CRIMENES DE JOSE STALIN. POR CARLOS LASSO CUEVA.

Crímenes de JOSE STALIN :

la novela de Leonardo Padura,

y el testimonio de Wolfgang Leohard.

POR CARLOS LASSO CUEVA.

En el suplemento dominical LA REVISTA del 4 X 09 apareció el dato sobre una novela titulada EL HOMBRE QUE AMABA A LOS PERROS, escrita por Leonardo Padura, editada por Tusquets. Fue presentada en el HAY FESTIVAL de Segovia. Se trata de la reconstrucción del asesinato de Leon Trotsky (1897-1940) en Coyoacán, por parte del agente estalinista Ramón Mercader, que luego, en la época de Fidel Castro, vivió en Cuba, en la década de los 60 hasta 1974. Yo nunca supe, en ese tiempo, que Mercader residía ahí. Al morir, en la URSS, fue condecorado con la Estrella de Oro de Héroe Nacional de la Unión Soviética. Stalin había muerto, pero, pese a todo, el estalinismo y su aparato continuaban intactos. Valentín Campa, dirigente del Partido Comunista mexicano, décadas después declararía en su libro MI TESTIMONIO que el asesinato de Trotsky se realizó “bajo las órdenes de Stalin y los dirigentes de la III Internacional”.

Trotsky murió el 20 de Agosto de 1940 en Coyoacán luego de una larga e infame persecución por parte de la policía secreta de Stalin y de sus agentes ( los miembros de los Partidos Comunistas, que se acostumbraron a recibir dinero de Moscú, volviéndose, a cambio de eso -y de las becas para la Lumumba- incondicionales seguidores de sus directrices). Viajó de país en país (Turquía, Francia, en donde escribió sus memorias y su famosa HISTORIA DE LA REVOLUCION RUSA) buscando refugio. Lázaro Cárdenas se lo ofreció. Desde Oslo llegó, en un buque, a México, en 1936, y Diego Rivera le ofreció -con segundas intenciones- su residencia. David Alfaro Siqueiros con un grupo de hombres armados, todos disfrazados de policías federales, en Mayo de 1940, irrumpió en esa casa con el fin de asesinarlo. El estaba ahí pero no lo vieron. Y le dijo, a su mujer “Esta vez es el fin”. A los noventa días Mercader lo mató clavándole a traición en la cabeza un pico de alpinista. El famoso cineasta Joseph Losey (el del inolvidable filme Barry Lyndon)llevó a la pantalla la vida de Trotsky, interpretado por Richard Burton. Antes de salir de Rusia fue expulsado del Politburó en 1926, y del Comité Central en 1927.

La novela hace referencia a los desterrados en Siberia y en el Círculo Polar. En esto, da testimonios de segunda mano. Sobre la pesadilla que fue el estalinismo el mejor documento es el libro de Wolgfang Leohnard: HIJO DE LA REVOLUCION, editado este por Plaza James.Se refiere con lujo de detalles al pacto con Hitler, a los elogios de la prensa soviética al Tercer Reich, al asesinato de los miembros del Comité Central del Partido Bolchevique en las purgas de los años treinta, al hecho de que cuando empezó la invasión alemana Stalin había dejado vulnerable la defensa del país, al haber hecho fusilar (o por lo menos destituido humillantemente) a los mejores generales. Por eso los alemanes avanzaron tanto y esa guerra le costó al pueblo ruso tantas vidas. Cuando comenzó la invasión, la “Okrana”, luego conocida como “Checa”, y por último como KGB, confiscó a los habitantes los aparatos de radio en todo el país. La mano derecha de Stalin fue el siniestro Beria, jefe de la policía secreta que, a su muerte, intentó alzarse con el poder y fue fusilado por Krushev. La principal cárcel política, y la más temida en ese tiempo horrible, fue la Lubianka.

Se dice que el asesinato de Leon Trotsky -quien ya no tenía poder ni representaba una amenaza política- fue el “asesinato de la inteligencia”. Raúl Andrade conoció a la madre del supuesto Jacques Mornard en el café “París”. Se llamaba Caridad Mercader y le decían “la víbora”: “una diestra y peligrosa agente estalinista”, cuyo hijo terminó residiendo en la URSS. El artículo de Raúl Andrade se publicó en Vistazo hace décadas. Jaime Nebot Velasco me pidió en 1996 una fotocopia.

En su artículo, de dos páginas largas, a cuatro columnas, Raúl Andrade se refirió a unas memorias de Trotsky, en que se refería a unas confesiones que le hizo Kamenev, luego de una sesión alcohólica con Stalin. Este había dicho: “En materia de placer no hay nada como identificar al enemigo, vengarse a satisfacción e ir a dormir tranquilamente”.

De Trotsky no se rescata su reformista y utópico PROGRAMA DE TRANSICION, ni esa IV Internacional después dividida en pedazos y de la que su propia viuda tomó distancia. Tampoco su crítica a lo que erróneamente calificó de “Estados obreros degenerados”. Fue el principal responsable de la matanza de los marineros insurrectos de Kronstand que reclamaron democracia política en el Partido y en el interior de los soviets. El contribuyó a la creación de ese monstruo totalitario que fue el Estado ruso, dedicado a consolidarse en base a la represión rigurosa, cruel, despiadada, mientras se levantaba el capitalismo de Estado estalinista, al que se le llamó “socialismo”. Este procedimiento es el mismo que se ha empleado en todos los demás países “camaradas”, llamados con justeza, “estalinistas”, porque se basan en este modelo. Trotsky fue el artífice de la organización del Ejército Rojo y tuvo la mayor responsabilidad en ese golpe al internacionalismo que fue la paz de Brest, en vida de Lenin. Esto último han reconocido honestamente algunos de sus fieles seguidores.

Lenin había escrito años antes de 1917 su libro EL ESTADO Y LA REVOLUCION, con el que fue inconsecuente, pues, una vez en el poder, hizo todo lo contrario de lo que ahí escribió, y luego se opuso a que lo reeditaran. Es la única obra suya que tiene vigencia. Su libro MATERIALISMO Y EMPIRIOCRITICISMO fue desbaratado por la crítica del holandés Pannekoek en el famoso libro LENIN FILOSOFO (editado en español por “Cuadernos de Pasado y Presente”, tomo 42). Afirma que Lenin cayó en el materialismo vulgar, en el culto a la cultura occidental, con un enfoque asiático feudal, y que con su concepción del Partido (fuertemente criticada por Rosa Luxemburgo) lo que hizo fue lograr que el Partido sustituyera a la clase”.

Pannekoek luego plegó a la corriente Consejista (la de los Consejos Obreros), a la que pertenece, con su propia terminología, la Corriente Comunista Internacional. La tesis es la de que para que no exista el peligro de que el Partido sustituya de nuevo al proletariado en el futuro, lo mejor es marginarlo de la toma del poder, para que sea la propia clase obrera organizada en Consejos quien presida y maneje “democráticamente” al nuevo Estado que entrará lo más pronto en un proceso de auto-extinción, porque entre el socialismo y el Estado hay una contradicción antagónica. La tesis de la revolución patriótica, nacional, y en un solo país, no tiene nada que ver con el marxismo. Es una tesis desprendida del deformado espectro teórico creado por el leninismo estalinista. El G.C.I ha escrito al respecto excelentes documentos que están en su página web. Dos números ( 55 y 56 de Noviembre 06 y Junio 07) de su revista teórica se dedicaron a profundizar con aceptable rigurosidad en el tema: LENINISMO Y CONTRARREVOLUCION. ( http://www.geocities.com/icgcikg/ ). De los grandes grupos europeos internacionales que irradian información doctrinaria, el único que se reivindica cercano al leninismo es el P.C.I ( http://www.pcint.org ). Este incluso justifica la represión en Kronstandt.

Stalin, hombre práctico, tosco, zafio y burdo…de Gaulle lo definió sarcásticamente en sus MEMORIAS: Dijo de él que “era un campesino vestido de Mariscal”. Luego de despedirse, al llegar a la puerta del salón de banquetes, se volteó y pudo ver por última vez a Stalin, engullendo los manjares que habían servido.

Dedicado a tareas burocráticas en el Partido, fue amarrando todo a su manera y, pese al testamento de Lenin, se logró quedar con el poder absoluto. Y el pueblo ruso tuvo sobre si la peor pesadilla que duró varias décadas. El modelo creado implosionó luego de setenta años. El capitalismo liberal volvió a ese país sometido ahora a una crisis similar a la del resto del mundo, con una mafia que hasta en los países más lejanos es temida.

Hay una biografía de Stalin, publicada en la colección GRANDES PROTAGONISTAS DE LA HUMANIDAD. Su autor es Bernard Michal. En el cineforo de la Casa de la Cultura de Guayaquil exhibieron en 1995 (Junio 30) la película sobre Stalin, del director Andrei Konchalovsky, itulada EL CIRCULO DEL PODER. Y hubo otra, pasada en TV, en la que fue representado por el norteamericano Bridges . El poeta Eugueni Evtuchenko, al que conocimos en el parque de El Ejido cuando vino al Ecuador, filmó una película titulada EL FUNERAL DE STALIN, en la que “describe a la vida soviética bajo su tiranía como una pesadilla”.

En el pueblo donde nació Stalin hay un museo ubicado en el Nº 32 de la avenida Stalin, en Gori.. Cada año lo visitan 25.000 personas. Ahí hay más de mil imágenes suyas. La entrada cuesta 11 dólares. Su pipa y sus botas no están ahí, sin embargo, sino en el Museo de Tbilisi. Para los pobladores es una fuente de ingresos. El ingresó a la galería de los mayores genocidas de la historia. Se calcula que 22 millones murieron directa o indirectamente bajo su régimen sanguinario y represivo, uno de los más crueles que ha existido. Su esposa se suicidó. Su hija Svetlana escapó a occidente en los años 60. Michal concluye su biografía expresando que “eligió casi únicamente el camino de la represión y de la aniquilación física”.

Fusiló a noventa y ocho miembros del Comité Central: Kamenev, Zinoviev, Kirov, Rykov, Yagoda, Bujarin (este fue fusilado con otros diecisiete),Piatakov, Rakovsky, Chernov, Rozegolta, Kretinsky, Smirnov…Solo la Kollontai se salvó. la viuda de Lenin pidió clemencia para ellos. Bujarin, antes de su muerte, comparó a Stalin con Gengis Khan.

El culto a su personalidad fue una cosa nauseabunda y espantosa. Talvez nadie gobernó tanto tiempo, hasta esa época, con poderes tan absolutos. Las normas teóricas del partido fueron pisoteadas y aplastadas en beneficio de este culto. Stalin tenía la razón en todo, siempre. Fue un sátrapa absolutamente “infalible”. Dudar de Stalin era un atentado a la seguridad del Estado. Igual que en el resto de países de ésta índole:” todos tenían la absoluta libertad de estar de acuerdo con todo lo que diga y haga José Stalin”. Fue más que un monarca absoluto, sostenido por el temible aparato policíaco similar en muchos aspectos al que sostuvo la Gestapo. Por eso se le llama a ese tipo de régimen…”social-fascismo”.

Su revisión del marxismo está explicada por él mismo en su folleto LOS PROBLEMAS DE LA LINGUISTICA. Ahí se refiere a que Engels y Marx hablaron de una revolución internacional, y de que el socialismo no podría ser nacional-patriótico nunca. Para estos clásicos el socialismo y el Estado eran incompatibles. Pero él los refuta señalando que si puede existir el socialismo en un solo país. El resultado ya lo sabemos. Convirtió a la III Internacional en una agencia del Ministerio de Relaciones Exteriores ruso. Con dinero compró a los Partidos Comunistas extranjeros que se convirtieron en lacayos de su línea, y los orientó por el camino del colaboracionismo, del frentismo, del policlasismo, produciendo en breve la terrible masacre de Shangay. Trotsky publicó un estudio sobre ella, muy en la línea de la “oposición de izquierda” a la que perteneció Makno, quien había escapado a Persia y de Francia retornó, creyendo en la “amnistía” decretada por Stalin. Desde que bajó del avión, en el aeropuerto de Moscú, no se lo vovió a ver nunca más.

Esto es lo que sostiene Stalin -con la más grande impavidez- en el folleto EL MARXISMO  Y LOS PROBLEMAS DE LA LINGUISTICA (ediciones en lenguas extranjeras: Pekin 1966): “Marx y Engels llegaron a la conclusión de que la revolución socialista no podría triunfar en un solo país y únicamente podía vencer mediante un golpe conjunto en todos o en la mayoría de los países civilizados. Esta conclusión pasó a ser una tesis rectora para todos los marxistas…Sin embargo, en los albores del siglo XX, especialmente en el período de la primera guerra mundial, cuando para todos se hizo evidente que el capitalismo premonopolista se había transformado de manera manifiesta en capitalismo monopolista, cuando el capitalismo ascendente se convirtió en capitalismo moribundo, y cuando la guerra puso de relieve las incurables debilidades del frente imperialista mundial y la ley de desigualdad de desarrollo predeterminó el que la revolución proletaria maduraría en épocas diferentes en los distintos países, Lenin, partiendo de la teoría marxista, llegó a la conclusión de que en las nuevas condiciones del desarrollo la revolución socialista podía perfectamente triunfar en un solo país; de que el triunfo simultáneo de la revolución socialista en todos los países o en la mayoría de los países civilizados era imposible debido a que la revolución no maduraba por igual en dichos países; de que la vieja fórmula de Marx y Engels no correspondía ya a las condiciones históricas”. A confesión de parte relevo de pruebas: aqui afirma cristalinamente que su experimento se apartó completamente de la estrategia marxista.

El caso es que Rusia era un país atrasado, con enorme presencia del dominio feudal, con un campesinado voluminoso y un pequeño proletariado concentrado en dos o tres ciudades principales. En una realidad así la revolución socialista no era factible. Los bolcheviques lanzaron su golpe de Estado en medio de la profunda crisis que se abatía sobre Rusia y lograron tomar el poder, con la esperanza de que la revolución internacional se consolidaría con el triunfo de la revolución en Alemania, el país más industrializado de Europa, con un proletariado imponente. Pero la revolución  alemana fracasó por el alto nivel de la represión que se abatió para impedirla. La burguesía alemana, mucho más ilustrada y perspicaz que la aristocracia rusa, decidió curarse en salud preventivamentee y “mató el pavo la víspera” en medio de un verdadero lago de sangre. Entonces la revolución rusa quedó aislada, y sus dirigentes decidieron empezar a administrar el Estado capitalista ruso. Al fortalecimiento e industrialización de ese Estado le dieron engañósamente el nombre de socialismo, siendo que lo que se dedicaron a construir fue el capitalismo de Estado, en medio de una represión espantosa, en  la que murieron millones de personas, sacrificadas a ese experimento social fascista. De la revolución internacional jamás volvieron a acordarse y convirtieron a los partidos comunistas extranjeros en agentes de la expansión económica del Estado capitalista ruso. Durante todo ese lapso, ninguna de las categorias económicas del capitalismo dejaron de funcionar ahi: el trabajo asalariado, el mercantilismo, la dictadura del valor de cambio, el dinero.

Stalin hizo con el marxismo lo que le dio la gana. Lo convirtió en un vulgar catecismo escolástico luego de deformarlo a su antojo y conveniencia. Solo era una especie de zorro marrullero que velaba por la consolidación del gran Estado burocrático y despótico que presidía montado sobre el lomo del proletariado ruso, quien seguía siendo un simple asalariado del gobierno, cumpliendo normas de trabajo mucho más rigurosas que las de los otros Estados burgueses. Al trabajo forzado del proletariado ruso -en beneficio de la acumulación de capital por parte de ese Estado- se le llamó “estajanovismo”. Tenía el mismo contenido que el Taylorismo en occidente. La dictadura del proletariado era ahi reemplazada por la de una cúpula monárquica antidemocrática presidida por un hombre con poderes absolutos Del cumplimiento de estos parámetros se encargaba la enorme policía política. Fue un Estado despótico, totalmente antiproletario, con las cárceles llenas de disidentes.

Luego de su muerte apareció la ENCICLOPEDIA DE FILOSOFIA de la Academia de Ciencias de la URSS, redactada por F. V. Konstantinov. En la página 192 nos enteramos que “La exposición de Stalin sobre la dialéctica en su trabajo SOBRE EL MATERIALISMO DIALECTICO Y EL MATERIALISMO HISTORICO fue considerada como “la conquista más alta del pensamiento filosófico” y convertida en dogma. Sin embargo, una ley tan importante y universal de la dialéctica como la ley de la negación de la negación desapareció por completo de dicha exposición, la dialéctica no se concebía en ella como teoría del conocimiento, la ley de unidad y lucha de contrarios no aparecía colo el “núcleo” de la dialéctica, no se hacía referencia en absosluto a la importancia de las categorías dialécticas como puntos de apoyo del conocimiento”. Althusser aplaudió que Stalin haya borrado de la dialéctica la ley de la negación de la negación en su libro “Lenin y la Filosofía”.

El G.C.I. explicaba que la demolición de la teoría revolucionaria al abolir la citada ley, tenía la intención de embotar e inmovilizar el proceso histórico. Por un lado convenía a su mantenimiento “metafísico” en el poder, y por otro glorificaba el “estacionamiento” proletario como productor de plusvalía al servicio del capitalismo de Estado que él presidía. De ahí se desprende la teoría “Stajanovista” acerca del trabajo que se puso de moda en su régimen, la que obligaba a trabajar horas extras a “ese proletariado fornido, poderoso, disciplinado” al que se le cantaban loas y se le glorificaba para que siga limitado a trabajar y a producir como bestia.

Para el G.C.I. “la negación de la negación es el principio director de todo movimiento” y sostiene que desconociendo esa ley “la dialéctica es anulada, el materialismo dialéctico es sustituido por el materialismo vulgar, la historia de la teoría se reduce a la absurda visión de la materia transformada en categoría no histórica y en última instancia idealista”. Sin esa ley el mundo se estanca, ya no se mueve, todo permanece estático. Es un canto al statu quo que se supone permanecerá invariable por los siglos de los siglos. Este fue el “gran aporte” de Stalin a la teoría marxista.

Sobre uno de los grandes leninistas estalinistas del siglo XX, Mao Tse Tung se anotó que tergiversó la ley de unidad y lucha de contrarios. Luego de su muerte, quienes habían sido sus fervorosos panegiristas, descubrieron que a esta ley “Mao la reducía a la unidad de los contrarios”; afirmaron que en él se presentó “una tendencia consciente para acentuar el aspecto de la identidad y de la unidad, restando, de hecho, importancia al aspecto principal de la contradicción, esto es, a la lucha de los contrarios”. “Mao insiste y acentúa el aspecto de la unidad de los contrarios (su cooperación, su coexistencia)”. Y después de su muerte resaltaron lo que este había denunciado en su texto “La situación actual y nuestras tareas” en el año 1947: “Un buen número de terratenientes, campesinos ricos y elementos hampones han aprovechado la ocasión para infiltrarse en nuestro Partido. En las zonas rurales tienen en sus manos cierto número de organizaciones del Partido, de organismos gubernamentales”. Sobre el mito del llamado socialismo chino aparecieron estudios en la revista Internacional de la CCI en los números 81, 84, 94, 96 con el título: “China, eslabón de la guerra imperialista” y en la página 2 del N° 59. Y en la página web del PCI (www.pcint.org) hay un largo estudio titulado: “El pensamiento de Mao: expresión de la revolución democrático burguesa en China y de la contrarevolución proletaria mundial” en tres partes, en los números 27-28, 29 y 30 de su revista PROGRAMA, que aparecieron en 1978-1979. En todos estos documentos se pone de relieve la historia de la construcción del capitalismo de Estado en ese país de abrumadora mayoría campesina, caracterizado por un enorme atraso industrial.

El 25 de Febrero de 1956, en el gran salón del Kremlin se realizó el XX Congreso del partido. Luego del coktail con los delegados extranjeros (estaba el francés Thorez y el chino Chu Te) se convocó a una sesión secreta. Entonces Krushov leyó un informe de cien páginas -del que la CIA previamente había logrado conseguir un ejemplar-. Fue una catarsis, una liberación. Todos los crímenes de Stalin fueron expuestos a la luz pública. Pocos instantes después de finalizar Krushov, “hombres y mujeres estallaron en sollozos”. Entonces comenzó la rehabilitación de las víctimas. “EL DESHIELO ” – del que habló uno de los mejores escritores soviéticos: Ilia Ehrenburg en su famosa novela así titulada , y en su autobiografía GENTES, AÑOS, VIDA, en la que hizo muchas revelaciones críticas sobre la época estalinista que felizmente había quedado atrás…al menos en teoría.

La hija del malogrado y desdichado Trotsky, Senalde Volkoff, de 32 años, se suicidó en Berlín en 1933: dejó prendida la llave del gas y se acostó a dormir en el pequeño departamento que alquilaba.El principal biógrafo de Trotsky fue Isaac Deutscher, autor de la trilogía “El Profeta Armado”, “El Profeta Desarmado” y “El Profeta Perseguido”. El nombre verdadero de Trotsky fue Leo Davidovich Bronstein. Nació en Ucrania el 25 de Octubre de 1879 (7 de Noviembre según el viejo calendario gregoriano) en el hogar de un campesino acomodado de origen judío. En 1902 escapó de Siberia y llegó a Europa. Victor Adler, jefe de la socialdemocracia de Austria, le facilitó contactos para llegar a Londres, en donde conoció a Vladimir Ilich Lenin quien, con Plejanov, Martov, Vera Zasulich, Paul Axelrod…estaba dedicado a la tarea de difundir el marxismo, escribir, publicar periódicos, formar cuadros, y conspirar. A esas actividades dedicó Trotsky el resto de su vida.

Más de medio siglo después de su trágica muerte, Trotsky no ha sido olvidado. En el último número (el 49), de su revista teórica, el P.C.I. reproduce algunos extractos del discurso que pronunció en el III Congreso de la Tercera Internacional. Y hace dos años la CCI reprodujo en el N° 139 de la Revista Internacional un viejo artículo que se había publicado en 1946 en Francia, muy irónico, sobre los trotsquistas. En el N° 113 publicó un escrito de Trotsky sobre el pacifismo, y en el N° 111 otro sobre la cultura proletaria. El G.C.I por su parte publicó en el N° 2 de su revista un polémico texto contra el trotskismo.

Fue un brillante intelectual que dejó huella. El MIR del Ecuador editó hace décadas su ensayo LA REVOLUCION TRAICIONADA . Uno de sus más fieles discípulos, Daniel Bensaid, falleció el 6 de Enero del 2010. Floresmilo Simbaña, que lo trató, en la semblanza que escribió por su muerte, rememoró la canción “1968”, de Joaquín Sabina, en la que dice: “Aquel año duró doce meses, y Marx prohibió a sus hijos que llegaran tarde a la dulce hoguera de la insurrección”. Bensaid había dicho: “nos hemos equivocado a veces, incluso a menudo, y sobre bastantes cosas. Al menos no nos hemos equivocado ni de combate ni de enemigos”. Sin haber sido nunca jamás trotskysta (si a mi primer hijo, nacido en Cuba en 1972, le puse por nombre: Carlos Stalin) , he escrito este artículo con el ánimo de clarificar el papel de estos dos personajes. La insana labor de destrucción realizada por el estalinismo al pervertir la estrategia y la táctica del movimiento obrero, al haber ratificado y profundizado la colaboración de clases, los frentes policlasistas, la renuncia a la independencia programática del mismo, causó muchos males. Pero lo peor de todo es que al aparato estatal monstruoso y aberrante que él edificó, y que no se basaba nada más que en el capitalismo de Estado, él mistificó y deformó tanto que logró que se lo viera y aceptara como a un verdadero modelo socialista, regido dizque por la dictadura proletaria. Al fracasar este modelo a la burguesía de Occidente le fue fácil convencer que era “el socialismo el que había fracasado”, lo que sembró la desmoralización en otra generación de luchadores revolucionarios que no fueron capaces de percatarse a tiempo (ni el mismo Trotsky pudo hacerlo y algunos trotskistas hasta ahora no entienden) que el estalinismo y el Estado capitalista ruso soviético no tenía nada en común con las tesis del socialismo. Por ahi quedan todavía algunos Estados estalinistas, sobrevivientes de su propia crisis, esperando su hora final.

anexo:

Acerca del estalinismo y su nefasta influencia histórica.

hay gente desfasada histórica e ideológicamente que aún lo santifica
no se visualiza con rigor lo pernicioso que fue
no es solo su vesanía, su afán represivo sanguinario que le llevó a asesinar casi a todos los miembros del comité central y a instaurar un régimen totalitario y despótico
es el modelo de Estado que impuso
su tesis revisionista acerca del “socialismo en un solo país”
el haber engañado, preconizando que su capitalismo de Estado
era el socialismo, al que como nadie desprestigió, tergiversándolo
creando un modelo que luego se implantó en Europa del Este, China, Cuba…
deformó conceptos, concepciones, corrompió con dinero a los partidos comunistas.
contribuyó a la degeneración de la III Internacional, de la que algunos hasta ahora son acríticos y mediocres, ignorantes adeptos.
En la URSS, en la China de Mao, en todos los países “camaradas” regidos por el modelo estalinista (que no fueron ni son socialistas: jamás desapareció el dinero, ni el trabajo asalariado, ni el mercantilismo, ni la dictadura del valor de cambio)
Hay partidos atrasa-pueblo que hasta ahora se inspiran en su ideología, métodos, línea política.
Fue el mejor leninista de todos los tiempos.
Su obra, el capitalismo de Estado ruso, el social-fascismo, es el punto más alto que alcanzó la contrarevolución mundial.
El estalinismo es la conjunción de la socialdemocracia heredada de la segunda internacional más la visión fascista del Estado: Kautsky y Bernstein más Hitler.
Rosa Luxemburgo repudió la concepción del partido de Lenin, y refutó su perniciosa teoría del imperialismo.

ANEXO:

SOBRE EL TEMA UNION SOVIÉTICA Y STALIN ESCRIBI EN EL MURO DE JORGE SAAVEDRA: DIALOGANDO CON EL SEÑOR OMAR OSPINA. 3 X 2015
Stalin había destrozado al ejército, fusilado a los mejores generales y otras maravillas de esa especie. entiendo que por el Oeste yanqui llegaban jeeps, carros de transporte, provisiones, uniformes del ejército ruso se hacian en yanquilandia pero el pueblo ruso eso no supo. recomiendo el extraordinario libro de Wolfgang Leohnard: HIJO DE LA REVOLUCION. fue editado en los 60 o antes por Plaza james. creo que no hay la versión digital. El autor era alemán. con su madre, del PC de ahi, escaparon a Londres cuando Adolfo arribó al poder. llegaron a Rusia. al chico lo metieron a la escuela internacional de cuadros. a la madre la metieron en la Lubianka y otros hoteles de 5 estrellas -15 años. salíó despedazada- acusada de ser trotskista
cada potencia agarró lo que pudo. y al genocida del “tio Pepe” le tocó toda la Europa Oriental. ya vimos en qué terminó ese experimento terrorífico. Stalin no apeló al socialismo para la defensa frente a la invasión nazi, sino al patriotismo (“los proletarios no tienen patria” dijo el profeta tan tergiversado de Treveris). Y, claro, el pueblo ruso se fajó. a causa de la ineptitud de Stalin pagó con demasiados muertos. Llegados a Berlín, el ejército rojo se llevó hasta las tuercas y los clavos de las fábricas. Y sobre toda Europa oriental se abrió una larga temporada de represión y terror.
(sin el estalinismo) hubieran habido menos muertos. claro, las víctimas de las purgas de los años 30 no hubieran resucitado. y a la final no se le puso límite a nada, pues la madrecita Rusia finalmente cayó en manos de la empresa privada. El estalinismo fue una espantosa monstruosidad, perversa y criminal, que sacrificó todo en nombre de la construcción del capitalismo de Estado, al que se hizo creer que era “socialismo”. Cualquier cosa hubiera sido menos peor que eso. y al proletariado mundial no se le habría embaucado tantas décadas con esa farsa que hizo tanto daño y benefició a la expansión del capitalismo en todas partes.
el error suyo, Omar, es confundir ese experimento macabro con COMUNISMO. el socialismo significa la abolición del trabajo asalariado, de la dictadura del valor de cambio, del mercantilismo, del dinero, soportes del Estado que sin ellos deja de existir. Tal cosa jamás ha sucedido en el mundo. Todavía hay gente que sigue creyendo que todo eso fue socialismo. Fue una confusión que hizo demasiado daño. Todo eso formó parte de la contrarevolución que se impuso en el planeta. los disidentes de izquierda de la iII internacional no fueron conocidos. entre la gente común de la izquierdosidad nadie conoce -y si conocen no entienden- a los comunistas de consejos de Holanda, al grupo de Bordiga y de Bilan en Italia, al KPAD alemán. todos ellos lucharon en esa Internacional contra las tesis bolcheviques. Al final, las tesis de ellos han prevalecido y ahora lentamente se difunden. Fatal que mezcle en su concepción la experiencia rusa con el marxismo. Son los perniciosos efectos que el estalinismo dejó. El movimiento obrero mundial hasta ahora no se repone de todo eso. Sus puntos de vista -que respeto profundamente- lo ponen de relieve.
con Krushev nada se amainó, Omar. fue la misma jeringa con distinto bitoque. lo del satélite me parece una desafortunada comparación. Eso fue producto del desarrollo científico y tecnológico del Estado capitalista ruso. algo muy comprensible y normal dentro del capitalismo vigente en todas partes. El ejemplo que pone luciría como una apología del capitalismo liberal…si es mejor el modelo que más cohetes pone en el espacio, los USA ganan.
si gusta le puedo enviar información…pero ud sigue anexando el comunismo a algo tan antitético como el estalinismo. Una vez lei un documento del señor Pablo Ospina en que incluía al estalinismo como “una de las experiencias revolucionarias del siglo XX”. me pareció un desenfoque brutal, propio del desconocimiento absoluto del programa de los comunistas de izquierda (llamados también INTERNACIONALISTAS, por ser opuestos a la tesis estaliniana de la revolución en un solo país).
Lenin era un dictador nato. es el padre del estalinismo. en su testamento criticaba el CARACTER de Stalin, NO SUS CONCEPCIONES. su teoría sobre el imperialismo (refutada por Luxemburgo rigurosamente) es otra cosa que deformó la lucha proletaria en el mundo, fomentando posturas nacionalistas de alianza con la burguesía en los países de la periferia. su tesis sobre el Partido fue repudiada por Rosa Luxemburgo y los comunistas de izquierda: creaba una militancia dócil, maniatada y sometida monárquicamente al buró político. El más grande leninista del mundo fue Stalin. No hay diferencias cualitativas, de teoría y conceptos, entre ellos. Se publicó en los 60 por acá el libro del holandés Pannekoek despedazando al “materialismo y empiriocriticismo” de Lenin. Son cosas que por acá jamás se conocieron y hasta ahora toda la izquierdosidad sigue ortodoxamente los lineamientos de la III Internacional degenerada, que devinieron en un kautkismo solapado. Lenin traicionó a la revolución mundial al firmar la paz de Brest, y se manchó de sangre con la represión de Kronstandt. De ahi en adelante todo fue la consolidación del capitalismo de Estado, la burocratización absoluta, la defensa del capitalismo nacional estatal ruso.
Una cosa: los cientistas sociales contemporáneos de la localidad no conocen o no entienden nada de esta corriente. Hay varios grupos similares en Europa que editan en varios idiomas desde hace décadas, coincidiendo todos en el rechazo a la revolución nacional patriótica en un solo país. a Agustín Cueva se le disculpa que murió sin conocerlos, en 1992. Pero estamos en el 2015…los de ahora no tienen excusa.
Echeverría tenía cosas magistrales, pero a veces se ponía tan barroco. pero no se separaba del meollo como los de ahora que están al día con los filósofos que aparecen cada mañana en todas las esquinas de Europa. Supongo que leyó lo que el “camarada” Vargas Llosa dice de ellos en Travesuras de la niña mala.
en la desilusión política de nuestros días, jóvenes sin horizontes se refugian cómodamente en el anarquismo y con decirlo creen que ya han hecho mucho. se ponen la camiseta con la A y ya son dueños de la avenida. no pasan de ahi.
lo que pasa es que el sistema despedaza, aliena, divide, atomiza. ciudadaniza. es una maquinaria perversa. Lo que trabaja en favor de la utopía es la propia crisis del capitalismo mundial, que nos reserva sin duda cosas amargas para el futuro. ahi la gente aprenderá.

ANEXO 24 VI 2017

Me he dedicado a revisar a los clásicos. el tomo 1 de las obras escogidas de Marx y Engels. cosas leidas en desorden en los años 60 y 70. cómo analizaban ambos la coyuntura de su época, cómo lograban reflejar tantos detalles de las confrontaciones de aquel tiempo, puntualizando las posturas de las diferentes clases sociales en pugna en esos procesos. Qué capacidad de aprehender la global realidad de su tiempo, de medir la correlación de fuerzas, resaltando los aspectos económicos que motivaban tales y cuales actitudes, conductas y estrategias en unos y otros. Es interesante ver cómo Marx detalla las diferencias políticas que habían entre las dos ramas pro-monárquicas que existían entonces: los legitimistas y los orleanistas. Los primeros vinculados a la aristocracia financiera, a la industria moderna y a la bolsa, los segundos a la gran propiedad territorial de carácter feudal que había sido destruida por la revolución de 1789.
EL 18 BRUMARIO DE LUIS BONAPARTE tiene casi la forma de novela épica por el estilo vibrante con que está redactado. Narra y comenta cosas ocurridas en otro siglo, en otro país, con tal lujo de detalles que simplemente absorve, atrapa.
LAS LUCHAS DE CLASES EN FRANCIA pone de relieve todos los basamentos reales de las pugnas políticas entre el sobrino de Napoleón Bonaparte y la Asamblea, en la que estaban representados los burgueses, la pequeña burguesía campesina, los trabajadores de la industria, y las dos ramas monárquicas, de los legitimistas y orleanistas que controlaban el Partido del Orden.
REVOLUCION Y CONTRARREVOLUCIÓN EN ALEMANIA es un ensayo que narra y escudriña el inicio del proceso de unificación de la nación alemana, dividida en una serie de principados y ducados.
Hay afirmaciones de Marx que enseñan
“En Inglaterra predomina la industria, en Francia, la agricultura.
La industria francesa no domina la producción francesa, y por eso los industriales franceses no dominan a la burguesia.
La prosperidad comercial e industrial impidieron toda tentativa de revolución
Bajo esta prosperidad general…no se puede hablar de una verdadera revolución.
Una nueva revolución sólo es posible como consecuencia de una nueva crisis.
Como se ve, los supuestos teóricos revolucionarios que llevaban la voz cantante en París después del Gobierno provisional, eran tan ignorantes acerca del carácter y los resultados de las medidas adoptadas como los señores del propio Gobierno Provisional.
Napoleón admitiió en Santa Elena que su peor error fue subir el impuesto de vino.
La base de apoyo del gobierno de Luis Bonaparte eran los campesinos y el lumpen proletario.
Las tareas del obrero no se cumplen en Francia; solo se proclaman. Su solución no puede ser alcanzada en ninguna parte dentro de las fronteras nacionales”.
Pensar que Stalin, el gran discípulo de Lenin, vino después a machacar con que la solución si podía darse dentro de las fronteras nacionales, y tergiversando todo se dedicó a la apologia funesta de la “revolución en un solo país”. Su tesis se impuso, se difundió masivamente, y hasta ahora predomina. Nadie osa salirse de esos parámetros.
Los clásicos pensaban diferente.
Marx dice: “Ha sido, pues, la derrota de Junio la que ha creado todas las condicioes dentro de las cuales puede Francia tomar la iniciativa de la revolución europea. Sólo empapada en la sangre de los isurrectos de Junio ha podido la bandera triolor transformarse en la bandera de la revolución europea” . (pag 232: “las luchas de clases en Francia”).
“El proletariado de París no era todavía capaz de salirse del marco de la República burguesa” (pag 228).
“esta clase de la población (los campesinos) es absolutamente incapaz de ninguna iniciativa revolucionaria”. (pag. 295: “Las luchas…”).

Anuncios

Un comentario en “CRIMENES DE JOSE STALIN. POR CARLOS LASSO CUEVA.

  1. Sin duda alguna, una magnifica y unica resesña historica de lo que fue el estalinismo,y su nefasto papel en el movimiento revolucionario, excelente forma de desenmascarar las atrocidades de este personaje diabolico que todavia tiene panegirista que le rinden culto y pleitecia como el pcmle que hace un mes atras en su semanario en marcha le ofrecieron un detestable analisis tergiversando el rol siniestro de este personaje , excelente y puedo decir que si tengo juicio de causa porque si lei las obras que se mencionan en este analisis , el estado y la revolucion,el hijo de la revolucion , la matanza de los marino de kronstand , la magnochina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s