le ayudó a salir adelante. Fue edecán de García Moreno en sus años más feroces, durante su primera presidencia, cuando ejecutó a una treintena de soldados de Urbina en el mar, en la provincia de El Oro, creada en la administración garciana. anteriormente toda esa zona había sido parte de la provincia de Loja hasta Jambelí, donde el barco insignia del general Urbina fue hundido a cañonazos desde un buque extranjero que fue equipado velozmente en Guayaquil.
Para combatir a Urbina, García Moreno se reconcilió con el hombre que décadas antes lo había humillado (y al que una vez acechó con un puñal para matarlo), cuando estuvo enamorado de Juanita Jijón, cuñada del otro poderoso de ese tiempo, Juan José Flores, que culminó su vida presidiendo la Constituyente de 1869, que proclamó la “carta Negra”. García Moreno fue liquidado al iniciarse su tercer período presidencial. tenía al morir 54 años. Su vista estaba deteriorada y le aquejaba el dolor de muelas: se hizo extraer varias.
Días después de la muerte del déspota, Montalvo expresó: “El tirano murió, el monstruo se desvaneció, gloria a Dios, ya somos libres” (pag 391).
Hay una contradicción con el libro de Carrión. Este dice que el suegro de García Moreno, Manuel del Alcázar Román, le disparó seis tiros al cadáver de Rayo, por lo cual el pueblo le apodó “el matamuertos”. Según esta obra, el que le disparó tres tiros fue su cuñado Ignacio del Alcázar Ascásubi. Rodrigo Borja viene de Alejandro del Alcázar y de Ascásubi, casado con Elena Escobar. Su abuela, Leticia del Alcázar Escobar se casó con Luis Felipe Borja Pérez, padres de Luis felipe Borja del Alcázar, su padre. Galo Plaza Lasso descendía directamente del Presidente Manuel de Ascásubi, su bisabuelo…suegro de don José María Lasso de la Vega y Aguirre, primo hermano político y compadre de García Moreno, que fue el padrino de bautizo de mi abuelo, Juan Manuel Lasso Ascásubi, reconocido fundador del Partido Socialista. Por esto es que suelo referirme a él llamándole “tío Gabrielito”.
No solo por placer intelectual hay que leer esta exquisita y apasionante obra. También por un deber de ecuatorianidad. El trabajo investigativo del autor ha dado como producto un libro apabullante y memorable que disgustará a unos pocos respetables ciudadanos.
El ambiente conspirativo que se dió en la época de García Moreno solo se volvió a repetir en el país en la lucha para derrocar al gobierno plutocrático de Arroyo del Río. En el asalto frustrado al Palacio de Gobierno en el primer 28 de Mayo (el de 1943) participaron Luis Felipe Borja del Alcázar, Guillermo Lasso Pástor (primer presidente de la FEUE), Leonidas y José María Plaza Lasso. Los dos últimos, luego de la balacera, fueron aprehendidos y encerrados en el Penal García Moreno, de donde el segundo escapó vestido de mujer. Huyendo de la represión, Luis Felipe Borja del Alcázar (cuenta su hijo, Rodrigo Borja en el libro “Recovecos de la historia”, pag. 17) encontró refugio en la casa de mi abuelo Juan Manuel Lasso, enemigo de Arroyo desde que ambos fueron senadores en el Congreso de 1917.
Asi ha sido nuestra historia.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s