LA PESTE y LA CAIDA: NOVELAS DE ALBERT CAMUS.

LA CAIDA. ALBERT CAMUS.

  Por Carlos Lasso Cueva.

Aquí tenemos al individualismo burgués en la plenitud de su desamparo. El callejón sin salida de la filosofía existencialista de los post-guerra. El individualismo autodestructivo, a-ético de la visión del capitalismo liberal que no admite nada más que lo sórdido, lo mezquino, lo más deplorable que puede salir del hombre (condicionado social e históricamente) en momentos de decadencia y crisis.

Herencia de la irracional hecatombe que fue la Segunda Guerra, con el advenimiento del “tiempo del desprecio”, todos los valores quedaron rotos y los seres humanos anduvieron mutilados por unas calles envenenadas y perdidas. 

La filosofía existencialista reflejó a una generación que quedó moralmente despedazada. Lo cruel, lo inhumano, cobraron vida destruyendo todo lo cualitativo en lo que antes se creía. La ruindad y la miseria moral cobraron vida en una realidad fatalmente siniestra. La gente que sobrevivió a la guerra en varios lugares de Europa era solo un escombro de si misma. Era lógico que en esa situación apareciera esta filosofía impregnada de pesimismo y total desaliento. Con la descomposición de valores que la crisis de esta civilización nos trae, se nota que estamos recuperando inadvertidamente esa manera de pensar, esa concepción de la vida. 

Los personajes existencialistas son antihéroes llenos de falsa autosuficiencia, y fatalistas cínicos que tratan de justificar su impotencia y fracasos, su vulgaridad, mientras se adaptan acriticamente a un modus vivendi indigno al que no pueden cuestionar. En este caso, vemos la egocéntrica confesión de alguien que no se enfrenta a la vida porque su falta de principios y de metas le ha convertido en un juguete del destino. Incapaz de pensar positivamente y de actuar constructivamente, adora tristes mitos y quimeras del pasado, reconociendo que su vida ha sido tan solo un vivir imaginándose cosas. 

La moraleja de estos personajes es la de que no vale la pena ser optimistas. La filosofía subyacente a estos personajes es negativa por completo. Les deprime el mundo pero su acción por intentar mejorar esa realidad ( o irse contra ella) no existe. Se resignan y toman como algo natural adaptarse a habitar en un sistema de vida sin valores. Lo asumen como cosa intangible. Se adaptan cómoda y perezosamente a una realidad indigna. “Nada tiene sentido, nada vale la pena”. 

LA PESTE. ALBERT CAMUS 

Parecía que la máxima figura de la literatura francesa era Sartre con sus decenas de libros y centenares de artículos, conferencias…No obstante, el opacado Camus se revela aquí como un gran pilar de la misma en esta obra. 

Mi prejuicio consistía en que se trataría de una típica novela existencialista, cruda, sombría, pesimista y amarga. Algo por el estilo de Becket, pero no. Aquí como que se deja sentir lo positivo que hay en el fondo del espíritu humano. En el fondo, lo concreto es que la humanidad busca parámetros para su “humanización”, y no los encuentra, pues choca a cada instante con realidades producidas por una realidad histórica que no favorece a esa tendencia innata de la raza humana. La sociedad capitalista basada en la codicia, el lucro, la acumulación monetaria, el tanto por ciento, no es propicia para la realización de los grandes valores intrínsecos en el género humano. Hay guerras destructivas y malsanas localizadas a cada rato en varios rincones del planeta. Se cuentan los muertos indiferentemente por centenares de miles. Además, esta sociedad produce desempleo, marginalidad y miseria. 

En condiciones asi se desmorona la perspectiva humana y solo queda en su reemplazo la desolación, el pesimismo, la sensación de total desamparo. Eso incuba el renacimiento de lo que se conoció como filosofía existencialista. Antes era algo como una teoría que no podía prender en la tropical y cumbianbera Latinoamérica de hace tiempo. Ahora es algo que crece acelerada e inadvertidamente porque las condiciones de vida se han ido dañando dentro de una realidad que evidentemente se deshumaniza. 

Sin embargo, LA PESTE es una novela que reboza amor, optimismo o fatalismo activo, entusiasmo de vivir , esperanza pese a todos los dramas adversos que en la vida encuentra a su paso el habitante de este mundo, necesitado de amor, satisfacciones aunque sea limitadas, paz emocional y material mínimas.

Es una historia de lucha, combate y confianza, enmarcada en una simbología extraordinaria que revela un enorme talento literario. Aquí hay una maestría literaria solo superada por una visión filosófica impregnada de humanismo. No hay nada de crueldad, nada que hiera ni lastime la sensibilidad de nadie. Es una novela que delata la personalidad de este autor que sobrepasa el triste carácter desesperanzado del pesimismo con un gran rigor humanista. 

LA PESTE es una parábola sobre la senda que sigue el género humano por sobre todas las calamidades y derrotas en medio de un mundo que se deshumaniza más a cada rato y que sigue una marcha opuesta al desarrollo y crecimiento del espíritu humano. En el fondo late una firme certeza en que el hombre, aunque sea visto de manera general, sin enmarcarlo en un proyecto socio-político determinado, sobrevivirá porque su espíritu sano siempre encontrará una salida venturosa. 

Es una obra recomendable, venturosa. Recuerdo el verso de una canción cubana: “la era está pariendo un corazón”. Lo que queda de moraleja es que habrá un camino, se encontrará una senda para superar las calamidades y tragedias de este mundo desobligado y oscuro. Tanteando aunque sea en el vacío se irán construyendo los puentes que permitan escapar de la siniestra situación a la que nos abocamos cada día con más fuerza. Nadando contra la corriente de la perdición y de la decadencia se llegará finalmente, sea como sea, a encontrar por fin aguas claras, limpias y tranquilas, en las que las condiciones ambientales dejen de ser un obstáculo para la felicidad y la serena realización de la vida del hombre en este mundo que ahora, más que nunca, sigue siendo tan “ancho y ajeno”.Este libro de Camus nos explica que no todo está perdido. No es explícito en su análisis pero su metáfora es inequívoca. Este libro forma parte del gran acerbo cultural de nuestro tiempo. No merece el olvido.

Me gusta · · Dejar de seguir esta publicación · Compartir · Eliminar

  • Juan Diego Perez Ponce Gracias; cuando veo esta nota recuerdo uno de mis descubrimientos de vida: la necesidad de revisar la literatura, en general, desde los clásicos griegos hasta la desesperación de los postmodernos.

    Ahora estudiando Pedagogía Musical, veo a los grandes didácticos y pedagogos y todos apuntan al individualismo… Y es como que el mundo tiene que experimentar la tragedia del individualismo histérico que hace hasta virtud del egoísmo…

    El ser humano en su esplendor de aprender todo a golpes.
  • Carlos Enrique Lasso Cueva si señor, la gente aprende a patadas. asi va concientizando el capitalismo a las masas. Aguaita, Juan Diego, un art. en MIS NOTAS sobre “El Post Modernismo y sus calenturientas falacias” que me llegó al mail. Sobresaliente!
  • Juan Diego Perez Ponce A echarle el ojo entonces
  • Freddy Cruz Parrales Es indudadable que quienes tienen el habito de la lectura se les hace facil descubrir el verdadero mensaje de las novelas, de autores con una tremenda dosis de analisis politicos , sociales y sobre todo humano . Leyendo esta cronica me acorde del poema que tiene versos como este -el oficio de forjar sueños depende de la magnitud del coraje……cortando con navaja acerada la telaraña del miedo….-. Crealo he leido sintesis de la peste de grandes academicos que fungen de profesores universitaros y todos se van por la vertiente del funcional estructuralismo . Es mi obligacion fotocopiar este articulo para los estudiantes y lograr despértar algun interes porque la alienacion que se ha apoderado de ellos es atroz. Ejemplar aporte
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s