5 de Junio: aniversario de la proclama liberal

5 de Junio. aniversario de la revolución liberal. un día como hoy, en 1895, la crema y nata de la alta burguesía comercial guayaquileña, proclamó el liberalismo. todos los grandes cacao locales firmaron ese famoso manifiesto. fue una revolución política, no social. los aristócratas guayaquileños comprometidos en masa con ese cambio político -no social- impulsaron esa gesta burguesa muy limitada, pues ni la reforma agraria se consiguió. aqui tengo la lista de los “sangre azul” firmantes…J.T.Noboa, Pedro J Boloña, Ignacio Robles Santistevan, Luis F. Carbo, José María Urbina, Alejandro Noboa, Vicente Sotomayor y Luna, J.E.Avilés, Carlos Gómez Rendón, R. Benites Ycaza, Francisco Robles, Pedro Pablo Gómez, Francisco P. Roca, J.D.Elizalde, F.E.Ferruzola, Antonio Pimentel, Luis A. Dillon, P. Carbo,Jorge Marcos, A.Ycaza Carbo, Emilio Estrada, Luis Amador, Daniel T. Trujillo, Octavio S.Roca, Juan F.Aguirre, con grandes burgueses de la época como Lizardo García. Todos eran miembros del Club de la Unión de Guayaquil.
luego de la firma de los nobles, aparece la del populacho entusiasmado, contagiado de ese fervor, utilizado para ese cambio que solo se limitó a imponer el laicismo y a hacer el ferrocarril. fue una transformación jurídico política, no social. algo parecido remotamente a lo que pasa ahora…años después, Alfaro ordenaba disparar a matar a una manifestación universitaria, en Quito, encabezada por Belisario Quevedo. Hubo media docena de muertos, ente ellos Ramón Lasso Aguirre.
En su ensayo histórico LA NOVELA ECUATORIANA (Clásicos Ariel pag. 74) Angel F. Rojas dice: “Plaza Gutiérrez pudo realizar considerable labor en el camino de las aspiraciones ideológicas del liberalismo, por medio de leyes como las del matrimonio civil, Ley del divorcio, de Cultos y de Beneficencia”.
En su libro MIS PRIMEROS 90 AÑOS, el Dr. Andrés F. Córdova (pág 66) dice: “Recuerdo que en la primera administración del general Leonidas Plaza Gutiérrez, el ministro de Gobierno, que le acompañó en todo el programa de reformas trascendentales, fue el doctor Gonzalo Córdova, durante cuyo Ministerio de Justicia se dictó la Ley de Manos Muertas que incautó todos los bienes a los religiosos, para fundar con su fruto la Beneficencia Pública, como se llamó entonces a la Asistencia Social y otras leyes de reformas radicales, que demuestran la fe ideológica de esos hombres y esos tiempos”.
El libro TESTIGO DEL SIGLO, editado por diario EL COMERCIO por su centenario, trae un excelente capítulo de más de 70 páginas, escrito en equipo, narrando objetivamente esa época. diciendo cosas que no aparecen en los libros escolares de historia. Cita a Benjamín Carrión (pag 53) quien dice: “El gobierno de Alfaro fue un gobierno fuerte, con frecuentes e innegables resbalones hacia la tiranía. Para llegar al establecimiento del liberalismo, tuvo que suprimir muchas libertades esenciales. Se encarceló, se desterró, se clausuraron periódicos, se abalearon multitudes…En 1911, ralmente el alfarismo había terminado su ciclo. Estaba sobreviviendo con las últimas fuerzas disponibles”.
Agotado ese ciclo supuestamente heróico de la “revolución”, empezó su degeneración y apareció el reinado de la plutocracia.
Alfaro nunca llegó al poder mediante elecciones.
El mejor libro sobre este tema es el de Enrique Ayala Mora: HISTORIA DE LA REVOLUCION LIBERAL. ahi aparecen extractos de discursos de Plaza Gutiérrez contra LA PUTA DE BABILONIA. Apenas llegado al poder, Alfaro escribió al Papa rogándole por la canonización de Mariana de Jesús.
Cuando los conservadores fueron derrotados en la batalla final, la del “Gatazo”, los nobles de Quito, aterrorizados, fueron a donde monseñor Federico González Suárez, gran estratega de la derecha. Le preguntaron, al borde de la histeria: “Monseñor, y ahora qué hacemos”. Displicentemente González Suárez les contestó: “HAGANSE LIBERALES”. Eso hicieron. Cuando Alfaro llegó a Quito, empezaron a banquetearlo ferozmente. la tesis de la reforma agraria desapareció.

el vicepresidente de Alfaro, en su primera administración, cuando se constitucionalizó su dictadura, fue mi tío tatarabuelo Manuel Benigno Cueva Betancourt, el abuelo del sociólogo Agustín Cueva Dávila. como Encargado del Poder firmó el decreto fundando la Universidad de Guayaquil. En el N° 50 de la revista de la U. de Gye, Elías Muñoz Vicuña escribe: “Fue necesario el triunfo de la Revolución Liberal en 1895, para que el pueblo, a los pocos días, empezara a llamar Universidad a nuestra Alma Mater. Y es Manuel Benigno Cueva el que en 1897 la crea y le da nombre definitivo, poniéndole el ejecútese al Decreto de la Asamblea Constituyente” que él presidió.

Pienso que se puede considerar a Plaza un estadista burgués de la plutocracia, que fue en lo que degeneró el liberalismo que era la expresión política de la burguesía comercial costeña. Eso era el liberalismo y eso fue Alfaro a quien se lo ha mistificado de lo lindo. Institucionalizado el liberalismo luego de la constituyente de 1908 pasó la hora de las balas y la pólvora, de las montoneras y la guerrilla y eso no lo entendió Alfaro que ya no encajaba en ese proceso. Nunca Alfaro asumió el poder democráticamente sino a bala, el 95 y en 1906. Plaza se adaptó mejor al liberalismo de gabinete y componenda politiquera, de “cabildeo” y fue la figura que sobrevivió y dominó esa época. Alfaro no lo entendió y aprovecho el alzamiento de un hombre de tan pocas luces como Montero para volver pensando que todo seguía como antes, pero el ejército liberal estaba institucionalizado y Alfaro proponía otra ruptura constitucional contra su misma gente que ya no lo siguió sino que lo enfrentó. En tres batallas hubo como 3000 muertos y de esa mortandad todo el mundo le echaba la culpa a Alfaro, el responsable de ella. Su nivel de impopularidad era terrible, como cuando lo bajaron del poder las movilizaciones del pueblo contra su gobierno en Quito, cuando tuvo que renunciar y asilarse en la embajada chilena. Volvió a la aventura porque no entendió el ciclo histórico y le fue mal. En Guayaquil quisieron matarlo el mismo rato que a Montero y mi abuelo Juan Manuel Lasso lo impidió pistola en mano y se le respetó la vida, pero su suerte estaba echada. Nadie alzó la voz a favor de él. Había saturado al país. Nadie lo quería vivo. Esta es la verdad. y murió espantosamente. El liberalismo luego de su ciclo supuestamente heróico como corriente burguesa que era, fue producto del proceso social, económico, que maduró y luego degeneró con la plutocracia y llegó a su punto más alto de envilecimiento político e histórico con la masacre del 15 XI de 1922. Ahi se quitó la máscara y reveló su esencia antipopular y antiproletaria. Por eso a nivel social no hubo nunca ninguna conquista. No se hizo la reforma agraria. Solo se implantó el laicismo aplastando a la vieja teocracia atrasa pueblo y se construyó el ferrocarril. En el camino se crearon algunos colegios. Eso fue todo. Fue una revolución de reacomodo de la burguesía importadora y exportadora. Una revolución que conservó intacto el statu quo. Es un mito Alfaro, esa revolución oligárquica burguesa…el concertaje fue abolido recién en 1916 y eso en lo teórico, porque en la práctica todo siguió igual en el pseudo Estado oligárquico al que no le pasó nada.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s